'; Alto Nivel
HistoriasProtagonistas

Michael Phelps, el tritón que le tenía miedo al agua

Orejas grandes, problemas para pronunciar la ‘s’, déficit de atención e hiperactividad y brazos largos, fueron los “problemas” que Michael Phelps enfrentó para convertirse en el máximo nadador olímpico de la historia.

28-07-2016, 3:45:15 PM
Michael Phelps, el tritón que le tenía miedo al agua
Rocío Camarena

“Todo es posible mientras lo tengas en mente y te tomes el tiempo para trabajarlo. Realmente pienso que la mente controla todo” – Michael Phelps.

En 1992 Phelps inició su paso por las albercas. A los 7 años y a pesar de su miedo por el agua, comenzó sus clases de natación y pasaba las tardes en la piscina para refugiarse del tenso ambiente que se vivía en su familia y no escuchar los gritos debido a las peleas constantes entre sus padres, quienes años después se divorciarían.

Sus hermanas, Hilary y Whitney fueron la inspiración del nadador para iniciar una carrera formal en el ámbito del nado. Whitney se convirtió en campeona de Estados Unidos de los 200 metros mariposas en 1994; sin embargo, una lesión en la espalda baja provocó su retiro prematuro, uno de los más grandes miedos de Phelps en su carrera.

Tan sólo 4 años bastaron para que el entrenador Bow Bowman descubriera el talento de Michael y comenzaran los entrenamientos en North Baltimore Aquatic Club. Su relación y cercanía con Bowman no sólo le dieron la oportunidad de debutar a temprana edad en competencias oficiales sino que también le dieron a un segundo padre, ya que tras el divorcio de sus padres no mantenía contacto con su padre biológico.

“Él nunca podrá enfocarse en algo”

Durante su estancia en la escuela, su madre batalló con las personas que rodeaban a Michael. No sólo sus compañeros de escuela se burlaban de él por sus grandes orejas, su estatura, el tamaño de sus brazos y el problema que tenía para pronunciar la s y z, sino que también una de sus maestras habló con ella para decirle que su hijo no ponía atención a lo que hacía, todo el tiempo hacía preguntas y que no podía mantenerse sentado.

“Tal vez esté aburrido”, fue la respuesta de Debbie Phelps. “No tiene talento y nunca podrá enfocarse en algo”, concluyó su maestra en una entrevista realizada por el sitio Every Day. Diagnosticado con Déficit de Atención e Hiperactividad y medicado desde los 9 años, Debbie tuvo que adaptar su estilo de vida a Michael y convertirse en un equipo con sus hijas para cuidar sus hábitos alimenticios, sus actividades y su atención en las labores escolares. 

Concentrar su energía en nadar y el apoyo de su madre lo convirtió, a sus 15 años, en el hombre más joven en mantener récords en deportes modernos.

Despierta, entrena, come, nada, duerme, repite

La constancia y entrenamiento es algo que caracteriza a los deportistas y Phelps no se quedó a un lado, dejó los estudios tras terminar la secundaria y pasó de amateur a profesional sin siquiera competir en campeonatos universitarios.

“Phelps es una máquina de motivación. El éxito, las fallas, el dinero, la gente diciendo cosas de él, lo motivan. Todo lo que él convierte en una razón para entrenar, lo hace nadar mejor”, declaró Bow Bowman al Daily Record.

Entre 1998 y 2004 solamente dejó de entrenar 5 días, nadaba 80 kilómetros a la semana y entrenaba por 5 horas diarias. Sus días se veían reducidos a entrenar, comer y nadar; necesitaba una dieta diaria de 7000 calorías para complementar su gasto de energía en los entrenamientos y así ganar peso con desayunos con 8 huevos diarios.

Además de nadar, sus únicos hobbies que se permitía eran escuchar música de Eminem o 50 Cent y arreglar su camioneta Cadillac Escalade, se describe en el libro Michael Phelps: The World’s Greatest Olympian USA TODAY.

Incursión en el mundo olímpico

El año 2000 fue un momento decisivo en su carrera ya que participó por primera vez en los Juegos Olímpicos de Sidney, donde logró un quinto lugar en la categoría de 200 metros mariposa. Su primera medalla de oro de los 200 metros mariposa llegó en el Mundial de Fukuoka en Japón, donde estableció un nuevo récord del mundo: 1 minuto 54,58 segundos.

En 2002, en los Pan Pacific Games, ganó cuatro medallas de oro a título individual y una de plata en los relevos 4 x 200 metros libres. Tan sólo un año después se dio a conocer como el nadador con mayor proyección de la historia al ganar 3 medallas de oro en el Mundial de Barcelona y batir nuevamente el récord mundial de 200 metros mariposa con 1 minuto 53,93 segundos.

Atenas 2004 lo llevó a la cima de su carrera al conquistar 6 medallas de oro y 2 de bronce. Cuatro años después, Beijing 2008, se convirtió en el atleta con más condecoraciones en una sola competencia olímpica con 8 medallas de oro y superar la marca Mark Spitz de con 7 medallas doradas en Múnich 1972.

Londres 2012 era el lugar de su retiro y vio su “última” actuación olímpica y profesional con tres medallas de oro en 100 metros mariposa, 200 metros estilos y 4 x 100 metros estilos.

El tiburón de Baltimore, dueño de 37 récords mundiales, dijo adiós en el 2012 a las competencias tras su participación en Londres. El motivo principal de su retiro era el cansancio de años de entrenamiento y que sentía que era el momento de llevar su vida a otras facetas, sin embargo, dos años de ausencia fueron suficientes para anunciar su regreso a las competencias.

Durante su participación en Río 2016 alcanzó su doceavo número de títulos olímpicos individuales al ganar en la categoría de 200 metros mariposa. Este resultado le valió el empate como el atleta más ganador en la historia del deporte al lado de Leónidas de Rodas, atleta griego de la antigüedad que estableció el récord hace más de 2000 años al ganar 12 coronas de la victoria olímpica durante cuatro olimpiadas consecutivas entre los años 164 y 152 A.C.

Phelps está a un paso de reescribir la historia de las olimpiadas, pues si durante la competencia del jueves en Río 2016 se posiciona en primer lugar, tendrá un total de 13 títulos olímpicos individuales.

Junto con su equipo ganó la medalla de oro para Estados Unidos en la categoría de relevo 4×200 estilo libre y relevo 4×100 estilo libre. Actualmente suma un total de 25 medallas, de las cuales 21 son de oro.

“Sueña tanto como puedas y todo será posible. Estoy en un mundo de ensueño. Algunas veces tengo que pellizcarme para saber que todo esto es real”, asegura Phelps, un hombre que no ha estado libre de escándalos: en 2004 fue arrestado por conducir en estado de embriaguez y en 2009 se difundió una fotografía del nadador consumiendo canabbis en una reunión privada, por lo que fue suspendido durante tres meses por la Federación de Natación de los Estados Unidos.

Relacionadas

Comentarios