HistoriasNegocios

Pemex e ilegalidad lastran atractivo financiero de México

Moody’s tomará un periodo de 12 a 24 meses para decidir si baja la calificación crediticia a México. La agencia espera que la deuda del gobierno llegue a 38 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017.

24-08-2016, 2:43:42 PM
Pemex e ilegalidad lastran atractivo financiero de México
Francisco Muciño

La pesada deuda que arrastra Petróleos Mexicanos y el débil Estado de derecho son los componentes que lastran la economía del país y que le impiden tener una calificación crediticia más alta, estimaron analistas de la agencia Moody’s.

Jaime Reusche, analista de riesgo soberano de Moody’s, dijo que, pese a que ya se han hecho reformas estructurales para destrabar el crecimiento, no se ha tocado mucho el tema institucional, algo que la comunidad empresarial ha hecho énfasis y mostrado su fastidio por la inseguridad y la corrupción.

“Un país con el perfil de México debería tener una calificación más elevada. No obstante, lo que limita esa calificación es el tema de la fortaleza institucional. Hemos encontrado debilidades, desde hace mucho tiempo, en estado de derecho, corrupción y productividad”, dijo Reusche en conferencia con periodistas en la reunión anual que hace Moody’s en México.

En febrero de 2014, la agencia subió la calificación crediticia de México de ‘Baa’1 a ‘A3’ debido a la estabilidad económica y a la aprobación de las reformas estructurales. Pero el 31 de marzo, Moody’s puso en perspectiva negativa por el aumento de la deuda y las presiones para apoyar a Pemex, necesitada de liquidez.

Reusche dijo que, en 2014, había elementos que sustentaban el alza de calificación del país, pero el panorama mundial ha cambiado y todos los países crecen menos y las reformas estructurales sólo ayudaron a que la caída económica de México fuera menor, en especial ayudó la reforma fiscal para contrarrestar el desplome de los ingresos petroleros.

Nymia Almeida, vicepresidente y senior credit officer de Moody’s, dijo que es muy alta la probabilidad de que el gobierno apoye de nuevo a Pemex en 2017, que tiene una deuda de 86,000 millones de dólares y necesita endeudarse hasta 20,000 millones más para seguir operando.

“La ayuda que dio el gobierno a principios de año son sólo señales de apoyo, pero no apoyo significativo” agregó Almeida.

En abril pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) anunció la inyección de 73,500 millones de pesos (4,200 millones de dólares) a Pemex, además de reducir su régimen fiscal en 50,000 mdp.

La analista de Moody’s consideró que si Pemex encuentra dificultades para contratar deuda en el mercado, el gobierno tendría que intervenir, aunque en ningún escenario se volvería el garante del 100% de la misma.

“Nuestra idea es que el soberano va a tener que apoyar a Pemex en 2017, es una posibilidad. El gobierno va a tratar de proteger su hoja de balance de modo que el costo fiscal no venga del presupuesto, de modo que usará todas las herramientas que estén a su alcance para poder seguir ayudando a Pemex de ser necesario”, coincidió Reusche.

Moody’s tomará un periodo de 12 a 24 meses para decidir si baja la calificación crediticia a México. La agencia espera que la deuda del gobierno llegue a 38 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 2017.

Ayer, la agencia Standard & Poors (S&P) bajó la perspectiva de calificación de México a ‘negativa’ y dijo que hay una posibilidad de 33 por ciento de degradar la nota creditica.

Te puede interesar: Por qué México no crecerá ni 2% en 2016.

Relacionadas

Comentarios