A Fondo

¿México puede tener autos menos contaminantes?

La industria automotriz tiene una difícil prueba: reducir aún más la emisión de gases de efecto invernadero que han generado la crisis ambiental. El principal obstáculo es la mala calidad de la gasolina.

15-06-2016, 4:57:59 PM
¿México puede tener autos menos contaminantes?
Sergio Castañeda

Los vehículos nuevos que se venden en México están equipados para ser tan eficientes y limpios como los que se venden en Estados Unidos y Europa, pero no lo son por una razón: la gasolina y el diésel de mala calidad que distribuye Petróleos Mexicanos (Pemex).

Tanto las unidades producidas localmente como las importadas cuentan con motorizaciones igual de limpias y sistemas de última generación para el control y reducción de emisión de gases de efecto invernadero, como el dióxido de carbono (CO2) y el óxido de nitrógeno (NOx), que hoy traen de cabeza a la Megalópolis (Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Puebla y Tlaxcala).

Sin embargo, solo la apertura a la importación y venta de combustibles en el país podría hacer a un lado las gasolinas de mala calidad, permitir elevar la normatividad ambiental y, por ende, obtener vehículos menos contaminantes.

De acuerdo con el subprocurador de Inspección Industrial de la Procuraduría Federal de Protección del Medio Ambiente (Profepa), Arturo Rodríguez Abitia, todos los autos nuevos cumplen con los límites máximos permisibles de emisión de gases y de ruido, establecidos en las Normas Oficiales Mexicanas NOM-042-SEMARNAT-2003, NOM-044-SEMARNAT-2006, NOM-076-SEMARNAT-2012 y NOM-079-SEMARNAT-1994.

Ahora bien, dichas normas, según el funcionario, son “laxas” si se las compara con las de países desarrollados, como EU, o incluso de estados como California, particularmente en el caso del diésel. Pero esto tiene que ver con la calidad de los combustibles que se comercializan en el país, en especial los que produce Pemex, que tienen un alto contenido de azufre, aunque la paraestatal asegure, una y otra vez, que ya se comercializa gasolina de ultrabajo azufre en todo el territorio mexicano.

“Las normas no pueden ser más estrictas –por ahora– porque si se elevan y los combustibles siguen siendo malos, los vehículos no pasarían las pruebas y las armadoras no recibirían el Certificado NOM de Cumplimiento Ambiental, un documento de validez oficial, por medio del cual se hace constatar que los vehículos y motores nuevos que la industria automotriz fabrica e importa para su comercialización en el territorio cumplen con los límites máximos permisibles de emisión de gases y de ruido permitidos”, reconoce Rodríguez Abitia.

También puedes leer: ¿Es la ‘gasolina china’ culpable de tanta contaminación?

La apertura del mercado de las gasolinas

La apertura en el sector de la venta y distribución de gasolina, que se aprobó en la reforma energética, deberá cambiar esta situación. Se espera que empresas como Exxon Mobil, Chevron Texaco y Shell, entre otras, arriben a nuestro país en los próximos años y comercialicen combustibles de mejor calidad. La primera en anunciarlo fue la estadounidense Gulf, marca que busca atraer a buena parte de los franquiciatarios de Pemex (alcanzaría 2,000 establecimientos en tres años). Firmas mexicanas como FEMSA también quieren aprovechar la apertura del sector. En febrero pasado, la compañía informó que adquiriría las franquicias de Pemex, que son propiedad de terceros a quienes proporciona servicios y activos a través de Oxxo Gas

Rodríguez Abita asegura que, una vez que se comercialicen mejores combustibles en el país, la normatividad se volverá más estricta y las armadoras, sin ninguna afectación para ellos, introducirán vehículos con nuevas tecnologías de control de emisiones de efecto invernadero, lo que contribuirá a reducir la contaminación en Ciudad de México y la zona metropolitana en el largo plazo. “No ha sido falta de voluntad; simplemente, ha habido una imposibilidad de hacerlo. El detonador, el gatillo, es la calidad del combustible”.

La Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA) trabaja ya en un estudio, a nivel nacional, para certificar que las gasolinas que se venden en el país sean de ultrabajo azufre para introducir al mercado nuevas tecnologías de control de emisiones, corrobora Eduardo Solís, presidente de dicho organismo empresarial.

También puedes leer: Slim y Larrea, dos ganadores con la importación de gasolinas

Autos con más tecnología

El ejecutivo aclara que esto no significa que la tecnología actual sea mala; al contrario, “nosotros estamos vendiendo autos altamente eficientes. Hace unos años, el rendimiento promedio de combustible de los automotores era de 10 kilómetros por litro, luego pasó a 11, después a 12 y hoy estamos cerca de los 14 kilómetros. Hemos evolucionado de una manera impresionente”.

Hoy se pueden encontrar en el mercado mexicano autos con cajas de cambio de ocho velocidades, modelos que han incorporado el sistema star top (apaga el motor cuando se detiene el auto y lo vuelve a echar a andar en cuanto se necesite, reduciendo tanto el consumo de combustible como emisiones de CO2, especialmente en las ciudades), otros que antes funcionaban con ocho cilindros, ahora lo hacen con seis, logrando el mismo rendimiento y desempeño. “La tecnología se va moviendo hacia autos mucho más eficientes y nuestra industria es un buen ejemplo de ello”, subraya Solís.

Al respecto, Guillermo Rosales, director general adjunto de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Automotores (AMDA), señala que la actual normatividad es aceptable, ya que regula tanto la emisión de CO2 como de NOx, a diferencia de EU, que es más laxa con la primera y más estricta con la segunda, aunque reconoce que se puede mejorar.

Pese al mito de la calidad de los autos que se comercializan en México y la normatividad ambiental laxa con la que opera la industria automotriz en el país, hoy se pueden adquirir modelos a gasolina que son casi igual de eficientes que los híbridos en materia de emisiones de gases de efecto invernadero (CO2 y NOx) y rendimiento de combustible, como el Chevrolet Spark, el Seat Ibiza, el Smart ForTwo, el Nissan Note, el Mini Cooper, el Mazda3, el Yaris de Toyota, el Mercedes Benz Clase CLA, el Nissan Altima, el Ford Focus, entre otros más.

Además, existe ya una buena oferta de vehículos híbridos en el país, como el Toyota Prius, el Ford Fusion (el único vehículo híbrido que se fabrica en México), el Infiniti QX, el BMW i8, el BMW X5 y el Chevrolet Volt. Por alguna razón, Honda sacó del mercado sus vehículos híbridos (Civic y CR-Z).

Se espera que en los próximos 10 años, los llamados vehículos verdes incrementen de manera importante su participación en el mercado mexicano, sobre todo los eléctricos, debido al impulso y las inversiones que están haciendo armadoras y firmas como Schneider Electric, que participa en el desarrollo de la red de estaciones de recarga en todo el país.

También puedes leer: 12 cosas que debes saber sobre autos eléctricos e híbridos

Este es un extracto del texto que el autor escribió para Alto Nivel y que podrás consultar completo en la edición impresa de junio. Busca tu ejemplar en los principales puntos de venta, suscríbete en línea o descarga la revista digital. Sigue nuestra conversación en Twitter y Facebook.

 

 

 

Relacionadas

Comentarios