HistoriasManagement

Michael Jordan, el atleta que desafió la gravedad y cambió al deporte

Michael Jordan es uno de los deportistas más destacados de todos los tiempos, no solo por su habilidad para el baloncesto, también por su capacidad para convertir su nombre en una marca inolvidable

13-06-2017, 6:00:29 AM
michael jordan

Nota del Editor: Este texto pertenece a nuestra sección Historias de Alto Nivel. Espérala los martes y jueves.

La anécdota que marcó al ídolo del basquetbol de Estados Unidos y máximo anotador de la historia de los Chicago Bulls fue el asesinato de su padre, James Jordan, su primer entrenador y uno de sus principales apoyos.

En un inicio, James Jordan fue reportado como desaparecido para después ser encontrado sin vida en 1993. El FBI ha manejado varios móviles para este homicidio, como una posible venganza al basquetbolista por sus desorbitadas apuestas o el mero robo del vehículo que conducía el progenitor de Michael Jordan y que él mismo le había regalado (un Lexus 400 cuyo costo ascendía, en esa entonces, a 40 mil dólares).

Si bien hay dos condenados por ese acto ilegal y es posible que el caso se reabra, Michael Jordan jamás asistió a los juicios. En 2005, durante una entrevista al programa 60 minutos, declaró que “lo peor de eso fue que, desafortunadamente, murió (mi padre) a manos de otro ser humano y eso es muy difícil de tratar (…) Pero lo tuve 30 años. Y me enseñó muchísimo en 30 años”.

“Yo sé que él me está mirando”

Fueron 18 meses de duelo para Michael Jordan, quien decidió jugar béisbol como un homenaje a su progenitor, pues era su deporte favorito. Así participó en ligas menores formando parte del equipo de los Birmingham Barons, afiliados a los Chicago White Sox. ¿Los resultados? Decepcionantes para algunos: le dieron 114 strikes y cometió 11 errores. Sin embargo, para él “no fue un fracaso sino un desafío”.

La cancelación de la Serie Mundial de 1994 alentó su retorno al basquetbol, y en 1995 hizo un simple anuncio: “I’m back” (“Estoy de regreso”), que causó furor entre los fanáticos. Michael Jordan, quien antes de su inesperado retiro había usado el número 23, regresaría con el 45, su número como beisbolista.

Al finalizar esa temporada, en 1996, cuando los Chicago Bulls se coronaron campeones de la NBA por cuarta vez, Michael Jordan se mostró particularmente emotivo. Era su primer campeonato desde la muerte de su padre. Al vencer a los Sonics de Seatle con un marcador de 87 sobre 75, Michael Jordan se echó a llorar en los casilleros. Sus palabras fueron las siguientes: “Yo sé que él me está mirando. Esto es para papá”.

Ni Jordan es perfecto

Michael Jordan siempre mostró grandes habilidades para el deporte. Así, desde su época universitaria practicó basquetbol, béisbol y futbol americano, y aunque en un principio fue negado para practicar el baloncesto, lo consiguió gracias a un estricto entrenamiento.

Se graduó en Geografía en la Universidad de Carolina del Norte, institución que impulsó su carrera y lo llevó a los Chicago Bulls, donde vivió sus grandes glorias.

Las habilidades atléticas de Michael Jordan nos parecen sobrehumanas, sin embargo, no podemos hacer a un lado que es una persona con defectos y virtudes, y Jordan tenía un defecto que lo puso en el ojo del huracán más de una vez. El escándalo más grande que oscureció su brillante carrera se desató el mismo año de la muerte de su padre. El New York Times reveló que Michael Jordan jugaba hasta la madrugada en la casa de apuestas Atlantic City cuando tenía un juego en las próximas horas.

El acoso de la prensa amarillista destapó la coladera. Michael Jordan también practicó las carreras de motocicletas y el golf, en los que se la ha acusado de apostar cantidades millonarias. Él mismo lo confesó en la entrevista televisiva citada anteriormente: “Sí, sí me puse en situaciones en las que no podía parar e irme, y que insistía. ¿Es eso compulsivo? Sí, depende de cómo lo mires”.

La personalidad extremadamente competitiva de Michael Jordan también lo ha llevado a triunfar en el mundo de los negocios y a marcar un antes y un después en la mercadotecnia deportiva. Él no solamente popularizó el básquetbol, como lo hizo Magic Johnson en sus mejores tiempos, sino que también supo hacer una marca de sí mismo.

Un ejemplo es la colección que inició bajo el apoyo de Nike que, en esa entonces, era una firma joven. ¿Quién no conoce los tenis Air cuya característica principal es el logotipo inspirado en la silueta del jugador? Ese es el resultado de la alianza que hicieron Nike y Michael Jordan a mediados de los ochenta. Hasta la fecha Michael Jordan está al frente de Air Jordan, que saca un modelo de tenis Air anualmente. En este enlace puedes encontrar todos los modelos existentes al 2016.

Jordan tiene casi 15 años en el retiro, sin embargo, su fortuna sigue creciendo, y a la fecha asciende a más de 1 millón 300 mil millones de dólares. Tan solo obtuvo 100 millones de dólares por las ventas de Air Jordan en 2015 que es demasiado si lo comparamos con su salario de deportista, que fue de 90 millones de dólares en los años que estuvo en activo.

“Haz lo que sepas hacer”

El actual propietario de los Charlotte Hornets suele decir que nadie creía en que llegaría a donde está ahora, ni siquiera él mismo: “Todo lo que hacía era hacer lo que yo sabía hacer y eso me dio muchas oportunidades”.

Jordan demostró esa grandeza desde el principio hasta el fin de su carrera en 2003. Quizá el ejemplo que más recuerdan sus fans ocurrió el 11 de junio de 1997, en el duelo de finales ante el Jazz de Utah, cuando Jordan jugó con una severa gripe. En el primer tiempo, el rival había puesto contra la lona a los Bulls, sin embargo, al regreso del descanso y tras 38 puntos en 44 minutos de Jordan, el equipo de Chicago se llevaría el quinto juego de la serie.

El nombre de Michael Jordan se encuentra en el olimpo de los deportes. Tan solo su biografía oficial, en la página web de la NBA, lo califica como “el más grande basquetbolista de todos los tiempos”. Fue seis veces campeón de la NBA y obtuvo dos medallas de oro: una en las Olimpiadas de Los Angeles 84 y la otra en Barcelona 92. Tiene el mayor promedio anotador de la historia del baloncesto. Además de sus incontables récords, es miembro del Basketball Hall of Fame desde 2009.

El mítico exjugador de los Celtics de Boston, Larry Bird, una vez mencionó: “Pienso que es sólo Dios disfrazado de Michael Jordan”, mientras que el cronista deportivo de El País, Juanma Iturriaga, considera que en el basquetbol hay un a.J. (antes de Jordan) y un d.J. (después de Jordan) porque Michael “literalmente desafiaba la gravedad”.

Relacionadas

Comentarios