'; Alto Nivel
A Fondo

Por qué no nos importan las campañas políticas

La guerra sucia de los partidos políticos ha generado la desconfianza de los ciudadanos y el hartazgo social, ante el cual solo hay dos caminos: la indiferencia o la gobernanza.

02-06-2016, 12:46:13 PM
Por qué no nos importan las campañas políticas
Xóchitl Austria

Sabemos que estás harto de la política en México, pero las campañas dicen mucho sobre lo que se está haciendo mal y también muestran las áreas de oportunidad.

Se terminaron dos meses de campañas políticas caracterizadas, desde hace ya algún tiempo, por la guerra sucia. Desde las acusaciones de pederastia, corrupción, falsedades en declaración patrimonial en Veracruz hasta las acusaciones mutuas entre los aspirantes en Tamaulipas de tener vínculos con el narcotráfico. Pero ¿Y los ciudadanos? ¿las redes sociales? ¿estamos muy lejos de llegar a una gobernanza?

El investigador Luis Miguel Pérez Juárez explica que estas campañas fueron un “concurso de torpezas, falta de propósitos y falta de ética” que al final solo demuestra que vivimos en una democracia incipiente: con políticos con ideas cortas y ciudadanos que no exigen lo suficiente. 

“Al final uno termina teniendo el gobierno que se merece, nos falta pedir información, calidad, exigir más, porque si nos conformamos con lo que nos ofrecen, nos ofrecerán solo un triste papel”, explica el académico que como experto y analista en el tema, estas campañas le han dejado una profunda decepción.

También puedes leer: Elecciones 2016: ¿Cuánto nos cuesta la democracia en México?

¿A quién le sirve la guerra sucia?

Los expertos coinciden en que los últimos dos meses solo se vieron campañas negativas, que pocas veces están basadas en acusaciones de hechos reales y comprobables que puedan llegar a denuncias concretas y en muchas ocasiones son solo calumnias.

Daniela S. Valencia, socia-directora de la firma Abella & Valencia, explica que la Reforma Política de 2013 señala que se puede hacer campaña negativa basada en hechos reales y comprobables que ayuden a los electores a emitir un voto informado; lo que no se permite es la calumnia que al final de cuenta solo “denigra la vida política en general y aumenta la desafección de la ciudadanía hacia los políticos”.

Para Pérez Juárez estas acusaciones o calumnias, en algunos casos, no hacen más que ensuciar una elecciones, que por otra parte están huecas en propuestas. Sus promesas de campaña “son puntos específicos sacados de un programa de acción, el día que los candidatos fueron designados les dieron una hojita que deberían aprender. Es lo mismo que he escuchado toda la vida: ‘Conozco mi estado como la palma de mi mano’, ‘He vivido aquí toda mi vida’.  Su mayor propuestas es que meterán a la cárcel al gobernador en turno.

Los políticos que NO escuchan

Federico Isuani, CEO de Socialand, experto en implementar el social listening en las campañas digitales explica que desafortunadamente los partidos y candidatos no terminan de entender la fuerza social.

Para el experto lo que falta para dejar de tener solo campañas sucias y lograr que los políticos tengan propuestas de verdad es escuchar. Sí, “las redes sociales deben servir para escuchar y luego aplicar lo que se escucha en los distintos canales de la campaña. No como actualmente se usan, solo para emitir mensajes”. 

Pero lo interesante es que los usuarios de las redes sociales han encontrado la forma de ser una fuente de información, han encontrado una cercanía con los políticos que antes no existía pues pueden comunicarse con ellos (que no dialogar) de manera fácil,  y han aprendido rápido: “Ya no se dejan engañar como antes (…), prestan menos atención a un Trendic Topic cuando entiende de dónde viene o conoce la guerra de bots”, explica.

Las redes sociales han venido a cambiar la relación con los políticos, pero falta que los políticos escuchen. Los políticos deberían dedicar una o dos horas a contestar ellos mismos las redes sociales. Sobre todo los candidatos independientes deberían estar dando prioridad al diálogo con el ciudadano, debido a su falta de estructura en las campañas en tierra. 

El experto se muestra optimista y dice que: “Estamos a dos o a una elección de que esto cambien”.

Puedes leer: Empresarios exhibirán a legisladores por no aprobar Ley 3de3

¿Gobierno o gobernanza?

Para Pérez Juárez ante el hartazgo social y falta de credibilidad en los políticos solo hay dos caminos: 1) Indiferencia o “valemadrismo” o 2) La gobernanza. La segunda consiste en que los ciudadanos rebasen a las instituciones siendo muy proactivos.

El ejemplo más claro de la gobernanza es la Ley 3 de 3, en la que un grupo de ciudadanos creó una iniciativa de ley anticorrupción que reunió 630,000 firmas (suficientes para fundar un partido político) para ser discutida por los legisladores, quienes –como era de esperarse- la han retrasado y dicen que la aprobarán en periodo extraordinario del 13 al 17 de junio, después de las elecciones .

El experto deja entonces abierta la pregunta: “¿Qué camino vamos a tomar?”.

Te recomendamos leer nuestro micrositio sobre Elecciones 2016: Comienza la batalla presidencial donde encontrarás análisis de las situaciones que enfrenta cada estado en disputa.

Relacionadas

Comentarios