A Fondo

Oaxaca: la desigualdad y el crimen que deterioran la paz

El deterioro de la paz en Oaxaca también se ve, además de los crímenes, en la desigualdad económica. El estado tiene los peores niveles de distribución equitativa de los recursos en todo el país.

09-08-2016, 12:52:35 AM
Oaxaca: la desigualdad y el crimen que deterioran la paz
Francisco Muciño

Aunque Oaxaca es uno de los estados menos peligrosos del país, la violencia en la entidad ha aumentado constantemente en los últimos cinco años. La entidad es un ejemplo de cómo el crimen y la desigualdad ha incrementado los costos económicos en México.

De 2011 a 2015, la tasa de homicidios aumentó 13 por ciento. En el mismo periodo, los crímenes con armas pasaron de 1 a 15 por cada 100,000 habitantes y los encarcelamientos sin sentencia previa se dispararon 41 por ciento, de acuerdo con el Índice de Paz México del Instituto para la Economía y la Paz, publicado este año.

Desde inicios de año, cuando creció el conflicto magisterial en Oaxaca, también se incrementaron los homicidios en el estado. De acuerdo con el Semáforo Delictivo, en enero y febrero se registraron 55 y 54 delitos de este tipo, respectivamente, pero en marzo subieron hasta 73 y el último dato de junio lo ubica en 70.

El deterioro de la paz en Oaxaca también se ve, además de los crímenes, en la desigualdad económica. El estado tiene los peores niveles de distribución equitativa de los recursos en todo el país, de acuerdo con el Índice de Paz.

 

Deterioro en los últimos años

De 2003 a 2011, Oaxaca mejoró notablemente en el Índice de Paz del Instituto, pasando del lugar 31 hasta el ocho entre las entidades más pacíficas. No obstante, en 2013 bajó al lugar 10, en 2014 al sitio 13 y en 2015 al 16.

La violencia en Oaxaca ha aumentado de forma constante desde 2011 hasta 2015. Oaxaca ha sido históricamente un estado relativamente tranquilo, pero esta paz se ha ido deteriorando en los últimos años”, refleja el último ranking del instituto.

Michoacán y Guerrero tienen una situación parecida, ya que, también desde 2011, han bajado en el índice para ubicarse en los lugares 29 y 32, respectivamente, como los estados más peligrosos.

La pobreza y violencia en estas entidades las han mantenido en el retraso durante años, por lo que buena parte de su actividad económica está sostenida por el gasto de gobierno.

“Estas entidades son evidentemente muy pobres, cuya actividad preponderante es el gasto de gobierno federal a través de sueldos a burócratas, obra pública y manejo de la obra a través de gobierno”, dice Enrique Solana, presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur).

 

Los futuros costos de la violencia

Más allá del conflicto que se vive en Oaxaca por los enfrentamientos entre el gobierno y un sector disidente del magisterio, el deterioro de la paz en el país en general tiene grandes costos económicos que pueden incrementarse si la tendencia sigue.

“El impacto económico de la violencia, incluyendo el costo de oportunidad (las inversiones que no se realizaron), se sitúa en 2.1 billones de pesos (134,000 millones de dólares) en 2015, lo que equivale al 13 por ciento del PIB de México”, según el Instituto para la Economía y la Paz.

Si la violencia avanza y el impacto económico también, las pérdidas podrían ascender hasta 2.5 billones de pesos, lo que en el periodo 2016-2020  sumarían 12.5 billones de pesos, advirtió el instituto.

Hasta ahora, las empresas extranjeras, al menos las estadounidenses, no han visto mejorías en la seguridad.

El 63 por ciento de las compañías entrevistadas dijeron que el nivel de seguridad de su empresa se ha mantenido igual y sólo el 25 por ciento dijo haber estado más segura, de acuerdo con el último informe de seguridad de la American Chamber México (AmCham).

De las empresas que dijeron que su situación de seguridad mejoró, el 83 por ciento lo atribuye a las medidas internas implementadas, mientras que sólo el 12 por ciento reconoce que haya sido por esfuerzos de autoridades federales.

De acuerdo con el informe de la asociación, que agrupa a 1,400 empresas que representan el 70 por ciento de la inversión extranjera directa (IED) del país, los estados más peligrosos son Tamaulipas, el Estado de México y Michoacán.

Pese a que Oaxaca tiene la atención por los bloqueos y afectaciones causadas por personas identificadas con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sólo es un síntoma de cómo la violencia aumenta las pérdidas en todo el país.

Te puede interesar: Las incontables pérdidas que deja el conflicto en Oaxaca

Relacionadas

Comentarios