Estilo de VidaHistorias

Matthew Barney, cuando la extravagancia triunfa

El realizador de Cremaster y Drawing Restraint 9 interroga constantemente al espectador, llevándolo a universos oníricos y surrealistas.

22-09-2009, 5:00:00 PM
Matthew Barney, cuando la extravagancia triunfa
Estilo Hoy

Hablar de Matthew Barney es referirse a uno de los artistas visuales más extravagantes del último tiempo.

Su más famosa e incomprendida obra, Cremaster, ha sido objeto de todo tipo de comentarios, desde las críticas más desafiantes hasta las más elogiosas. En ella, tan sólo el nombre llama la atención y justamente es eso lo que da la pauta para poder comprenderla.

Cremaster ( www.cremaster.net) es el músculo que se encuentra en el pliegue de la ingle y las bolsas testiculares, que permite retraer los testículos. La obra, por lo tanto, pasa por una serie de estados exploratorios, donde se experimenta el equilibrio, el quiebre, movimientos no secuenciales y también las pulsiones sexuales.

Cremaster son cinco series de películas (y diseños, ropas, dibujos, esculturas utilizados en la filmación) -que no necesitas ver en orden cronológico-, donde Barney introduce muchos elementos surrealistas, oníricos y también de su vida personal. Él mismo encarna ciertos personajes.

Los filmes buscan interrogar acerca de una serie de temas poco abordados como la clonación, caza de ballenas, el rol maternal de la mujer o qué es ser realmente un hombre. Barney es testigo vigilante de la vida del espectador.

Este oriundo de San francisco nos lleva a un universo violento y sofisticado, a ratos virginal, barroco y extremadamente sintético, ¿rara mezcla, verdad? Es el sello personal de Matthew Barney.

Bjork, amada esposa
Otra de las obras famosas de Barney es el film Drawing Restraint 9 (2005) protagonizado por su esposa Bjork. Con la cantante islandesa tiene una hija, Isadora, y una relación ya consolidada basada en la profunda admiración por el trabajo de ambos.

Viven en Nueva York donde acaban de comprar una casa de cuatro dormitorios en el barrio de Brooklyn que tenía un precio de venta de alrededor de tres millones de euros. Entre las particularidades del nuevo hogar destacan las puertas de estilo francés, una bodega con capacidad para 350 botellas y un amplio solarium.

Relacionadas

Comentarios