Opinión

Por qué fallan los modelos de control social en México

Las sociedades hemos creado organizaciones, sistemas administrativos y sociales basados en el control sin darnos cuenta de que nada en el universo se controla, todo se auto-ordena.

10-10-2016, 6:06:29 PM
Por qué fallan los modelos de control social en México
Santiago Roel R.

Los sistemas complejos sean físicos, químicos, biológicos o sociales no se controlan, se auto-ordenan. Ése es un principio de la naturaleza. Nada en el universo se controla, todo se auto-ordena y sin embargo, la humanidad ha vivido los últimos miles de años en el paradigma del control. Nos cuesta mucho trabajo entender el auto-ordenamiento. Nos gusta pensar que hay una ley universal, un dios, un cerebro, un jerarca, un líder, un administrador o un algo que controla y que sin eso todo es un caos. Tan es así que hemos creado organizaciones, sistemas administrativos y sociales basados en el control.

En educación, por ejemplo, el maestro pretende controlar al alumno, la dirección de la escuela al maestro, el sindicato a los directivos y, finalmente, el gobierno al sindicato.  Pero volteen a su alrededor y verán que el mundo está lleno de partidos, gobiernos, empresas, familias y religiones que utilizan este afán de control. 

¿Cómo se auto-ordena el universo? Con información. El Universo es un gran generador y procesador de información.  

Por ello, mucho del afán de control va dirigido a controlar la información, pues quien lo consigue controla al sistema. Un caso extremo son los países que pretenden controlar la Internet como China o Cuba, o que de plano se aíslan del resto del mundo como Corea del Norte.

En México, de acuerdo al Instituto Mexicano para la Competitividad y datos del 2015, el 60% de sus ciudadanos (65 millones) utilizan Internet, la mayoría son jóvenes (el 71% se ubica entre los 13 y los 44 años de edad). El 80% busca conectarse a una red social, generalmente Facebook; 75% lo hace con celular, 69% con laptop y 34% con computadora de escritorio. 

Para el gobierno cada día es más difícil controlar la información, la iglesia, los sindicatos, la empresa, la escuela, la familia, los partidos políticos y los medios de comunicación. Cada día por tanto se vuelve más difícil ejercer un modelo de control social o político en nuestro país; hay mejor comunicación no-jerárquica, comunicación entre pares.

Como una parvada de estorninos (aves) empezamos a volar en el auto-ordenamiento de la información libre y entre el ocaso de las jerarquías controladoras. Pero claro, el cielo no está libre de halcones informáticos que pretenden influir el comportamiento de la parvada y la parvada aún es joven en su capacidad de generar y procesar información. Sin embargo, el estar mejor comunicados puede ser el gran impulso para liberarnos de una buena vez del afán de control que tanto daño nos ha provocado y lograr mejores maneras de organizarnos social y políticamente. 

*El autor es creador del Semáforo Delictivo, herramienta de rendición de cuentas y toma de decisiones. Sígue los en Facebook.

Relacionadas

Comentarios