A FondoEconomía y Finanzas

Por qué no habrá precios libres de la gasolina en 2017

La liberación del mercado de gasolinas en México busca terminar con casi 80 años de un monopolio en el país. Sin embargo, el retraso en la temporada libre podría poner en jaque este plan.

11-04-2017, 6:30:51 AM
precios de la gasolina

El deseo de liberar los precios de la gasolina en México, y con ello terminar con casi 80 años de monopolio, parecía ser el primer gran paso para que este país entrara a las ligas mayores. Sin embargo, al menos por ahora, la flexibilización del mercado de los hidrocarburos sólo será realidad en el papel.

“La liberación del mercado de las gasolinas comenzó con el pie izquierdo. Para empezar, los involucrados con el proceso no cumplieron con los tiempos que ellos mismos establecieron. Si eso fue en el inicio, no me imagino qué podemos esperar para lo demás”, dice Luis Miguel Labardini-Deveaux, Socio en Marcos y Asociados.

El experto en el sector energético explica que el talón de Aquiles de este proceso fue que no se respetó el orden y la ejecución de las etapas de la estrategia presentada a finales del año pasado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

¿Cómo debía ser el proceso?

Petróleos Mexicanos (Pemex) debía ofrecer en subastas, entre el 18 de febrero y el 10 de marzo, parte de su infraestructura a los nuevos competidores, con la finalidad de que se garantizara el abastecimiento de combustible en Baja California y Sonora. A este proceso se le conoce como temporada abierta.

El siguiente paso era liberar los precios de las gasolinas de forma escalonada en todo el país. Según lo establecido por la CRE, la flexibilización de precios se desarrollará en cinco etapas. La primera inició el 30 de marzo en los estados fronterizos con Sonora y Baja California y concluyendo el 30 de diciembre en el Sur.

¿Qué salió mal?

Labardini-Deveaux asegura que la iniciativa es consistente, pero sólo en el terreno teórico.

La raíz del problema es que la temporada abierta se retrasó más de un mes en la primera fase de la liberación de los precios, de acuerdo con lo establecido en el cronograma de la CRE.

José Antonio González Anaya, director general de Pemex, dijo el pasado 4 de abril que la primera asignación de capacidad en los sistemas de transporte y almacenamiento de combustibles de Pemex Logística en Baja California y Sonora iniciará hasta la semana del 17 de abril.

En otras palabras, el mercado se comenzó a liberar cuando Pemex no había ofrecido su infraestructura a inversionistas privados para almacenar combustible.

Esto provocó un efecto adverso, mismo que evitará que México tenga precios libres, al menos este año como se planeaba.

Infraestructura deficiente

En un intento de poner fin a un monopolio de décadas y abrir el sector energético a nuevos jugadores, el gobierno dejó de lado que la única infraestructura existente en el mercado era la de Pemex.

Ramsés Pech, asesor en Energía y Proyectos en la consultora Caraiva y Asociados, suma otro problema: los sistemas de almacenamiento y transporte de la petrolera son “viejos, obsoletos e incapaces de atender la demanda que los competidores requieren”.

En la actualidad, la petrolera cuenta con 89 terminales de almacenamiento y una red de ductos cuya extensión de 17,000 kilómetros, (conformados por 48 oleoductos, 78 gasoductos, 11 gasolinoductos y 4 oleogasoductos) sirven para transportación de hidrocarburos, petrolíferos y petroquímicos.

Aunque la infraestructura existente puede sonar a que satisface la demanda, aproximadamente el 70 por ciento de los ductos fueron construidos hace más de 40 años.

“Pemex no estaba listo para dar el salto a este proceso, debido a su naturaleza monopólica con la que había operado hasta ahora. Pero la competencia lo obligará a modificar sus prácticas y mejorar su eficiencia, esto, siempre y cuando el gobierno también haga su parte”, manifiesta Pech.

Precios sin cambios tras flexibilización

Baja California y Sonora fueron los primeros estados en comenzar con el proceso de liberación por su cercanía con Estados Unidos y por la conexión con los diversos puntos de importación de combustibles. Aunque, hasta hoy, los precios han tenido muy pocos cambios, y han sido a la alza.

Por ejemplo, el 29 de marzo, un día antes de la flexibilización de los precios, la gasolina Magna en Tijuana se vendía en 15.90 pesos, la Premium en 17.65 y el Diesel, en 16.95. Ayer lunes 10. Las estaciones de gasolinera Gasmart en dicha ciudad despachaban  los litros de estos combustibles en 15.97, 17.70 y 16.97 pesos, respectivamente.

En Nogales, Sonora, Gasmart ofrece precios mucho más bajos (13.02 Magna y 15.79 Premium), aunque esto tiene poco que ver con la flexibilización, pues ya daba combustible más barato antes del 30 de marxo

La razón principal por la que se inició la liberación de precios en esa zona fronteriza es porque ahí se concentra el 25 por ciento del consumo total de gasolinas del país, de acuerdo con datos de la CRE.

En Baja California existe una gasolinera por cada 6,000 habitantes, mientras que en Sonora hay una gasolinera por cada 5,500 habitantes.

Pech advierte que el retardo en este proceso podría traer un impacto negativo al bolsillo de los consumidores en el corto plazo. En caso de que los gasolineros comiencen con el abasto del combustible por su propia cuenta deberán asumir los costos de transportación.

Esto, según estimaciones del experto, derivaría en un precio final de hasta 10 por ciento más alto, mismo que será absorbido por el consumidor final.

Si el escenario para el norte del país es complejo, la situación en los estados del sur empeora.

En el corredor de la zona Sur-Sureste, los costos podrían aumentar 20 por ciento por encima del promedio, debido a que los únicos centros de almacenamiento disponibles para la temporada libre están ubicados en tres puntos de Tabasco: Villahermosa, Lerma y Progreso.

Para el caso de Yucatán, Chiapas y Campeche, la distribución se realiza en auto tanques de diferentes capacidades. Pech explica que si un competidor transporta combustibles de la terminal de almacenamiento a las gasolineras en un radar de más de 200 km, “ya no es negocio”.

¿Cuándo habrá un mercado libre?

En México existen 11,490 gasolineras, cifra que podría duplicarse en los próximos años, según la CRE. La Comisión espera que las inversiones en el sector energético se ubiquen en 12,000 millones de dólares, derivado de la reforma energética.

Labardini-Deveaux insiste en la necesidad de tener un mercado liberado, sin importar cuánto tarde y el número de competidores, pues mientras más opciones existan, el consumidor es quien obtendrá el mayor beneficio.

Aunque la apuesta en el sector es ambiciosa, el analista no se muestra tan optimista. Labardini-Deveaux afirma que es casi imposible que en un año se logre liberar los precios de las gasolinas, sobre todo, al tomar en cuenta que en el país no existía un precedente.

El Socio en Marcos y Asociados pronostica que llegar al objetivo podría tardar hasta tres años, aunque se corre el riesgo de que este periodo se extienda, pero, al menos por ahora, confiesa, prefiere quedarse con esta estimación.

“En México no tenemos experiencia y estamos tratando de implementar métodos ajenos para entrar al mercado internacional, pero no lo estamos haciendo bien. Tenemos que repensar la estrategia o estaremos condenados a depender para siempre de un monopolio”.

Relacionadas

Comentarios