'; Alto Nivel
HistoriasNegocios

Olvida el aguacate: la inflación vuelve y subirá todo

Los incrementos en los energéticos impactarán en la inflación al productor que, más tarde que temprano, trasladará este choque en los precios finales de casi todos los productos y servicios.

05-07-2016, 8:35:49 PM
Olvida el aguacate: la inflación vuelve y subirá todo
Francisco Muciño

Durante más de un año, la inflación en México mostró una tendencia descendente hasta cerrar 2015 con el nivel más bajo de su historia: 2.15 por ciento. Pero, con las recientes alzas en los precios de gasolinas y las tarifas de energía eléctrica, eso está por terminar.

En mayo, los precios de los energéticos y las tarifas autorizadas por el gobierno (como las eléctricas) cayeron 0.71 por ciento, de acuerdo con el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). En el mismo mes del año pasado, el alza en estos productos fue de 2.95 por ciento.

Las gasolinas Magna y Premium subieron 24 y 34 centavos, respectivamente, desde el primero de julio para quedar en 13.40 y 14.37 pesos por litro. Mientras que las tarifas de energía eléctrica subirán entre 2.0 y 5.0 por ciento para el sector industrial; entre 5.0 y 7.0 por ciento para el uso comercial y 6.8 por ciento para uso doméstico de alto consumo.

Los incrementos en los energéticos impactarán en la inflación al productor que, más temprano que tarde, trasladará este choque en los precios finales de casi todos los productos y servicios.

También puedes leer: Gasolinas Magna y Premium subirán en julio

 

La inflación más baja de la historia

Desde que comenzó la depreciación del peso frente al dólar en 2014, se esperaba que ésta impactara en la formación de precios y en el repunte de la inflación. Lo cierto es que esto no ocurrió durante 2015 y, al contrario, el Índice Nacional de Precios al Consumidor (INPC) tuvo una trayectoria descendente hasta cerrar el año en 2.13 por ciento, la cifra más baja de la que haya tenido registro el Inegi.

La inflación creció inclusive menos que los salarios, lo que permitió aumentar el nivel adquisitivo de las personas, que se reflejó en el consumo interno del país. El sector terciario (consumo y servicios) creció 3.3 por ciento en 2015 a tasa anual y 3.7 por ciento en el primer trimestre del año, de acuerdo con el Inegi.

También puedes leer: El nuevo (e inesperado) milagro en la economía mexicana

La inflación en mercancías y servicios  subió 2.87 por ciento y 2.07 por ciento, respectivamente, en 2015, de acuerdo con el Inegi. Mientras que en productos agropecuarios, la inflación cerró en 1.72 por ciento.

Cabe mencionar que la inflación que la inflación en agropecuarios es volátil y obedece a factores estacionales. El último ejemplo de ello es el aguacate, que de mayo a junio aumentó su precio 132 por ciento, hasta 63.5 pesos por kilo en la Ciudad de México, según datos del Sistema Nacional de Información e Integración de Mercados (SNIIM) de la Secretaría de Economía.

El incremento abrupto de este fruto se debe a que en mayo terminó la primera cosecha más grande en el estado de Michoacán, que produce el 80 por ciento del total en el país y es normal que en los meses de junio y julio aumente su precio al haber menor oferta.

También puedes leer: ¿Por qué está tan alto el precio del aguacate?

 

Precios al productor, el próximo choque

Una de las razones por las que la inflación se mantuvo tan baja en 2015 fue porque los precios del petróleo y otras materias primas estuvieron deprimidos, por lo que los precios al productor se mantuvieron estables, beneficiando a la inflación y los precios finales al consumidor.

“Sin embargo, en los meses recientes con el alza de precios de los ‘commodities’ en dólares y la pérdida de valor del peso mexicano se distingue un cambio de tendencia en dicho índice hacia arriba. Sin duda, aunque tomará algún tiempo para reflejarse en los precios al consumidor, ya entró al proceso de formación de precios”, advirtió Guillermo Aboumrad, analista de Finamex Casa de Bolsa en un reporte publicado el pasado 31 de mayo.

En los últimos dos meses, los precios internacionales del petróleo crudo Brent y WTI se han estabilizado hasta quedar alrededor de los 50 dólares por barril.

El Banco de México (Banxico) advirtió el pasado 30 de junio, cuando incrementó las tasas de interés de referencia a 4.25 por ciento que, aunque la inflación actual se mantiene por debajo de la meta del banco central, el instituto prevé que ésta repunte por arriba del 3 por ciento, impulsado por el incremento de las gasolinas y el diesel.

 

Gasolinas y electricidad impulsarán inflación

Los precios de estos energéticos fueron los que más bajos se mantuvieron durante el año pasado, pero esto ya no será así.

“El alza de los commodities en dólares más la devaluación en pesos ya alcanzó al consumidor a partir de este mes con alzas de precio en la gasolina y en las tarifas de electricidad de alto consumo. El resto del impacto ya está en el proceso de formación de precios de la economía y ya se reflejó en la inflación al productor desde hace unos meses, lo que finalmente afectará los precios al consumidor”, advirtió Finamex.

Esta inminente alza en los precios hizo que la casa de bolsa redujera su estimación de crecimiento de un rango de 2.4 a 2.7 por ciento a 2.0 y 2.4 por ciento.

Ramses Pech, especialista de Caraiva y Asociados, comenta que entre el 30 y 35 por ciento del precio al consumidor en productos y servicios depende de los precios de los commodities, como la energía, que mueve a las demás industrias.

Dependemos mucho del precio de la materia prima para transformar”.

Al final, el precio del aguacate podría ser el menor de los males.

Para entender: ¿Por qué suben (y seguirán subiendo) la luz y la gasolina?

Relacionadas

Comentarios