ActualidadBlogs + Opinión

¡No hagas filas en el IMSS! Este modelo mejora el sistema de salud

Chile implementó un sistema privado de seguros de salud, con los que se le otorga a los pacientes servicios de financiamiento. Este modelo, en el caso de México, ayudaría a desahogar un poco el funcionamiento del IMSS.

03-07-2017, 1:54:26 PM
sector-salud
Depositphotos.com

Esta vez les platicaré una historia sobre un problema de salud que vivió mi familia hace apenas unas semanas. A mi hermana se le detectó un cisticerco (una especie de bacteria que se transforma en larva), que viajó hasta su cerebro, provocándole hidrocefalia, y por poco, no vive para contarlo. Afortunadamente ella se está recuperando, quedando todo en el pasado y esperamos simplemente recordar esto como un mal día.

No quiero buscar culpables porque realmente la sintomatología de esto es muy confusa: ella al sentirse mal fue a un hospital del Seguro Social a pedir una valoración y le dijeron que era una gastroenteritis.

¡Quién iba a pensar que de una simple gastroenteritis pasaría a todo lo que ya comenté! Y es que es normal, es normal y común, por la cantidad de pacientes diarios, el personal médico y de enfermería no se da abasto para atender detalladamente al usuario, entiendo que hay que darse prisa para atender a todos como si fuera un proceso en serie… somos muchos, y este motivo provoca que muchos casos sean mal diagnosticados o que exista negligencia médica.

La Comisión Nacional de Arbitraje Médico (CONAMED) reporta en promedio unas 14,000 quejas y denuncias al año al Seguro Social, número que pareciera un poco corto a la percepción e historias de la gente. Respecto el caso de mi hermana, tuvo que ser asistida por un hospital y doctor privado… ya se imaginarán en cuánto salió el chistecito.

Pero regresemos al punto, ¿cómo es que ella pudo recibir la asistencia médica en el Seguro Social? Rápidamente lo explico:

Si eres un trabajador que tiene las prestaciones de ley, seguramente estás inscrito al IMSS, te tuviste que haber dado de alta y se te da el conocido Número de Seguro Social (NSS), pagas una cuota y tu patrón también para que tengas seguridad social, y dentro de ello está la asistencia médica. Es decir, pagas tu inscripción, para poder recibir este servicio.

¿Pero qué pasaría si uno con su cuota y con la de patrón se tuviera la posibilidad de elegir al prestador del servicio, en lugar de siempre y para siempre fuese el gobierno? como en el Afore (para el retiro), los chilenos ya hicieron algo.

La realidad es que pagamos para recibir buena asistencia médica y no solo nosotros, también las empresas, ¿realmente la recibimos?, la respuesta, repito y es una opinión muy personal, es “no se dan abasto y, a veces por lo mismo, no es de la calidad que uno merece”.

En muchas ocasiones se debe comprar un seguro de gastos médicos mayores, con un costo algo alto y/o las empresas ofreces esta prestación adicional, ¿pero es justo?

En Chile existen las ISAPRES, las Instituciones de Salud Previsional, las cuales fueron creadas para otorgar servicios de financiamientos, beneficios y seguros en materia de salud. Estas son un sistema privado de seguros de salud creado en Chile en 1981, algo así como las Afores, pero para salud. El chileno puede elegir de:

  • ISAPRE Abierta: ofertan su seguro de manera pública, con los hospitales públicos, todo público (tal como si fuera el IMSS aquí en México)
  • ISAPRE Cerrada: Enlazadas con un determinado prestador de salud privado.

A los afiliados al sistema de salud privado se les descuenta el 7 por ciento de su salario. En caso de no utilizarse las prestaciones, se genera un excedente en la cuenta que puede ser utilizado para compra bonos médicos, bonos para algún examen o comprar medicamentos.

Hasta ahí suena todo bien, pero si la emergencia o enfermedad pasa del límite de la ISAPRE, tendrás que realizar un Copago, pagar el excedente de lo que estaba topado.

Todo esto, no lo saqué de la manga, cuando estuve de intercambio me tomé el tiempo de convivir con chilenos y conocer de su país. Ahí conocí a Ada Carillo, quien se recibió de la carrera de Enfermería (así es, carrera).

Platicando con ella y retomando el tema hace unas semanas, mencionaba que el Plan que contratas con ISAPRE no cubre el 100 por ciento en todo. Cuando te registras al sistema, te obligan a hacer una declaración de salud, donde si hay un antecedente se pueden dar la libertad de no cubrir esa enfermedad, e incluso, rechazar tu afiliación. O sea, si antes de contratar la ISAPRE ya tenías asma, no lo harán válido si se llegara a complicar, aunque así funcionan los Seguros de Gastos Médicos Mayores.

Las clínicas mandan la información de lo que se le hace al paciente directo a la ISAPRE, y esta evalúa que tanto cubrirá del monto y que tato deberá correr por cuenta del paciente, o incluso esta puede rechazar el caso y por tanto el paciente deberá cubrir la totalidad del monto.

Cuando llegas a la tercera edad pasas a ser usuario FONASA (la pública), dónde las prestaciones son gratuitas, en el caso de que puedan seguir pagando, pueden seguir siendo ISAPRE si así lo decides.

¿Qué les parece el modelo chileno?, ¿es bueno o malo? ¿ustedes creen que se puede implementar en México? No hablo de privatizar la salud, sino desahogar un poco el funcionamiento del IMSS.

Un dato final…

En promedio, hay 55 millones de personas están inscritas o como derechohabientes de algún sistema de salud como IMSS, ISSSTE, SEMAR, SEDENA o el mismísimo seguro popular. Es correcto: más del 50 por ciento de la población mexicana, no tiene o está dado de alta para que pudieran recibir asistencia médica.

Relacionadas

Comentarios