Economía y FinanzasLo Último

México debe poner un tope real a su gasto público

En 2016, el gasto público de México fue mayor en 611,934 millones de pesos a lo previsto en el programa, debido a más aportaciones a Pemex, CFE, más participaciones federales a estados y municipios, que salieron de más recaudación tributaria.

01-02-2017, 3:58:05 PM

 

Aunque la presidencia de Donald Trump es el foco de atención y principal riesgo para la economía mexicana, aún hay asuntos internos sin resolver que pueden poner en peligro la estabilidad del país, como el creciente gasto público y deuda.

“Hay presiones sobre las finanzas públicas. En el país hay muchas necesidades y estamos acostumbrados a que el gobierno tenga que resolverlas todas”, dijo Mario Correa, economista en jefe de Scotiabank para México, quien pidió que se exploren opciones para acotar la inercia de gasto creciente del gobierno federal y todo el sector público.

“Una de las razones por las que aumentó el gasto, es porque cuando se obtienen más ingresos, hay mecanismos que automáticamente asignan este ingreso adicional a ciertos renglones de gasto. Sería interesante la posibilidad de poner un límite nominal al gasto público, eso quizá podría ser una señal muy importante para los mercados”, dijo el especialista en conferencia de prensa.

En 2016, el gasto público de México fue mayor en 611,934 millones de pesos a lo previsto en el programa, debido a más aportaciones a Pemex, CFE, más participaciones federales a estados y municipios, que salieron de más recaudación tributaria, de acuerdo con el informe de finanzas públicas y deuda pública de la Secretaría de Hacienda a diciembre de 2016.

Mario Correa indicó que el gobierno federal debe dar una “señal inequívoca a los mercados de que el compromiso con la estabilidad es fuerte y suficiente” para conservar el actual grado de calificación crediticia que tiene el país.

“Tendremos un excedente de Banxico y eso sirve de colchón, pero el problema del gasto público es que crea inercias muy difíciles de romper. Cuando no tengamos ingresos extraordinarios, veremos la deuda pública y si no está en buenas condiciones, eso generará preocupaciones”, dijo el economista en la presentación de perspectivas para este año.

Durante el gobierno de Enrique Peña Nieto, la deuda del sector público ha crecido del 37 por ciento al 50 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB). Aunque este nivel aún es manejable, analistas han mostrado la preocupación porque la economía y la capacidad de ingresos del país no crece al mismo ritmo que el endeudamiento.

Te puede interesar: La deuda ‘se come’ el gasto público de México

 

Mirar otros horizontes

Preguntado sobre la renegociación o salida del Tratado de Libre Comercio (TLC) por parte de Estados Unidos, Correa dijo que aún quedaría el ‘paraguas’ de seguir intercambiando bienes y servicios con el vecino bajo las reglas de la Organización Mundial del Comercio (OMC), y resaltó que el comercio no se acabará.

Agregó que hay oportunidad de profundizar las relaciones entre México y Estados Unidos, pero si el gobierno de Donald Trump no está dispuesto a negociar “de buena fe”, entonces se pueden otear otros horizontes.

La calidad mexicana llama cada vez más la atención en el mundo. No hemos acabado de explorar el potencial en todas estas relaciones. Hay que ver las oportunidades que se abren. Como en Europa, en la industria aeroespacial, hay órdenes de fabricar hasta tres billones de dólares en aviones, y en algún lugar se tienen que hacer.”

En las perspectivas económicas de Scotiabank, México crecería 1.5 por ciento en 2017, el tipo de cambio promedio cerraría en 21.74 pesos por dólar, la inflación llegaría, al menos, hasta 5.53 por ciento, mientras que la mezcla mexicana oscilaría en 43.83 dólares por barril.

 

Relacionadas

Comentarios