Lo Último

Noticias para leer mañana 26 de enero de 2017 en Alto Nivel

Este jueves: La empresa mexicana que quiere construir el muro de Trump; Peña Nieto tiene que ir con Donald Trump y te decimos por qué y Los mexicanos que rompieron muros y conquistaron EU.

25-01-2017, 6:11:47 PM

La empresa mexicana que quiere construir el muro de Trump

Los negocios no conocen fronteras. La presencia de Grupo Cementos Chihuahua (GCC) en el vecino país del norte colocan a la firma mexicana como una de las candidatas para beneficiarse con los planes de infraestructura del presidente estadounidense, Donald Trump, los cuales incluyen la construcción del muro en la frontera de Estados Unidos con México.

“Vemos a la industria de la construcción con buenas perspectivas y más aún si lleva a cabo el plan de infraestructura que propone el presidente de Estados Unidos, Donald Trump. Fuera de una recesión mundial o algo fuera de nuestras manos, nos sentimos bastante optimistas del futuro en el mercado americano”, aseguró en entrevista con Alto Nivel Enrique Escalante, director general de GCC.

Este miércoles, el mandatario estadounidense firmó las órdenes ejecutivas para construir un polémico muro en la frontera que comparte con México, con el fin de evitar la inmigración ilegal y el paso de drogas. La cementera mexicana no ha negado su interés en vender los materiales necesarios para la obra y su posición geográfica la beneficia.

Te presentamos la historia de la empresa mexicana que Trump necesita para cumplir su mayor promesa de campaña.

Peña Nieto tiene que ir con Donald Trump y te decimos por qué

Las relaciones con otros países son responsabilidad de los poderes Ejecutivo y Legislativo, según lo marca la Constitución; no es algo que puedan evadir. En estos momentos tan graves, lo peor que podría hacer un Estado es aislarse y cortar lazos con otra nación que, presumiblemente, está dañando sus intereses. El cese de relaciones diplomáticas debe ser un recurso de última instancia en las relaciones entre los pueblos. Los conflictos deben resolverse primero por la vía bilateral y, si no hay acuerdo, recurrir a instancias multilaterales.

Si hasta en el plano personal es cierto, el presidente Enrique Peña Nieto debe mantener la comunicación hasta el último momento posible, respetando las reglas que él mismo expuso en un decálogo hace unos días. Para eso están, él y su equipo. Su obligación es buscar el mayor acercamiento posible antes de un rompimiento. Con la consigna de que primero es México, claro, con límites clarísimos como no pagar un centavo por el muro o garantizar acciones recíprocas ante el proteccionismo comercial, por supuesto. Incluso, con una protesta formal de por medio.

Pero tiene que ir: usar hasta el último argumento, número o dato disponible, es decir, la vía de la razón, para buscar persuadir al adversario. Si esto es cierto en una relación con cualquier Estado, por pequeño que sea, más lo es cuando se trata de un gigante económico-militar.

No confundamos la dignidad con el berrinche. No podemos hacer que el presidente se pare de una mesa en la que ni siquiera se ha sentado.

Los mexicanos que rompieron muros y conquistaron EU

Cuenta Roberto Servitje, uno de los directivos históricos de Grupo Bimbo, que la primera vez que quiso dejar de invertir en México fue al conocer la quiebra a las finanzas públicas que había ocasionado el gobierno de José López Portillo, tras el mal manejo de los recursos por el boom petrolero de su sexenio.

La deuda externa había pasado de 21,000 millones de dólares en 1977 a 76,000 millones en 1982, y con el tipo de cambio en las nubes, la empresa se vio afectada para comprar las refacciones y maquinaria importadas que requería.

Pero la naturaleza de los Servitje no era rendirse. El empresario dejó atrás lo que después llamó un “berrinche” y con ayuda de un equipo de ingenieros creó Maquindal, una fábrica que producía hornos, freidoras y líneas transportadoras. El éxito de Maquindal fue tal que comenzaron a exportar este modelo a otros países, entre ellos, Japón.

Una de las peores crisis para el país se convirtió para Bimbo en la oportunidad de hacer más eficientes sus procesos, y expandir su presencia de marca en otros países. Su ejemplo es uno de tantos de empresas o personajes mexicanos que han alcanzado el éxito a partir de la crisis. Te contamos su historia este jueves.

Relacionadas

Comentarios