Lo Último

Noticias para leer mañana 10 de enero de 2017 en Alto Nivel

Este martes: Por qué no sirve el pacto de Peña Nieto contra la crisis; 5 razones por las que vamos a extrañar a Barack Obama; Así vivió Carstens el día que hizo tambalearse al peso.

09-01-2017, 5:32:04 PM

Por qué no sirve el pacto de Peña Nieto contra la crisis

El gobierno de México anunció este lunes un acuerdo para evitar incrementos “injustificados” de precios de alimentos, bienes y servicios derivados en buena parte por el aumento de los precios de las gasolinas y diesel. Sin embargo, a diferencia de este pacto, que atestiguaron integrantes del gabinete, líderes empresariales, sindicatos y productores del campo.

Sin embargo, la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) aseguró que el acuerdo es “improvisado, incompleto e insuficiente” y dijo que México necesita un “liderazgo que ponga la mirada en los temas relevantes, que con serenidad los afronte sin miedo, con cambios de fondo, que genere consensos sociales en todos los sectores”.

Este martes te explicamos por qué este acuerdo causó esta división y las razones por las que se presenta como un documento flojo y con poco sustento.

5 razones por las que vamos a extrañar a Barack Obama

“Si alguien allá afuera todavía duda que Estados Unidos es el lugar donde todo es posible, que todavía duda que el sueño de nuestros padres fundadores siga vivo en nuestro tiempo, que todavía cuestiona el poder de nuestra democracia, esta noche es su respuesta”, así comenzó Barack Obama su discurso de aceptación la noche del 4 de noviembre de 2008.

Por primera vez en la historia de Estados Unidos, un afroamericano ganaba la presidencia.

Obama se centró en la guerra, en la economía, en la atención médica, en la educación y en el medio ambiente. Fueron los cinco ejes que marcó como agenda en su toma de protesta, pero también tuvo un rol muy importante en la diplomacia y la política exterior. Este martes, día en que Obama dará su último discurso ante la nación, te presentamos cuatro legados que dejará para los libros de historia.

Así vivió Carstens el día que hizo tambalearse al peso

El momento fue fatídico. Apenas había amanecido aquella mañana del lunes 1º de diciembre y ya el rumor había corrido como reguero de pólvora. La renuncia del gobernador Agustín Carstens al Banco de México ya estaba en boca de funcionarios y de financieros en el peor momento para el país.Desde que se conoció la victoria de Donald Trump al amanecer del 9 de noviembre, el peso se había hecho añicos. La peor pesadilla para la moneda mexicana ya había tocado la puerta del banco central.

Aquella paridad de 18.3 pesos por dólar con la que los cambistas habían abierto negociaciones el día de la elección presidencial estadounidense había quedado muy lejana apenas unas cuantas horas después. La esperanza de una lenta recuperación del peso con Hillary Clinton camino a la Casa Blanca se había ido.

El peso se depreció más de 13% frente al dólar en unas cuantas horas. Para la mañana del 9, el dólar estaba en 20.8 pesos en mercados internacionales.

La agravada anemia del peso, reflejada en una depreciación de 24% en solo 12 meses, tampoco cedería en las siguientes semanas, una vez asimilado el triunfo de Trump, que hizo de México su costal de boxeo bajo su trillado eslogan Make America Great Again.

Nos leemos mañana… en Alto Nivel.

Relacionadas

Comentarios