Economía y FinanzasLo Último

Noticias para leer mañana 10 de mayo de 2017 en Alto Nivel

Este miércoles: te explicaremos sobre el sucio negocio que se esconde detrás del outsourcing en México, además, te contaremos la historia de la mamá que creó un negocio millonario con pañales ecológicos y concoerás cómo se generan las habilidades para ser el número uno en todo.

09-05-2017, 6:26:45 PM
manana-en-alto
Fotoarte Sofía Ugalde.

El sucio negocio que se esconde detrás del outsourcing en México

outsourcing

Entre el outsourcing “bueno” y el outsourcing “malo” navegan miles de trabajadores que son subcontratados en todo el país por un tercero. Una industria que, se calcula, supera los 4,400 millones de dólares (mdd) en México.

Relaciones laborales sin contrato, salarios sin ser reportados al 100% ante instituciones como el Seguro Social (IMSS), el Servicio de Administración Tributaria (SAT), el Instituto del Fondo Nacional de la Vivienda para los Trabajadores (Infonavit), recibos de nómina sin timbrar o conceptos engañosos de prestaciones sociales envuelven las malas prácticas que aún privan en el mercado laboral mexicano.

La lupa del gobierno federal para ordenar este esquema de contratación empezó en 2009 con la modificación a la Ley del Seguro Social, que obliga a los patrones a reportar a los trabajadores que fueron tercerizados.

Medida insuficiente, sobre todo si se considera que la figura del outsourcing o subcontratación no estaba incluida en la Ley Federal del Trabajo (LFT), hecho que ocurrió tres años después, cuando se incorporó el concepto en la reforma laboral. A esta modernización, siguieron otros “ajustes” desde la SHCP.

La mamá que creó un negocio millonario con pañales ecológicos

ecopipo

Ixchel Anaya se ha enfrentado a varios obstáculos desde que fundó Ecopipo en 2009: ser mujer, ser madre, iniciar un negocio poco convencional, no haber recibido algún financiamiento por parte del gobierno o alguna incubadora, y vivir en Guanajuato, el estado donde la mayor inversión que se hace es a la industria automotriz.

Guanajuato es uno de los estados que cuenta con la presencia de 6 de las 11 gigantes automotrices que se han instalado en México, entre las que destacan Ford, General Motors, Honda, Mazda, Volkswagen y ahora Toyota, que espera entrar en operaciones para el 2019.

Parte de la política de esta región del Bajío es destinar recursos públicos para atraer la mayor cantidad de inversión. Según datos del Instituto Nacional de Geografía y Estadística (INEGI), esta industria creció un 60% durante el periodo del 2009 al 2013, y Guanajuato cuenta con el nivel producción más alto en México en el sector manufactura-automotriz.

Asimismo, en este estado viven un gran número de japoneses, superando a Estados Unidos. “Desde que llegaron los “taka-taka” todo en Guanajuato ha subido, como las rentas y las colegiaturas”, platica Ixchel.

Así se generan las habilidades para ser el número uno en todo

liderazgo

¿Por qué algunas personas son tan increíblemente buenas en lo que hacen? Miremos donde miremos, desde los deportes de competición y la interpretación musical hasta la ciencia, la medicina y los negocios, siempre parece haber unos cuantos tipos excepcionales que nos deslumbran con lo que son capaces de hacer y lo bien que lo hacen. Y cuando nos encontramos cara a cara con este tipo de persona tan excepcional, tendemos a concluir de manera natural que nació con algún plus. «Tiene un gran talento», decimos, o «Tiene un auténtico don».

Pero ¿es realmente así? Llevo más de treinta años estudiando a este tipo de personas, las personas especiales que destacan como expertas en sus respectivos ámbitos: atletas, músicos, ajedrecistas, médicos, vendedores, profesores y otros. He ahondado en los aspectos prácticos de lo que hacen y de cómo lo hacen. Les he observado, les he entrevistado y los he sometido a diversas pruebas.

He explorado la psicología, la fisiología y la neuroanatomía de esas extraordinarias personas. Y con el tiempo he llegado a entender que sí, es cierto, realmente tienen un don extraordinario, que constituye el núcleo de sus capacidades. Pero no es el don que normalmente la gente supone que es, y además resulta ser aún más poderoso de lo que imaginamos. Y lo que es más importante: es un don con el que nacemos cada uno de nosotros y del que, con el enfoque adecuado, podemos sacar partido.

Nos leemos mañana… en Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios