HistoriasNegocios

El piloto mexicano que quiere llenar a Cuba con casas de unicel

El piloto de esta firma de materiales de construcción, principalmente paneles de unicel, ha iniciado su acercamiento con Cuba, mientras mantiene su estrategia de crecimiento en México.

01-08-2017, 6:30:12 AM
Pablo Álvarez, CEO de Novidesa, quiere llegar a Cuba.
Novidesa. Pablo Álvarez, CEO de Novidesa, quiere llegar a Cuba.

La pasión por los cielos es grande para un piloto aviador, pero hay un hombre que prefirió cambiar las alas por la industria. Pablo Álvarez es el mexicano que quiere volar muy alto por el Caribe y construir un imperio en los materiales de construcción.

“La aviación requiere de mucha disciplina, mucha preparación, mucha práctica y la ingeniería igual, te lleva a tener prácticas muy metódicas… al final, hay que ser muy creativos e innovar”, asegura Pablo Álvarez, director general de Novidesa.

El siguiente paso del directivo es llegar a nuevos territorios. La apertura comercial de Cuba despierta el interés de Novidesa. “A nosotros nos gustaría estar ahí primero para suministrar totalmente el mercado”.

Novidesa es una empresa dedicada a la fabricación y comercialización de sistemas avanzados de construcción, que se basan en Poliestireno Expandido (tecnología EPS), conocido en México como unicel.

La firma de materiales de construcción ha iniciado el acercamiento con algunas delegaciones cubanas, aunque las negociaciones son lentas y la empresa ha decidido ser paciente y adaptarse a los tiempos.

El Caribe no es algo nuevo en la ruta de vuelo de Álvarez. Novidesa ya ha suministrado materiales en Haití. “Estamos en el único edificio de vivienda de más de cinco niveles, ya que suministramos todo el material para la fachada de la obra”, comenta orgulloso el directivo.

Sin embargo, la empresa de materiales no solo espera las oportunidades que puedan surgir en Cuba y ya inicia la búsqueda de negocios en América Latina. El primer paso es analizar los proyectos en Centroamérica.

“Los países centroamericanos comienzan a tener un desarrollo y tienen un nicho de mercado en donde podemos ir creciendo. Las temperaturas y el ambiente nos favorecen para ofrecer aislantes térmicos”, comenta.

El Salvador, Panamá y Costa Rica son los primeros mercados en donde ha desembarcado el corporativo mexicano con algunos proyectos.

En la actualidad, la mayor parte de la producción se comercializa en el país, aunque el plan es no frenarse ante ninguna frontera geográfica.

La empresa ha suministrado materiales de construcción para edificar el Museo Maya, en Mérida, Villa Panamericana, en Guadalajara, sucursales de Liverpool, la cadena de Hoteles One, el Estadio Omnilife y la Arena Ciudad de México, por mencionar algunas obras.

“El mercado mexicano es enrome y tiene un potencial muy grande, pero tiene niveles de competencia muy grandes, pero nunca nos vamos a centrar únicamente en México: queremos crecer más allá”, dice.

El piloto de Novidesa

La carrera profesional del directivo inició en Grupo Idesa, ya que desde la universidad asistía a las instalaciones de la empresa de petroquímica.

Grupo Idesa opera proyectos como Etileno XXI, en Veracruz, el cual desarrolla de la mano de su socio Braskem, empresa que se desprende del gigante Odebrecht y que es investigado por actos de corrupción en la región. Aunque al directivo mexicano le es ajeno este tema.

“Ha sido mi primera chamba y mi única chamba”, dice el ejecutivo.

El área de Finanzas fue el primer espacio que abrazó al ejecutivo y, al terminar los estudios universitarios, llegó al área de exportaciones de productos químicos para la división principal de Idesa, el área logística y ahora se encuentra a la cabeza de Novidesa.

La construcción tiene sus virtudes y complejidades, pero no niega la felicidad en su nuevo encargo profesional.

Pablo Álvarez es ingeniero industrial por la Universidad Iberoamericana y piloto aviador. El siguiente paso en su carrera es llevar a la firma que dirige a nuevos rumbos.

Novidesa forma parte de Grupo Idesa, empresa mexicana que participa con sus divisiones en la industria petroquímica, la cual le ha llevado a incursionar en mercados como el de los cosméticos, la producción de envases PET y zapatos, por mencionar algunos.

Grupo Idesa nació en 1956 con el establecimiento de su planta de SOSA en Tlalnepantla, Estado de México, que produce anhídrido ftálico que se utiliza para la producción de plastificantes.

La firma produce y comercializa petroquímicos, transporta mercancías y residuos peligrosos, así como instalaciones de almacenamiento en el Puerto de Veracruz.

En 2005, Novidesa aparece en el mercado y se suma el portafolio de Idesa, el cual se conforma por Petramin, ALVEG, Excellence Freight, Excellence Sea & Land Logistics.

El Grupo Idesa cuenta con ventas por 700 millones de dólares, de acuerdo con datos que hizo públicos la firma en mayo de 2015.

La empresa mexicana ya cuenta con operaciones en Texas, Estados Unidos, aunque su plan es ampliar su presencia en México y el Caribe.

Construyendo un negocio

Novidesa ha consolidado su presencia en el norte del país. Sin embargo, el sector impulsa el crecimiento de las zonas turísticas, principalmente, Quintana Roo.

“La industria turística ha detonado un crecimiento en infraestructura y personal ocupado en los servicios asociados a la actividad y ellos también requieren de una vivienda”, asegura el ejecutivo.

Quintana Roo y Yucatán es una plataforma de despegue para el corporativo mexicano.

“El Caribe está en la mesa de Novidesa y es un mercado en el que hay muy poca producción de sistemas de construcción innovadores”, comenta Álvarez.

El puerto de Progreso, en Yucatán, es estratégico para atender a toda la región caribeña en donde se observan desarrollos hoteleros.

Novidesa tiene entre sus planes construir dos nuevas plantas de poliestireno dentro de los próximos tres años en Yucatán y el Bajío, lo que muestra el interés de la firma mexicana por atender la demanda del producto de construcción.

Pablo Álvarez sabe que la disciplina de un piloto aviador y la imaginación de un ingeniero pueden hacer que el imperio de las casas de unicel se amplíe a toda Latinoamérica. “La capacidad para llegar más allá de México se encuentra en nuestra mente”. 

Relacionadas

Comentarios