A Fondo

Mezcla de factores complican el crecimiento en 2016

La desaceleración del país en el segundo trimestre está ligada a la debilitada actividad industrial en Estados Unidos. El país podría crecer mucho menos de lo esperado al final del año si el consumo interno, el sector más fuerte hasta ahora, también cae.

31-07-2016, 11:38:27 PM
Mezcla de factores complican el crecimiento en 2016
Francisco Muciño

La baja en exportaciones y en el sector industrial, disminución del consumo interno y mayor inflación hacen una combinación peligrosa para el crecimiento de México en la segunda mitad del año.

Los últimos datos de crecimiento de México y Estados Unidos en el segundo trimestre, reportados el pasado 29 de julio, decepcionaron a los mercados y pusieron presión sobre las perspectivas de ambas economías, estrechamente relacionadas por las manufacturas y exportaciones.

El Producto Interno Bruto (PIB) de México retrocedió 0.3 por ciento de abril a junio con respecto al primer trimestre de este año, reportó el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi). Las actividades secundarias (manufacturas) se contrajeron 1.7 por ciento.

En el último año y medio, el consumo interno, que ya es casi el 70 por ciento de la economía mexicana, puede desacelerarse en lo que resta del año, sobre todo por la presión que pondrá los aumentos en las gasolinas y diesel sobre los productos y servicios.

“Sin duda, las perspectivas de crecimiento del segundo semestre no son halagadoras, por lo que anticipamos que el consenso de analistas continúe revisando a la baja los estimados de crecimiento de la economía”, dijo Guillermo Aboumrad, director de Estrategias de Mercado de Finamex, en un análisis

 

El primer retroceso en tres años

México no registraba una caída trimestral en su economía desde 2013, cuando el PIB se contrajo 1.0 por ciento en el mismo periodo. Cabe aclarar que estas cifras dadas por el Inegi son preliminares y el dato final del PIB se publicará el 22 de agosto, pero en los últimos trimestres no hubo cambios entre la cifra preliminar y la actualizada.

Tras conocerse el reporte del Inegi, el titular de la Unidad de Planeación Económica de la Secretaría de Hacienda, Luis Madrazo, dijo que estos resultados estaban en línea con lo esperado por los analistas del sector privado.

El funcionario se refería al crecimiento del PIB a tasa anual, que avanzó 2.4 por ciento con respecto al segundo trimestre de 2015.

“El crecimiento anual es el más fácil de interpretar. Salió en línea con las expectativas del mercado”, agregó Madrazo Lajous.

Por actividades económicas, el sector primario (agricultura, ganadería, minería) bajó 0.1 por ciento mientras que el sector servicios y comercio permaneció sin cambios (0.0 por ciento). La economía en el segundo cuarto del año no se benefició ni siquiera del efecto del calendario en este año, en el que la Semana Santa se celebró en marzo y, por lo tanto, hubo más días laborales en abril.

Aunque la desaceleración se acentuó en el último mes, según Banamex en un análisis “las cifras recientes del PIB apuntan hacia un estancamiento de la actividad económica durante junio. Ello parece respaldar nuestra expectativa de un menor dinamismo en términos de su ritmo de expansión anual durante la segunda mitad del año”.

 

El consumo sostiene (aún) la economía

Durante 2015, el Producto Interno Bruto (PIB ) de México creció 2.6 por ciento a tasa anual. El sector terciario (comercio y servicios) fue el que más aumentó, con un 3.3 por ciento, mientras que las actividades secundarias (manufacturas, construcción, minería, energía, industria petrolera) avanzaron sólo 1.0 por ciento, afectadas por Estados Unidos, cuya economía sigue sin recuperarse del todo de la crisis de 2008.

Por más de año y medio, el fuerte consumo interno remolcó la economía del país y suplió la debilidad de las manufacturas y las actividades primarias. Un análisis de Interacciones Casa de Bolsa estima que el consumo y los servicios ya representan el 68 por ciento de toda la economía mexicana.

Pero esta vez, la débil actividad industrial se juntó con una desaceleración en las compras de los mexicanos. En abril, el consumo bajó 2.2 por ciento con respecto al mes anterior, mientras que creció sólo 1.2 por ciento comparado con el mismo mes de 2015, de acuerdo con el indicador mensual del consumo privado del Inegi.

La firma inglesa Capital Economics sostuvo en un análisis que el menor desempeño de México en el segundo trimestre se debió a que el crecimiento entre enero y marzo fue más fuerte, mientras que en los meses siguientes perdió impulso. Pero la languidez en la industria ya es más notoria.

Para entenderEl nuevo (e inesperado) milagro en la economía mexicana

 

Sin impulso exterior para el segundo semestre

El 20 de mayo pasado, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) recortó su estimación de crecimiento para 2016 a un rango entre 2.2 y 3.2 por ciento, desde 2.6 y 3.6 por ciento. Pero este pronóstico parece muy optimista sin tener impulsos internos o externos.

Capital Economics bajó su estimación del PIB para el país de 2.5 a 2.0 por ciento. Banamex la tiene en 2.1 por ciento, mientras que el Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento (IDIC) cree que el país sólo crecerá entre 1.5 y 2.3 por ciento.

Esta asociación civil señaló en un informe publicado el 12 de julio que el sector exportador cayó de forma considerable entre enero y mayo con respecto a los mismos meses de 2015.

Fuente: IDIC con datos del Inegi.

“Lo delicado del freno al sector exportador es que se da en un escenario donde la pérdida de valor del peso mexicano no ha implicado un ventaja competitiva para el mercado externo”, agrega el IDIC en el reporte.

Aunque Estados Unidos ha mantenido un crecimiento moderado, siempre ha sido un salvavidas para la economía mexicana gracias a las exportaciones. Pero el dato preliminar del PIB hace pensar que esta vez no será así.

En el segundo trimestre, el país vecino creció sólo 1.2 por ciento a tasa anual, mucho menor al 2.5 por ciento previsto.

El banco Ve por Más resaltó en un reporte que el crecimiento en inversión privada en EU fue la menor en siete años, lo que impactará en la demanda de productos y manufacturas desde México.

Mientras que en el mercado interno, los últimos recortes gubernamentales al gasto público y la inevitable alza en los precios tampoco favorecerán a México en el segundo semestre.

El jueves pasado, la SHCP anunció aumentos en los precios de la gasolina Magna, Premium y diesel para agosto. Son los mayores incrementos mensuales vistos al menos desde 2009. Finamex Casa de Bolsa considera que esto tendrá un impacto de 0.2 por ciento a la inflación, eso sin contar los efectos secundarios.

“Faltaría considerar los impactos indirectos de mayores precios de la gasolina, por ejemplo, en costos de transporte, entre otros además de considerar que la mayoría de las mercancías en este país se transportan por carreteras”, agregó la casa de bolsa.

Te puede interesar: Precios de gasolinas no rebasarán límite establecido: Hacienda

 

Relacionadas

Comentarios