Lo Último

Noticias para leer mañana 16 de diciembre en Alto Nivel

Este viernes: Así es como el sabor del coco mexicano conquista al mundo; Estas son las dos decisiones de Trump que México debe temer; y ¿El gobierno de Peña Nieto ya tocó fondo?

15-12-2016, 5:26:42 PM

Así es como el sabor del coco mexicano conquista al mundo

En los años 40, 50 y 60, la demanda de copra o pulpa seca del coco para producir aceite creció de tal manera en México, que el cultivo de la palma de coco alcanzó las 200,000 hectáreas, siendo Guerrero, Colima, Tabasco, Michoacán y Oaxaca los principales estados productores. Hoy se habla de poco más de 80,000 hectáreas, pero la realidad es que solo hay cerca de 20,000 hectáreas productivas, el resto no se contabiliza porque no se explota su potencial, tienen menos de 10 palmeras por hectárea, las plantas son viejas (más de 30 años) y han reducido su producción, o son utilizadas para sembrar cultivos más rentables y con mayor demanda, como la caña de azúcar, la papaya, el plátano y el limón.

¿Qué fue lo que pasó? ¿Por qué se desplomó la producción de coco en el país? En los años 70 y 80 hubo una crisis, debido a un deterioro en los precios que se pagaban a los productores, como consecuencia del crecimiento del intermediarismo como forma de comercialización, así como por el incremento en los costos de producción, que afectó el mantenimiento de las plantaciones (se disminuyeron los niveles de fertilización y se desatendió el control de malezas, plagas y enfermedades). Además, alrededor del 40% de las plantaciones rebasaban los 30 años de edad, lo que también redujo la productividad.

Tuvieron que pasar poco más de dos décadas para que esta industria se recuperara y levantara nuevamente el vuelo. El descubrimiento de que el agua de coco es benéfica para la salud, al contener alta cantidad de potasio, aminoácidos y vitaminas, detonó su consumo, principalmente en Estados Unidos —el mercado más grande del mundo— y Europa. Lee la historia completa este viernes.

Estas son las dos decisiones de Trump que México debe temer

Política comercial, migración y seguridad fronteriza serán las principales prioridades de la administración de Trump. Si implementa su retórica de campaña en estos temas, probablemente generará nuevos vientos en contra para México; por ello vimos un pobre desempeño de los activos mexicanos el día siguiente a la elección.

Aunque Trump podría resultar más moderado que en su campaña, el gran triunfo de los Republicanos, tanto en el Poder Ejecutivo como en el Legislativo, aumenta la probabilidad de que pueda instrumentar políticas poco favorables para México y su economía.

Los riesgos a la baja para México son principalmente las exportaciones y remesas, con claras consecuencias en la cuenta corriente y el crecimiento económico. Una política fiscal expansionista durante la próxima administración de Estados Unidos, sumada a cambios potenciales en la perspectiva de política monetaria, implicarían vientos en contra para las inversiones en cartera y la política monetaria mexicana.

¿El gobierno de Peña Nieto ya tocó fondo?

Con 2017 arranca el último tercio de la administración federal a cargo del priista mexiquense que se vendió como icono del relato del “nuevo PRI”; saneado, juvenil y transformador.

El saldo general de los primeros cuatro años en términos de imagen pública para Enrique Peña Nieto caen indiscutiblemente del lado negativo de la balanza, ya que, los dos primeros años de aquel discurso triunfalista de las grandes reformas estructurales no fueron suficientes para amortizar la caída libre que comenzaría a finales de 2014 con la grieta de Ayotzinapa y que se reforzaría con la Casa Blanca, Malinalco, el boicot de la CNTE, la invitación a Trump, los escándalos de corrupción de los gobernadores incómodos y la insultante fuga de Javier Duarte.

Este recuento explica cómo Peña ha sido capaz de romper a ritmo sostenido su propio récord sobre la aprobación históricamente más baja para un presidente en funciones. Según el promedio de las encuestas publicadas en la prensa nacional en este último semestre hablamos de sólo 2 de cada 10 ciudadanos que están de acuerdo con su gestión.

 

Relacionadas

Comentarios