HistoriasTecnología

Peter Molyneux, el dios de los videojuegos

Uno de los más brillantes diseñador y desarrollador de videojuegos; recurre a sus experiencias para recrear nuevos mundos.

20-01-2009, 5:00:00 PM
Peter Molyneux, el dios de los videojuegos
Estilo Hoy

“Mi nivel de exigencia es tan alto que todavía no diseño un juego perfecto. Quiero hacer el mejor de todos los tiempos”, afirma Peter Molyneux (Gran Bretaña, 1959), uno de los más brillantes creadores de ambientes artísticos para videojuegos.


Con Fable 2, su juego más reciente, Molineux busca que los usuarios experimenten una sensación de drama. “Siempre busco que el jugador elija ser quien quiera, no quien yo quiero que sea; los llevo a que alcancen su ideal. Ellos eligen si son un dios bueno o malo, una persona buena o mala”.


Diseñador, desarrollador y ahora publicista y productor, Peter recurre a sus experiencias para recrear nuevos mundos virtuales en los que la gente decide su propio destino. “Todos mis juegos tienen una cosa en común: hacen sentir a la gente poderosa e independiente. Eso viene de mi personalidad.


Para crear, me nutro de cosas que me emocionan. Mi manera de trabajar no es igual a la de otros diseñadores; cuando veo una escena en una película que me hace sentir algo especial, recuerdo esa sensación e intento trasladarla al juego para que los usuarios la hagan suya”.


Molyneux empezó su carrera en 1982 distribuyendo y vendiendo floppy discs que contenían juegos para Atari y Commodore 64. Su primer juego, El emprendedor (The Entrepreneur, 1984), era una simulación de cómo hacer dinero. El género, desconocido en una época donde reinaban las imágenes estáticas, no tuvo éxito.


En 1984 volvió a la industria tecnológica como creador de floppy discs, hasta que en 1987 fundó la compañía de videojuegos Bullfrog junto con otro desarrollador llamado Les Edgar.


Diez años después, en 1997, Molyneux estableció una nueva compañía: Lionhead Studios, que en abril del 2006 fue adquirida por Microsoft Games. 


Este genio de la computación ya forma parte del Salón de la Fama de la Academia de Artes y Ciencias Interactivas norteamericana, es oficial del Imperio Británico y Caballero de las Artes y las Letras francesas, nombramiento que recibió en 2007.


 


 

Relacionadas

Comentarios