HistoriasNegocios

¿Por qué la recuperación del petróleo es sólo un espejismo?

¿Terminó la debacle de los precios del petróleo? ¿Comenzó ya una nueva ola de altos precios del crudo? ¿Terminó la volatilidad financiera que esto provocaba? Aquí algunas respuestas.

17-05-2016, 8:29:34 PM
¿Por qué la recuperación del petróleo es sólo un espejismo?
Francisco Muciño

La reciente recuperación de los precios del petróleo, que ha significado un respiro para los mercados financieros, es sólo un espejismo, pues los factores que los han apuntalado son coyuntarales y no sustanciales ni de largo plazo.

La semana pasada y al inicio de ésta, los precios internacionales de petróleo subieron a niveles no vistos desde hace siete meses. El WTI llegó hasta 48 dólares, mientras que la mezcla mexicana llegó hasta 40 dólares la jornada del 17 de mayo.

Pero estos repuntes están lejos de ser el inicio de una recuperación sostenida, pues obedecen a percepciones del mercado provocadas por diversos factores coyunturales.

El primer factor está en las campañas presidenciales en Estados Unidos y el efecto que puede producir Donald Trump en los mercados, al prometer que puede cortar las importaciones de crudo de Arabia Saudita.

Otros factores temporales son el gran incendio en una importante provincia petrolera de Canadá y los conflictos en Libia y Nigeria, que provocado un aumento en los petroprecios. Pero es algo que no puede durar mucho.

La principal razón es que estos aumentos están basados en percepciones, mientras que la sobreproducción continúa, y los productores no quieren perder participación de mercado, menos ahora que Irán regresará a recuperar su cuota.

 

Los nervios por Donald Trump

El reciente repunte de los precios del petróleo a niveles no vistos desde octubre de 2015 podría no deberse a una recuperación sostenida, sino a percepciones del mercado por diversos factores, entre los que está Donald Trump, el virtual candidato republicano a la Presidencia de Estados Unidos.

En diferentes entrevistas  concedidas desde marzo, el multimillonario de los bienes raíces ha dicho que, si llega a ser presidente, cortaría las importaciones de petróleo provenientes de Arabia Saudita.

“Ellos no son nada sin nosotros”, dijo Trump al New York Times el pasado 28 de marzo, y aseguró que estas importaciones se pueden suplir con producción propia, sobre todo si se impulsa a las compañías de fracking, extracción de los hidrocarburos requiere la utilización de la fracturación hidráulica o fracking (es una técnica de perforación de un pozo vertical hasta alcanzar la formación que contiene gas o petróleo).

Estados Unidos es el segundo destino del petróleo árabe. En 2014, el reinó envió 1.5 millones de barriles diarios a Estados Unidos, aunque el monto ha ido bajando paulatinamente, de acuerdo con datos de la Administración de Información de Energía (EIA, por sus siglas en inglés) estadounidense.

 

Un aumento temporal

Durante este 17 de mayo, el precio del barril WTI tocó un máximo de 48.42 dólares, un nivel no visto desde octubre del año pasado.

En tanto, la mezcla mexicana cerró la semana pasada en 35.68 dólares por barril, registrando un crecimiento de 7.2%.

Estos incrementos se deben a factores que pueden ser temporales. Primero, está la interrupción momentánea de producción en la provincia de Alberta, Canadá, debido a un fuerte incendio que provocó la evacuación completa de la ciudad de Forth McMurray.

La Administración de Energía (EIA) reportó que las existencias de crudo disminuyeron 3.4 millones de barriles la primer semana de mayo, frente al incremento de 714,000 barriles esperados.

Además, están los conflictos en Nigeria y Libia, que pueden cortar los suministros de petróleo en la región.

Ramses Pech, analista del sector energético en Caraiva y Asociados, explica que esta reciente recuperación en los precios del crudo no es sostenible, debido a que está influenciada por la percepción de lo que ocurre en Canadá y en las próximas elecciones en Estados Unidos.

 

Guerra comercial continuará

Este leve incremento de precios en el crudo fue sólo una pausa en la guerra comercial que sostienen los grandes productores de petróleo, que han llevado los precios de esta materia prima a mínimos históricos.

Arabia es el tercer productor de petróleo más grande del mundo, pero es el primero con costos más bajos.  En agosto pasado alcanzó su pico de producción de 10.5 millones de barriles diarios. Un estudio de Credit Suisse publicado en enero estimaba que este país es el que más sorpresas puede dar durante este año, gracias a su escalabilidad de producción.

Y ya dio la primera. El nuevo primer Ministro de Petróleo, Khalid al Falih, dijo el pasado 8 de mayo que esperan mantener sus niveles de producción actuales lo que resta del año y seguir siendo “el proveedor de energía más grande del mundo”.

Pese a la sobreproducción, los demás países petroleros no quieren perder su cuota de mercado, así lo demostró la reciente reunión fallida de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP).

Ramses Pech, de Caraiva y Asociados, sintetiza este momento que viven los precios del petróleo así: “Ahora el precio del petróleo se basa en la percepción y la OPEP ya no controla el precio, sino la estabilidad de los países que lo consumen.”

 

Relacionadas

Comentarios