ExpressHistorias

Noticias para leer mañana 24 de agosto en Alto Nivel

Este miércoles te decimos: ¿Cuánto gasta el gobierno en capacitar a sus maestros?; 4 impuestos que deberían desaparecer para mejorar la economía; y Los riesgos y costos de la nueva Constitución de la CDMX.

23-08-2016, 5:26:12 PM
Noticias para leer mañana 24 de agosto en Alto Nivel
Altonivel

¿Cuánto gasta el gobierno en capacitar a sus maestros?

La reforma educativa, uno de los cambios legislativos más ambiciosos de la agenda del presidente Enrique Peña Nieto, es también la que más resistencia ha encontrado, sobre todo en un grupo disidente del magisterio, que suele ser indentificado con la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE).

Esta reforma tiene como eje la evaluación de los maestros y, para ello, se creó un instituto que se encargará de este rubro. Pero, ¿cuánto destina el gobierno para capacitar a los docentes?

En el presupuesto de Egresos 2016, la Secretaría de Educación Pública (SEP) tiene destinados 2,645 millones de pesos (mdp) para el Programa para el Desarrollo Profesional Docente. Una suma considerable si se tiene en cuenta que el presupuesto total de la SEP es de 302,986 mdp, pero todos estos recursos no significan necesariamente que se usan para capacitación.

El Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP) señala que el gasto en educación en México no está vinculado con los objetivos o el sistema educativo. Una investigación hecha por este centro encontró que, en el presupuesto de 2015, sólo el 0.04 por ciento de todo el gasto para educación básica tenía como destino la capacitación de los maestros.

“Si en la reforma nos dicen que uno de los principales objetivos es la evaluación y la formación profesional docente, y no se ve traducido en los recursos que se destinan, creo que se hablan de buenas intenciones, pero no de acciones públicas”, dice Fiorentina García, investigadora del CIEP.

4 impuestos que deberían desaparecer para mejorar la economía

Es un hecho que a nadie le gusta pagar impuestos y menos en México. Según cifras de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), México registra una recaudación de 19.5 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB), una de las más bajas en el ranking la organización. 

No obstante, según el estudio Paying Taxes 2016, la tasa total de impuestos para las empresas mexicanas es de 51.7 por ciento, mientras que en el mundo es de 40.8 por ciento y de 41.5 por ciento para los países miembros de la OCDE.

Para la Secretaría de Hacienda las cosas van viento en popa, pues tan sólo en el primer trimestre del año se observó un aumento en la recaudación tributaria de 29.3 por ciento. ¿Entonces por qué le economía no crece? “Una persona tiene que trabajar de enero a abril para pagarle a Hacienda y ya el resto del año ya puede pensar en trabajar para sí mismo”, asegura Manuel Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad.

Roberto Salinas León, presidente de México Business Forum, indica que repensar la manera en que el Estado mexicano cobra impuestos requiere una reforma al gasto público. “Reexaminar el tema de los impuestos exige que pensemos el nivel de gasto que queremos o para qué queremos que se gaste”, comenta. De acuerdo con empresarios consultados por Alto Nivel, existen cuatro impuestos que no deberían de existir porque desincentivan el crecimiento y la inserción de la población a la economía formal. Conócelos este miércoles.

Los riesgos y costos de la nueva Constitución de la CDMX 

Debieron transcurrir 192 años desde la creación del hoy extinto Distrito Federal para que Ciudad de México pudiera ser reconocida como una entidad más de la Federación y participar en el Constituyente Permanente, con lo que intervendrá en el proceso legislativo de reformas a la Constitución Federal. Sobre todo, tendrá el derecho de contar con su propia carta magna.

Sin embargo, la bajísima participación en la elección de “constituyentes”, con apenas 28% del padrón, indica claramente que en varios sectores de la población aún se duda de si la Constitución de Ciudad de México será la respuesta a los numerosos problemas que aquejan a diario a casi 9 millones de capitalinos. ¿Gozará de mayor autonomía?, ¿será más competitiva?, ¿contará con mejor seguridad?, ¿incrementará su productividad?, ¿tendrá menos corrupción?, ¿acabará con la desigualdad social?, ¿generará mayores empleos?, ¿mejorarán sus vías de comunicación?

María Marván Laborde, politóloga y socióloga de la UNAM y ex consejera del entonces Instituto Federal Electoral (IFE), externa sus dudas: “No creo que sea una transformación o una reforma que vaya a beneficiar a los capitalinos; en mi opinión, tiene muchos más riesgos que posibles ventajas esa Constitución”. Enlista: “Me preocupa que se incremente de manera desproporcionada la burocracia en las alcaldías (hoy delegaciones políticas), con la creación de concejales… Es más, ni siquiera quisieron hacer municipios en la ciudad de México, sobre todo porque el jefe de Gobierno no quiere perder el control de las finanzas”.
Conoce mañana más sobre los posibles riesgos que traerá la nueva constitución y las propuestas de los partidos políticos.

Nos leemos mañana… en Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios