'; Alto Nivel
Opinión

Por qué los problemas de urbanización comienzan en casa

Vivir la Ciudad de México es como recorrer el desorden de tu casa: No es que tengas un orden aparente sino que al menos sabes donde están las cosas. Nuestro columnista analiza el problema de la zona conurbada.

01-06-2016, 2:32:12 PM
Por qué los problemas de urbanización comienzan en casa
Cristóbal Miguel García Jaimes

Hay un artífice de filosofía-metafísica que reza que así como es arriba es abajo. Yo me he dado cuenta de algunas cosas, y no es porque meramente pueda ver hacia abajo.

Hace unos días, viendo el desorden que hay en la sala del departamento donde he intentado montar una especie de laboratorio-maker/space-cochera me di cuenta de que tengo un desorden. Y a pesar de que sé donde están las cosas, éstas no tienen un buen orden aparente. 

Además de increparme el porqué de dicha situación observé detenidamente y parece ser que así chispé la idea de que a la Ciudad de México le ocurre lo mismo.

No es que tengamos un orden aparente sino que al menos sabemos donde están las cosas.

Pienso que el origen de tanto desastre, en mi sala claro, se debe a que han llegado cosas de las que no tenía idea que llegarían y fue así como de: “te pondré aquí, martillo, mientras encuentro una repisa donde ubicarte, o tú, taladro, estarás debajo de esta mesa” etcétera, etcétera.

Con la Ciudad de México pienso que pasa algo similar, con la precisión de que, bueno, la población aumenta, el espacio no. Las colonias populares son para muchos una opción cuando llegar a la ciudad es inevitable. Recuerdo que he pasado por algunas zonas muy agradables por la calidez de las personas.

Pero sin perder el hilo de mi argumento, puedo decir que el que lleguen nuevas personas o familias a una misma colonia, hace que se genere un espacio donde antes no había. Idénticamente como sucede con las herramientas en la sala de mi departamento.

Puede esto no verse tan malo a un corto plazo, a unos pocos años, digamos cinco, pero a un plazo mayor a 15 años eso se descontrola. Una persona o dos por familia en un año no es tan malo, pero de seguir así exponencialmente llegamos a un punto en donde los servicios, como el agua, luz y la recolección de basura se muestraninsuficientes.

Los espacios no crecen, el número de personas sí. Los servicios deberían de aumentar a la par, pero esto trae como consecuencia impactos, no solo para la población misma, sino también al medio ambiente. Ejemplo de ello es el ya mentado Hoy No Circula. Creo suponer que tú te das cuenta como, a pesar de que en determinados días no circulan algunos autos, el número de éstos sigue siendo muy grande, ¿imagina que en un día todos los autos circulan a la vez?

La otra cuestión que vi mientras buscaba un desarmador de cruz fue que, a pesar de que sabia donde estaba, para llegar a él tenía que atravesar una gran distancia, bueno, relativamente porque la sala no es tan grande. Y esto también sucede en esta ciudad. Las cosas están a una distancia corta, realmente me impresiona saber que para atravesar unos 8 kilómetros puede alguien tardarse una hora y media. Caminando es más rápido. Y no solamente es el tráfico, el tener que recorrer distancias enormes y con ello la inversión distancia/tiempo para ir a diferentes actividades como trabajar, estudiar o la recreación todo por una no muy buena distribución de las cosas, hace que pensemos que hacer para mejorar.

A todo esto, mi solución es recurrir a puntos, sustancialmente.

El primero, limpiar mi departamento y conseguir algunas repisas, y el segundo, tratar de ver cómo una mejor distribución ayudaría a una ciudad tan demandante como lo es la nuestra. No se me hace justo invertir dos o más horas en el transporte y con ello generar más estrés a la ya agenciada vida. Bueno es solo lo que puedo pensar mientras escribo este texto, a las 2 de la mañana.

¡Hasta la próxima!

*El autor es ganador del Premio Nacional de la Juventud, en la categoría de ciencia. A los 18 años construyó el acelerador de partículas más barato del mundo, y es fundador de la Asociación Ciencia Sin Fronteras. Estudia y trabaja en proyectos de investigación en el Instituto de Física de la UNAM.

Relacionadas

Comentarios