ExpressHistorias

Noticias para leer mañana 18 de octubre de 2016

No te pierdas mañana: Blanca Treviño, la líder tecnológica que apoya emprendedores; IMSS: ¿Recibimos la calidad del servicio que pagamos?; y 5 razones por las que urge transformar las escuelas.

17-10-2016, 6:34:36 PM
Noticias para leer mañana 18 de octubre de 2016
Altonivel

Blanca Treviño, la líder tecnológica que apoya emprendedores

Blanca Treviño no es una mujer cualquiera: fue la primera en ingresar al Consejo Mexicano de Negocios en 2014 y quitarle el apelativo de “hombres” a esta asociación.

Es presidente y CEO de Softtek, una de las firmas más importantes de tecnología hecha en México pero con presencia en China, Brasil, Argentina, Costa Rica, España, Hungría y la India y además, una de las mujeres de negocio más poderosas del país y del mundo de la tecnología.

Además, forma parte de Consejo de Administración de Walmart de México, Goldcorp, Grupo Lala, el Consejo Iberoamericano para la Productividad y la Competitividad, entre otros puestos.

Y aunque parece que esta mujer ya lo tiene todo, reconoce que la esencia de Softtek son y siguen siendo los emprendedores, pues son la gasolina que mueve el motor de la innovación.

“Softtek es el resultado de una cultura emprendedora a diferencia de muchas otras empresas, nosotros hemos propiciado siempre el emprendedurismo. Cuando Softtek arranca en 1982 nadie hablaba de tecnología y mucho menos de emprendedores, por muchos años la forma en que nosotros fuimos pidiendo que se incorporaran personas era arrancando aquí su empresa”, dice en entrevista.

IMSS: ¿Recibimos la calidad del servicio que pagamos?

Eugenia, de 72 años, padece presión alta. Un médico particular le recetó Losartán, prácticamente de por vida. Al acudir al IMSS, el médico de su clínica se rehusaba, primero, a declararla hipertensa, como si fuera un padecimiento insólito. Tras insistir, vino otro problema: el abasto del medicamento. Van seis meses y hasta el momento compra la medicina con su propio dinero.

Sergio dirige una empresa mediana, con 200 empleados. Sabe que paga cuotas del IMSS por 15 gerentes y directores que nunca buscarán atención médica en sus instalaciones. Acordó para ellos y sus familias un seguro colectivo de gastos médicos mayores. Solo así mejoró su atractivo como lugar para trabajar.

Quien no conozca una anécdota así no es derechohabiente del IMSS. La experiencia es, cuando menos, de molestia para el usuario: una consulta significa perder medio día, las citas para estudios se dan hasta dos o tres meses después y la programación de cirugías puede tardar más de medio año. Hasta hace poco, enfermarse en fin de semana era muy mala idea: había que esperar hasta el lunes para que alguien tomara una decisión.

El IMSS tiene el número más alto de pacientes por médico, por enfermera, por clínica y por hospital de todo el sistema de salud nacional, según un estudio realizado por la empresa de asesoría financiera Evercore Partners, con datos de 2012. A cada médico le corresponden 903 pacientes: tres veces más que en Petróleos Mexicanos (309), el mejor –y el más caro, por mucho– sistema de salud del país.

5 razones por las que urge transformar las escuelas

Todo indica que tenemos una tendencia natural hacia el aprendizaje. Desde que nacemos, nos dedicamos a explorar el mundo que nos rodea e interiorizamos estímulos que van conformando nuestra comprensión de los demás y de nosotros mismos. Luego viene la época de los porqués. Nuestra curiosidad está tan despierta que hacemos preguntas a todos, de todo y por todo. Lamentablemente, a medida que crecemos, pocos son los afortunados que siguen desarrollando tan importante inclinación. Conforme pasan los años, va ocurriendo un fenómeno extraño: dejamos de cuestionarlo todo, nos conformamos con la respuesta “porque así es y ya”, y vamos destinando menos tiempo y esfuerzo a observar, explorar e investigar.

A nuestra situación tampoco le ayuda el que pasamos la mitad de nuestras vidas dentro de una institución en la que la norma es mantenerse callados, sentarse en filas derechas sin ver a los demás, transcribir dictados y copiar mecánicamente procedimientos. El investigador británico Sir Ken Robinson lo ha concluido una y otra vez: “Las escuelas matan la creatividad” (2007; 2015). Así que no, no es sorpresa que poco a poco, nuestra tendencia natural a aprender se vaya atrofiando.

Esto resulta problemático, ya que estamos hablando de instituciones que tendrían que ser expertas en la enseñanza y el aprendizaje. Sin embargo, si le preguntáramos a un grupo de personas cuál ha sido su experiencia de aprendizaje más significativa y memorable, lo más seguro es que la mayoría no pensaría en eventos que ocurrieron en el aula. Muchos incluso fruncirían el ceño ante la idea de la escuela y, lo que es una verdadera tragedia, el aprendizaje.

Nos leemos Mañana en Alto Nivel…

Relacionadas

Comentarios