Blogs + OpiniónManagement

Motiva a tu equipo con estos 5 pasos

Que tu equipo incumpla con las metas establecidas no siempre está relacionado con un aspecto laboral, a veces, también influyen factores personales. Te decimos cómo motivarlos.

30-01-2017, 4:40:09 PM
Depositphotos.com

Año tras año, el dueño de la empresa le pedía a su equipo de directores que lograran la meta; sin embargo, no importaba que se los pidiera 10 veces, el equipo no le respondía.

Además de las ideas, recursos y estrategias, necesitas influir en tu equipo para que te siga y logren las metas.

Parece algo obvio; no obstante, en muchas empresas sucede. Los siguientes 5 pasos te ayudarán a conseguirlo:

1. Conecta la visión futura al pasado y presente

La mayoría de las personas proyectan una visión enfocada enteramente en el futuro; sin embargo, al ignorar la unión entre el pasado y presente se pierde una gran oportunidad para generar esperanza.

Ante todo, los líderes son repartidores de esperanza

-Napoleón

Si hablas del pasado y demuestras que valoras a las personas que trabajaron duro para construir lo que existe, llenarás a tu equipo de esperanza para el futuro, y brindarás un sentimiento de seguridad y confianza al hacerles saber que son parte de algo más grande.

Cuando las personas pueden tocar el pasado, tendrán facilidad de alcanzar el futuro. Cada vez que demuestras que el pasado, el presente y el futuro están unidos, inyectas poder y continuidad a la visión que estas proyectando.

2. Descubre los sueños y deseos de cada persona

Walter Lippman dijo: “Ignora lo que una persona desea y estarás ignorando la fuente misma de su poder”.

Cuando desarrolles al los miembros del equipo, toma en cuenta sus sueños y deseos. Si les das lo necesario para mejorar como persona, lograrán las metas de trabajo.

Los sueños son generadores de energía, y si los miembros del equipo viven apasionados por sus sueños, tendrán mucha energía y podrás canalizarla para lograr tus metas.

Comienza avivando el fuego de tus propios sueños y continúa tratando de alcanzarlos. Al seguir tus sueños, tendrás más probabilidades de ayudarlos a seguir los suyos.

3. Identifica las habilidades que necesitarán y provee un entrenamiento de primera clase

Los integrantes de tu equipo deben tener habilidades específicas para realizar el trabajo exitosamente.

Como su líder, te corresponde ayudarlos a que adquieran las habilidades. Generalmente esto lo consigues contratando a un especialista.

Al responder las siguientes preguntas aclararás que tanto desarrollas tu persona y equipo.

¿Qué estoy haciendo para desarrollarme?

¿Qué estoy haciendo para desarrollar al equipo?

La primera pregunta determina tu potencial personal y tu capacidad para liderar.

La segunda determina el potencial de tu equipo. Si ellos no están creciendo hoy, no mejorarán mañana.

Cada jugador tiene un lugar donde da lo mejor de sí.

Esta especialización empodera al equipo y marca una diferencia para el logro de las metas. Cuando cada integrante entiende el rol que juega y las habilidades específicas que debe utilizar, el equipo se desempeñan en un nivel increíble y eso se refleja de manera positiva en ti como su líder. No es una exageración decir que tu éxito como líder está determinado por colocar a las personas en su zona de fortaleza y ayudarlos a desarrollar sus habilidades.

Tener a los mejores jugadores en la cancha no es suficiente, debes tener a los mejores jugadores en las posiciones correctas.

4. Crea un balance saludable entre los intereses personales y de trabajo

Al interesarte en asuntos de trabajo demuestras tu deseo para ayudar a los integrantes del equipo a lograr sus metas de trabajo; sin embargo, al interesarte en asuntos personales vas más allá, demuestras tu ocupación y buena voluntad para que cada uno de ellos sea la mejor versión de sí mismo.

Cuando te interesas en ellos como seres humanos, necesitas asegurarte de no cruzar el límite. Existe un punto en que el interés se vuelve inapropiado. Tu actitud debe ayudar pero no invadir su privacidad o hacerlo sentir incómodo.

Para lograr este fino equilibrio:

Realiza preguntas neutrales, por ejemplo, sobre las vacaciones, la familia o algún entretenimiento. Incluso algo más general: ¿cómo van las cosas? Atiende no sólo al contenido de la respuesta, sino también a la reacción emocional.

Si sientes que todavía puedes profundizar, realiza otra pregunta para saber si todo está bien, pero no presiones.

No juzgues ni interrumpas, y no ofrezcas un consejo rápidamente a menos que te lo pida.

Cuando la vida personal, familiar y social de los integrantes del equipo va bien, su vida profesional también irá bien.

Si tienes una idea de donde se encuentra la gente de manera personal, podrás saber lo que esperas de ellos en el trabajo, y podrás ayudarlos.

5. Fíjate cuando hacen algo bien, celebra los triunfos y elogia públicamente y en privado

Nuestra cultura nos ha enseñado a detectar lo que las personas hacen mal. Esto no ayuda a que mejoren. Cuando resaltamos lo que algún integrante del equipo hace mal lo estamos atacando, y como respuesta éste sacará su espada y escudo, se pondrá a la defensiva, listo para contra atacar con excusas y evasiones.

En cambio, si resaltas lo que hace bien, lo ayudarás a enfocarse en eso que hace bien, y podrá encontrar el patrón que lo llevó a la consecución de ese logro. Aún mejor, podrá replicarlo para conseguir más logros.

Para conseguirlo:

Separa un tiempo del día para buscar cosas que están saliendo bien. No importa el tamaño y puede ser cualquier cosa, lo importante es que seas sincero en tus elogios.

Celebrar los triunfos en las áreas donde desees que cada uno de ellos crezca, lo animará a seguir avanzando en esa dirección.

Y si puedes elogiar en público, mejor. Entre más importante sea la audiencia que escucha el elogio, más valioso se vuelve el estímulo. Antes de hacer un elogio público, elogia en privado. Eso hace que lo que digas tenga integridad; la persona sabe que no estás tratando de manipularla diciéndole algo amable.

Además, la mayoría del tiempo cuando las personas son alabadas en privado, por dentro desearían que otros también escucharán eso. Si tú lo dices primero en privado y luego lo haces en público, es doblemente importante porque realizas su deseo de que otros escuchen tus elogios.

¿Te gustaría platicar un poco más sobre la manera en que puedo ayudarte a implementar estas habilidades? Contáctame en:

www.victorsuarez.mx

www.facebook.com/Vicoach 

Relacionadas

Comentarios