A FondoEl Mundo

¿Por qué no recordaremos a Barack Obama?

Hay muchas razones para extrañar al presidente de los Estados Unidos, pero hay otras que no cumplió y otras que están en riesgo con Trump. Te contamos.

17-01-2017, 6:30:08 AM
obama_lo_que_no_hizo
Reuters.

Barack Obama pasará a la historia como un gran orador, como el presidente que restableció las relaciones con Cuba, que negoció con Irán y retiró las tropas de Irak. Pero su legado está en juego por el triunfo de Donald Trump y porque tiene bases legales endebles.

Durante su campaña presidencial, Obama prometió cerrar la cárcel de Guantánamo, propuesta que no cumplió. “No pudo concretarlo al 100% porque tardó mucho tiempo en conseguir aliados internacionales que pudieran recibir a estos terroristas”, explica Gerardo Rodríguez Sánchez-Lara, académico de la Universidad de las Américas en Puebla y experto en seguridad nacional y terrorismo.

En los libros de historia, será uno de los puntos que mancharán su administración.

Por otro lado, tuvo un importante problema de entendimiento con los republicanos, explica Gustavo López Montiel, profesor investigador del Tec de Monterrey. Los conservadores encontraron que oponerse les ofrecía mejores dividendos que colaborar con Obama, incluso si ellos se llevaban varios puntos negativos.

“Es un poco el juego que le hizo el PRI al PAN durante los gobiernos panistas, en donde el PRI se cerró a la negociación de varios temas que habían sido fundamentales, incluso para ellos, pero que no permitían que bajo un gobierno panistas se vieran como logros”, agrega.

Te recomendamos: 5 razones por las que vamos a extrañar a Barack Obama

El Partido Republicano prefirió una estrategia de ganar únicamente él, el partido y sus congresistas, a una estrategia donde pudieran compartir esos triunfos con el partido Demócrata.

Este problema de interlocución provocó que Obama no lograra completar su reforma al sistema de salud, mejor conocida como Obamacare, y que gran parte de sus iniciativas y triunfos los haya logrado a través de decretos ejecutivos.

Impulsó en 2012 la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), un decreto que permite que los hijos de indocumentados estudien y trabajen legalmente, sin ser ciudadanos. Y en 2014, la Acción Diferida para la Responsabilidad de los Padres (DAPA, por sus siglas en inglés), que permite a sus padres vivir legalmente sin riesgo de ser deportados.

Pero ambas iniciativas están en riesgo. Obama no pudo concretar la reforma migratoria que los Demócratas arrastran en su agenda desde la era de Bill Clinton, y tuvo que recurrir a órdenes ejecutivas. No sólo están en riesgo porque Donald Trump lo haya prometido a sus seguidores, sino porque con una simple firma podría revocarlas.

Lo mismo podría pasar con la relación con Cuba. Con una simple firma de Trump, el bloqueo a la isla podría estar de vuelta.

Te recomendamos: No hay que tenerle miedo al cambio, dice Obama

“Los Demócratas son multitemáticos”, explica López Montiel. “Tenían en su agenda, no sólo el tema de salud, también el presupuesto, muy aisladamente el tema de seguridad, […] un conjunto de temáticas relevantes para su agenda, pero que no tenían la suficiente fuerza, en conjunto, para impulsar un paquete”.

La estrategia de los republicanos funcionó. Aunque Obama ganó la reelección en 2012, la derrota de los Demócratas en 2016 fue aplastante. No sólo perdieron la Casa Blanca, perdieron la mayoría en el Senado y en el Congreso, y con Trump, los republicanos controlarán 32 legislaturas estatales y 33 gubernaturas.

“Si Trump logra desactivar buena parte del legado de Obama, al final no quedarían buena parte de esos logros de forma permanente, y no habría ninguna razón por la que hubiera que recordarlo”, agrega el profesor del Tec de Monterrey.

Relacionadas

Comentarios