Blogs + OpiniónTelecomunicaciones

Cómo mejorar la calidad de vida de los municipios de México

La infraestructura en comunicaciones es una pieza clave para el desarrollo de los municipios más apartados en México y la clave está en la innovación.

22-12-2016, 4:03:32 PM

Un error de apreciación muy común sobre las telecomunicaciones móviles es que solo dependen de la asignación de espectro radioeléctrico a los operadores, y que tras una subasta, éstos servicios estarán disponibles inmediatamente para los usuarios.

Esto no es así, el despliegue de redes requiere de grandes inversiones que toma su tiempo madurar.  Aun cuando se trata de servicios “inalámbricos”, las redes requieren construcción de sitios y de infraestructura cableada que sirve para conectar a las antenas con la red dorsal de telecomunicaciones del país.

Para brindar nuevos y mejores servicios, la clave está en la innovación. Estas redes deben de modernizarse y reforzarse periódicamente. Sin las condiciones para desplegar con agilidad esta infraestructura, el acceso a los servicios de comunicación de última generación se retrasa, en detrimento de la población y del desarrollo de la economía regional y nacional.

Las recientes reformas a la Ley General de Asentamientos, Ordenamiento Territorial y Desarrollo Urbano, aprobadas en consenso por los diferentes partidos políticos representados en el Congreso de la Unión  buscan la creación de reglas claras, sencillas y transparentes para la autorización de obras  y promover el ordenamiento territorial a nivel nacional estableciendo, desde la legislación general, las bases jurídicas para generar ciudades orgánicas, compactas y competitivas.

Esta nueva ley, que viene a sustituir la del año 1993, es un bienvenido complemento para la consecución de los objetivos planteados por la Reforma de Telecomunicaciones. La nueva legislación cambia los mecanismos en que se ordenan las ciudades, y se centra en que los ciudadanos puedan contar con buenos servicios, suficientes y de calidad.

Para lo anterior, se propone flexibilizar y simplificar la regulación de uso de suelo, dar incentivos a la planeación urbana de largo plazo y disminuir los tiempos de espera para la aprobación de permisos municipales.

La nueva ley adopta uno de los conceptos de desarrollo urbano más vanguardista y de acuerdo con las mejores prácticas a nivel internacional: el derecho a la ciudad. Con ello, los legisladores dan una señal clara a favor de que los mexicanos cuenten con acceso a infraestructura y equipamiento urbanos indispensables para el disfrute de derechos vinculados a las nuevas tecnologías de información y comunicaciones.

Con estas herramientas, los municipios tienen en sus manos el futuro de las telecomunicaciones y la puerta de entrada a una economía digital que conectará a familias, negocios y personas en todo el país.

Relacionadas

Comentarios