Economía y FinanzasLo Último

México pasa de ‘panzazo’ la evaluación crediticia de Moody’s

Moody’s afirmó la calificación crediticia del gobierno de México en ‘A3’, aunque la perspectiva negativa se mantiene. Pero la renegociación del TLCAN se mantiene como un riesgo.

27-04-2017, 6:02:29 PM
Ilustración: Sofía Ugalde. En un entorno adverso, México ya no tiene más narrativas para impulsar su crecimiento.

 

México pasó, muy apurado, la evaluación que la agencia Moody’s hizo sobre su calificación crediticia, la cual se mantiene en A3. La calificadora argumentó que el gobierno mexicano avanzó en sus esfuerzos de controlar el crecimiento de la deuda pública, gracias a la transferencia de utilidades que hizo el Banco de México (Banxico), pero ahora la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) es el nuevo riesgo en el horizonte.

Moody’s afirmó la calificación crediticia del gobierno de México en ‘A3’, aunque la perspectiva negativa se mantiene. La firma puso en revisión en marzo del año pasado la nota del país, amenazada por el incremento de la deuda y los problemas financieros de Pemex.

“La decisión de afirmar las calificaciones soberanas de México se debe al avance que ha logrado el gobierno en la consolidación fiscal y a una probabilidad mucho menor de que los pasivos contingentes de Pemex se lleguen a materializar dada la mejora en el desempeño financiero de la empresa”, dijo Moody’s en un comunicado.

Pero la perspectiva negativa se mantiene por la incertidumbre a raíz de la renegociación del TLCAN.

“No se puede descartar que EU adopte medidas más amplias que distorsionen el comercio bilateral y tengan implicaciones negativas sobre el desempeño económico y fiscal. Un escenario más adverso, en el que las condiciones del TLCAN se modifiquen de manera substantiva, pudiera ocasionar un deterioro importante en los indicadores crediticios de México.”

Moody’s considera que la consolidación fiscal, aunque es gradual, continuará durante 2017 logrando estabilizar el indicador deuda a PIB en 2018. Por lo menos el 70 por ciento de la próxima transferencia extraordinaria de utilidades de 2016 del Banco de México al gobierno federal, equivalente a 1.5 por ciento del PIB se utilizarán para reducir la deuda en 2017, lo cual podría estabilizar la razón de deuda a PIB este año.

También destacó la mejora de la situación de Pemex comparada con el año pasado, gracias al recorte de gastos de la compañía, precios del petróleo más altos y el apoyo que brindó el gobierno federal con liquidez.

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, la deuda pública pasó del 37 al 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) del país. Aunque el nivel de endeudamiento no es alarmante los mercados, Moody’s alertó que el crecimiento de la misma contrastaba con el desempeño de la economía.

“En México, la deuda pública es un tema muy desafiante, pero existe una gran voluntad del gobierno para que las cuentas fiscales estén al corriente. México sigue teniendo una calificación positiva, lo cual es importante para mantener la captación de la inversión”, dijo Marcelo Carvalho, director general de Investigación Económica de BNP Paribas para América Latina, en una reunión con periodistas en la mañana del jueves, antes de que Moody’s anunciara que mantiene la calificación a México.

Relacionadas

Comentarios