'; Alto Nivel
A Fondo

Por qué los radicales están tomando el control del mundo

Una amenaza inunda al mundo: las posturas políticas radicales que promueven el cierre de fronteras y el aislamiento de otras economías. Aquí te explicamos las cuatro principales razones de esta tendencia.

18-10-2016, 6:56:42 PM
Por qué los radicales están tomando el control del mundo
Darinka Rodríguez

Las posturas políticas radicales nuevamente están ocupando los lugares del poder en el mundo, luego de varias décadas de haberse instaurado un orden enfocado en el crecimiento económico y el triunfo de la democracia. Los ejemplos ocupan varios continentes.

En Austria, uno de los países europeos con mayor bienestar económico, Norbert Hofer, candidato del partido ultraderechista de la Libertad, obtuvo 51 por ciento de los votos en la primera ronda de elecciones de este año. 

En Filipinas, el recientemente electo presidente Rodrigo Duterte se ha pronunciado abiertamente en contra de Estados Unidos. Incluso, durante su mandato como alcalde en la isla de Mindanao fue duramente criticado por prácticas que violan los derechos humanos.

Además, países regidos por un régimen democrático están tendiendo al proteccionismo y al cierre de sus fronteras. Dos ejemplos: la votación del Brexit, donde 51.9 por ciento de la población dio el visto bueno para que el Reino Unido abandone la Unión Europea y el triunfo del “No” a un acuerdo entre el gobierno colombiano con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

El reciente triunfo del radicalismo se debe a un desencanto motivado por el bajo crecimiento económico o la idea de que es mejor regresar al “viejo conocido” modelo que representaba cierta estabilidad, explica Maciej Bazela, académico de entorno político y social del IPADE Business School.

“Esos cambios drásticos tienen razones económicas: observamos falta de empleos, estancamiento de salarios y falta de crecimiento económico, además hay  generaciones perdidas, como el caso de Grecia y España, personas que por estas fechas se está graduando de las universidades y que en los próximos años no podrán encontrar un trabajo con buen salario”, comenta. 

En el caso de Europa, dice Mauricio Meschoulam, profesor del departamento de Estudios Internacionales de la Universidad Iberoamericana, el resurgimiento de la extrema derecha en países como Francia y Holanda se asocia a la sensación de pérdida de seguridad económica y por la llegada de ataques terroristas, además de que en ese discurso existe la noción de que los extranjeros vienen a quitar fuentes de trabajo.

“El sentimiento de vulnerabilidad en seguridad y terrorismo, en materia política y económica que, combinado con crisis de refugiados de Siria, Afganistán e Irak, han resultado en el resurgimiento de las derechas”, puntualiza el especialista.

Las razones del retroceso

Según los expertos, son cuatro principales razones que explican el nuevo triunfo del radicalismo, cierre de fronteras y aislamiento de otras economías:

1. Falta de oportunidades económicas para las personas jóvenes. Países como España, con un nivel de desempleo por encima de 23 por ciento o salarios que no cubren con las necesidades básicas, han provocado que la generación millennial no se interese en participar en los procesos democráticos, dejando la decisión en manos de otros.

Más de 60 por ciento de las personas mayores de 54 años apoyaron la salida del Reino Unido de la Unión Europea, mientras que los jóvenes entre 18 y 35 años, que no apoyaban la decisión, no salieron a votar, de acuerdo con una encuesta de Ipsos MORI.

2. Economías débiles. Tan sólo en Estados Unidos, una de las principales economías del mundo, las prospectivas de crecimiento son cada vez más pesimistas. Según estimaciones de IHS Markit, la economía estadounidense sólo crecerá 1.5 por ciento en 2016.

“Estos movimientos crecen cuando existen crisis económicas que se traducen en desempleo, porque se justifica por la llegada de migrantes: la crisis de 2008 no ha terminado en Europa y el argumento de que son ellos los culpables aumenta”, indica Meschoulam.

3. Falta de bases culturales sólidas. Los movimientos en medio Oriente, conocidos como “Primavera Árabe”, que pretendían derrocar dictaduras a inicios de la década y que finalmente no se concretaron, contribuyeron al desencanto por la democracia. “Había una expectativa muy grande de cambio de régimen en Medio Oriente y de un auge de democracias que no se concreta, lo que fortalece a la vieja base”, explica Bazela.

4. El triunfo de una mayoría relativa. En países con democracias consolidadas, como Colombia y el Reino Unido, el triunfo del radicalismo por márgenes estrechos o menores al 1 por ciento (en Colombia el “No” tuvo el 50.2 por ciento de votos) desincentivan a una base de la población para seguir votando. “Las democracias que se mueven por mayorías relativas pueden ser peligrosas por las decisiones populares con consecuencias geopolíticas muy graves”, menciona el experto del IPADE. 

Ante esta amenaza, serán la generación millennial y la clase media las que deberán establecer los parámetros para escoger a los líderes y el tipo de decisiones que tomen para mejorar las condiciones de vida de una nación. ¿Tomarán las decisiones correctas?

Relacionadas

Comentarios