HistoriasNegocios

Mexicanas excluidas de la tecnología

En México las mujeres están lejos de ser parte de la era del conocimiento gracias al poco impulso que les dan en el tema tecnológico.

31-05-2010, 11:52:25 AM
Mexicanas excluidas de la tecnología
Carla Martínez

México es un país que busca disminuir la brecha digital; sin embargo, las mujeres no alcanzarán a ver esto.

Y es que, de acuerdo con el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), las mujeres son un sector marginado en México debido al poco acceso a la educación y, en muchas ocasiones, debido al monolingüismo en las comunidades indígenas, por mencionar algunos ejemplos de desigualdades acumuladas.

“El acceso restringido de las mujeres a la educación técnica y científica limita su acceso a nuevas tecnologías; el rápido desarrollo de tecnologías, contra el acceso que las mujeres tienen a las mismas podría obstaculizar su completa participación en una nueva economía basada en el conocimiento”, destaca el PNUD.

Por ello, es preciso advertir que la falta de acceso a la tecnología, al mismo tiempo que es un indicador de condiciones precarias, también se traduce en una capacitación deficiente de los recursos humanos en una empresa, por consiguiente en menores salarios y menores niveles de competitividad.

En definitiva, una economía intensiva en producción y uso del conocimiento que caracteriza a las sociedades del conocimiento implica condiciones iguales de generación y apropiación del conocimiento para toda su población.

Y, aunque en México no hay cifras sobre el número de mujeres con acceso a la tecnología, un indicador esencial para valorar la producción de conocimiento es el sistema de innovación y la producción de patentes.

Así, en una revisión de la base de datos del Instituto Mexicano de Propiedad Intelectual (IMPI) se revela que la participación de las mujeres en el registro de patentes se ha incrementado en los últimos años, pero aún dista mucho de ser equitativa respecto a la participación de los hombres.

De acuerdo con cifras de la OCDE, México está muy por debajo de la media en la generación de patentes en comunicación, tecnología e informática. De acuerdo con cifras de dicho organismo, México es el país más rezagado de sus miembros en cuanto al gasto en investigación y desarrollo, al invertir al año sólo el 0.4% de su PIB en este rubro (OCDE, 2008).

Los datos y cifras anteriormente descritos presentan dos problemáticas centrales: la necesidad de cerrar de manera sincronizada tanto las brechas de capital humano entre ambos sexos como la capacidad de incrementar la innovación.

“Esto es, se requiere formar y consolidar en el tiempo capital humano, (mujeres y hombres) de calidad para el desarrollo innovador que, a su vez, requiere de personas dispuestas a implementar nuevas tecnologías y a adaptarse a los cambios e innovaciones”, declara el organismo internacional.

Armonizar estas dos brechas puede consolidar el crecimiento de la productividad, que en caso de no lograrse, exacerba la desigualdad de ingresos y de capital humano ya existente.

Así, a menos que se aborde explícitamente la dimensión de género en los procesos mismos de innovación, la mayoría de éstos y la transformación social que acarrean no serán neutrales y ejercerán una discriminación negativa en las oportunidades para que las mujeres participen y se beneficien de el hecho de que una tecnología particular sea aplicada fundamentalmente por hombres o mujeres depende casi siempre de si la tecnología corresponde a nociones culturales preexistentes de lo que es apropiado para cada género.

Esto claramente tiene un impacto en términos de lograr mayor igualdad de género, de incrementar los niveles de desarrollo humano y competitividad del país y la consolidación de una sociedad del conocimiento.

.www.altonivel.com.mx

Relacionadas

Comentarios