ExpressHistorias

Noticias para leer mañana 10 de agosto en Alto Nivel

El plan de Interacciones para financiar a empresas que construirán el nuevo aeropuerto, un artículo de opinión sobre los nuevos emrpesarios que alzan la voz y la historia del primer africano en ganar medalla en unos Juegos Olímpicos. Todo esto mañana en Alto Nivel.

09-08-2016, 4:37:48 PM
Noticias para leer mañana 10 de agosto en Alto Nivel
Altonivel

El “pequeño” banco que ayudará a construir el nuevo AICM

Grupo Financiero Interacciones, que tiene como principal negocio el prestar a estados y municipios, quiere ser uno de los jugadores relevantes en la construcción del nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), que deberá iniciar operaciones en 2020.

“Nosotros, naturalmente, no podemos financiar un aeropuerto. No somos un banco grande ni es nuestra vocación. Estamos enfocados a proyectos medianos y nuestra banca pyme sirve perfectamente para financiar a los proveedores”, comenta Alejandro Frigolet, director general adjunto de  Administración y Finanzas de Interacciones en entrevista con Alto Nivel.

El grupo financiero de Carlos Hank Rhon no es ajeno a este segmento. Con créditos desde 100 a 1,500 millones de pesos (mdp) ha financiado proyectos de obra pública estatal, como carreteras, libramientos, puentes y hasta museos, en los que también participó su brazo constructor, Hermes Infraestructura, como en el Gran Museo del Mundo Maya, en Yucatán.

La cartera de crédito a Pymes y proveedores ascendió a 6,206 millones de pesos (mdp) en el segundo trimestre del año, 57.2 por ciento más que en el mismo periodo de 2015. Aunque el crédito a gobiernos estatales y municipales es mucho mayor (54,438 mdp) el banco apostará a aumentar los préstamos en proyectos de infraestructura. El pasado 10 de junio, la agencia Moody´s rebajó la calificación del banco Interacciones por su alta exposición a la deuda estatal y de Pemex.

¿Nuevos empresarios? 

 

Hace algunos meses escribía en este espacio (dado nuestro contexto, donde los complejos autoritarios y corruptos de los políticos de turno hacen y deshacen) que al sistema le urgían contrapesos para la consolidación de su propia democracia.  Sostenía que esos contrapesos, en cualquier sistema democrático, suelen ser instituciones –reglas del juego- o actores que ejercen su liderazgo con afán compensatorio frente a las patológicas conductas de nuestros políticos y organizaciones corruptas asociadas a ellos, como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), sindicatos de todo tipo, pseudo organizaciones sociales que sirven a intereses personales sombríos, mafias, crimen organizado, vividores por entidad federativa, entre muchos otros.

Decía que ningún país que se considere desarrollado tiene a los empresarios marginados del quehacer nacional, de la participación en el diseño de políticas públicas y de los planteamientos de largo alcance en materia social y política.

Para el bien del sector empresarial, pero sobre todo para el bien de la sociedad, ha surgido un nuevo liderazgo desde la plataforma de Coparmex. En la persona de Gustavo de Hoyos volvemos a encontrarnos y a recordar grandes liderazgos privados que participaron en el diseño y construcción del México que hoy gozamos.

Realmente es de felicitar que en un tiempo tan corto haya podido rescatar ese sindicato del ostracismo inocuo en que había caído en los últimos años. No solamente los empresarios tienen una voz confiable, sino que además la sociedad libre y responsable tiene a alguien, fuera del espectro electoral, que pone límites con su gestión en el terreno político y con su voz en el ámbito de la opinión pública. 

El corredor descalzo de oro; el atleta que peleó sin piernas

Cuando la perseverancia y el llamado del destino se juntan, pueden dar grandes resultados. Ese fue el caso de Abebe Bikila, el primer africano en ganar una medalla de oro en los Juegos Olímpicos, convirtiéndose en una fuente de inspiración para sus compañeros y familiares en África, y que no derrotaría ninguna adversidad, incluido el hecho de quedarse sin movimiento en las piernas.

Nacido en 1932 en Jato, un pueblo de Etiopía, e hijo de un pastor de cabras, Bikila se dedicó la mayor parte de su infancia a ayudar a su padre en el campo y ser estudiante durante la otra mitad de su tiempo, sin embargo, fue hasta los 12 años cuando aprendió a leer. Sus habilidades en el deporte eran notorias desde ese momento ya que no sólo le gustaba correr sino que también era un buen nadador, jugaba hockey en el invierno y tenía gran potencial como corredor de caballos.

Fue un 10 de septiembre de 1960 cuando el etíope piso suelo olímpico. La carrera inició en la Plaza del Campidoglio al lado de los demás competidores, sin embargo, no sólo llamó la atención por su velocidad durante los primeros kilómetros ya que llevó a cabo su carrera sin zapatillas para correr. Nike, quien fuera el patrocinador de los tenis para los atletas de ese año, lo proporcionó numerosos modelos para que eligiera sin éxito alguno.

Tras el oro, su carrera continuó en diferentes competencias internacionales y fue en México 1968 la última vez en la que el atleta estuvo de pie ante un estadio olímpico. Un año después de su participación en México, Abebe sufrió un accidente automovilístico, el cual lo dejó tirado sobre la carretera toda la noche sin poder moverse. El resultado fue la parálisis total de sus piernas, pero ahí no terminaría su historia olímpica. Tenía más por escribir.

Relacionadas

Comentarios