HistoriasTecnología

El mexicano de 20 años que la NASA eligió para habitar Marte

Yair Piña cuenta cómo fue que la NASA lo eligió para participar en un proyecto que tiene como objetivo hacer de Marte un planeta habitable.

14-02-2017, 5:18:56 PM

Yair Piña asegura que no tenía sueños espaciales de niño. Quería ser biólogo marino o actuario, pero eso de casi convertirse en astronauta es mucho más reciente.

Tiene 20 años, 1.70 de estatura, la piel morena y buen sentido del humor. No deja de sonreír mientras se encuentra frente a la Rectoría de la UNAM, aunque hace pausas para, por ejemplo, regañar a los fotógrafos que lo asedian y le dicen a gritos qué hacer. Les recuerda quién tiene el control, luego echa una Goya y vuelve a sonreír.

El próximo 29 de abril, este alumno de la carrera de Física en la UNAM será el primer mexicano en participar en una misión de la Mars Society –la número 180 que organiza esta institución estadounidense y la primera conformada exclusivamente por científicos latinoamericanos-.

Piña se internará en el frío desierto de Utah junto con otros cinco investigadores. La idea de la misión análoga LATAM 1 es reproducir las condiciones que se enfrentarían en el planeta rojo, con la premisa de alistar el primer viaje tripulado a Marte en 2033.

“Los experimentos que voy a tener a mi cargo consistirán en un protocolo para determinar la radiación en ambientes marcianos.

“Este protocolo va a servir de ayuda para los futuros astronautas en Marte, lo voy a hacer en cooperación con los miembros de la tripulación. Toda esta tecnología con la que vamos a trabajar se ha desarrollado en la UNAM, en el Instituto de Ciencias Nucleares y en la Facultad de Ciencias”, dice Piña en entrevista.

Todo empezó unos años atrás, cuando Yair era estudiante de preparatoria. Llegó al Instituto de Ciencias de la UNAM a cursar una residencia,y ahí conoció a su mentor, el doctor Epifanio Cruz Zaragoza, con quien comenzó a desarrollar un detector de partículas y radiación.

Hoy se sabe que la radiación es uno de los principales obstáculos que podrían enfrentar los astronautas que se dispongan a viajar de 6 a 9 meses para colonizar Marte.

“Así como la propulsión o los trajes espaciales, la radiación es uno de los retos más grandes. Es necesario monitorearla en tiempo real, pues Marte cuenta con una atmósfera muy delgada incapaz de proteger a los astronautas, y una sobrecarga causaría un daño severo e inmediato a la salud”, explica Piña.

Para la ciencia no hay muros

Yair, joven de ciencia, también gusta de metáforas y frases lapidarias. Por eso, cuando le preguntan qué piensa del muro de Trump, a propósito de esta colaboración entre instituciones mexicanas y estadounidenses, él responde cuidadoso.

“En lugar de muros hay que hacer puentes para generar conocimiento, para la paz y para el amor. Desde el espacio no se ven las fronteras: la ciencia es universal”, lanza.

La iniciativa de Mars Society, creada en 1998 por Robert Zubrin y apoyada por científicos, escritores e instituciones de todo el mundo, representa el proyecto más claro para llevar al hombre a Marte en un futuro relativamente cercano.

Sin embargo, para Yahir, estudiante de sexto semestre de la licenciatura, es apenas el preámbulo de una prometedora carrera científica. “Me hace sentir un gran compromiso y responsabilidad por lo que implica, agradezco el interés que ha tenido el país por el tema y me da un mayor impulso para hacer crecer la ciencia en el país”, celebra Piña.

Yair se prepara con ocho horas de estudio, 10 km de carrera, una dieta rica en nutrientes y un estricto horario de descanso para, dentro de un mes, enfrentar condiciones extremas que incluirán simulaciones fieles del ambiente marciano.

Pero antes de irse, su mensaje no es sólo para quienes sueñan con tocar las estrellas.

“Exhorto a los líderes políticos y empresariales a que inviertan en tecnología, en educación, porque es un eje que puede transformar nuestro país, y lo está siendo. A los jóvenes que sigan estudiando y se preparen mejor para alcanzar sus sueños”.

Relacionadas

Comentarios