El MundoHistorias

Marine Le Pen, la mujer que quiere imponer el estilo Trump en Europa

Su origen de extrema derecha y su rechazo a los migrantes africanos y musulmanes la coloca a un nivel similar al de Donald Trump, pero en uno de los países más importantes de Europa. Te presentamos su perfil.

21-02-2017, 6:35:38 AM
Reuters.

A sus 48 años, Marine Le Pen no le pide nada a la vida: es la hija de Jean Marie Le Pen, fundador del Frente Nacional (FN), uno de los partidos de derecha más importantes de Francia y conocido por su marcada negación a la migración hacia este país. Marine tiene dos hijos, goza de una buena posición económica y prácticamente, tiene la vida arreglada.

Su perfil es sumamente conservador: practica el tiro, está en contra del aborto y de que los musulmanes en Francia se detengan a orar en lugares públicos, además de que ha expresado su intención de sacar a Francia de la Unión Europea (UE) y acabar con la doble nacionalidad.
Así, Le Pen busca continuar como el nuevo estandarte de los grupos conservadores de ultraderecha en Europa y seguir, bajo el mismo modelo que Donald Trump en Estados Unidos, una política de rechazo a migrantes y de segregación racial, enfocada principalmente a musulmanes.

Ella podría ser el siguiente presidente de Francia, una de las grandes potencias de Europa, según una encuesta del Centro para el Estudio de la Vida Política Francesa (Cevipof, por sus siglas en francés), donde ubica a Le Pen como líder en las intenciones de voto en 9 de 12 regiones para la primera vuelta electoral, a celebrarse el próximo 23 de abril.

El éxito de su figura se basa en una descomposición social y económica que ha acompañado a Francia durante los últimos años, indica Dejan Mihailovic, investigador en humanidades y derecho con especialidad en Europa y Asia del Tec de Monterrey, campus Estado de México.

“Hablamos de una crisis del mundo capitalista que se suma al declive del poder de Estados Unidos y el modelo mismo de la civilización occidental, Marine Le Pen y el FN representan una opción política hecha a manera de respuesta a las crisis”, indica el especialista.

Lee: Por qué los radicales están tomando el control del mundo.

El ascenso de la ultraderecha en Europa

Europa está volteando a ver nuevamente a sus líderes ultraconservadores ante el fracaso de las políticas liberales. Una prueba de ello es el Brexit, que ya triunfó el año pasado en el referéndum realizado en el Reino Unido.

Le Pen ha dicho que, de ganar la elección, buscaría que Francia saliera de esta integración económica, similar a la decisión de Trump de no participar en el Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP).

“Deseo que el francés tenga su libertad. Quiero liberar a Francia de esta prisión que es la Unión Europea!”, dice la candidata del FN.

“En el caso concreto de la UE y del Brexit como señal de que los procesos de integración económica han llegado a un tope, una de las estrategias de Le Pen además del miedo es una inclinación hacia cerrar las fronteras ante este fracaso de la integración”, menciona Mihailovic.

Francia ha tenido un pobre desempeño económico en los últimos años. De acuerdo con cifras del Banco Mundial, el crecimiento estimado del PIB para los próximos 5 años es de apenas 1 por ciento, mientras que la tasa de desempleo para Francia se ubicó en 10 por ciento de la población, muy por encima de países de la región como el Reino Unido y Alemania.

Por otro lado, François Fillon, del partido de derecha republicano y el contendiente más importante de Le Pen ha perdido fuerza ante el llamado “Penelopegate”, luego de que se diera a conocer que miembros de la familia del candidato se beneficiaran de dinero público francés por puestos ficticios en el gobierno.

Este tema, le ha restado varios puntos en las encuestas y en sólo dos semanas Le Pen pasó de 24 a 35 por ciento de las preferencias electorales, lo que garantiza su triunfo, al menos en la primera vuelta electoral.

Libertad, igualdad, fraternidad

Con la frase “Liberté, égalité, fraternité”, se sentaron los principios modernos de la democracia francesa tras la revolución, mismos que ahora quedan en duda ante la eventual llegada de una mujer ultraconservadora al poder.

En un centenar de ocasiones, Le Pen ha responsabilizado a los migrantes musulmanes del desempleo, la pérdida de oportunidades y los atentados terroristas en contra de los franceses del mismo modo que Donald Trump culpó a los mexicanos de que los estadounidenses no tuvieran empleo.

“Poco a poco, nuestra identidad nacional es atacada, consumida por el comunismo y el Islam fundamentalista!”, reza Le Pen en su cuenta de Twitter.

De acuerdo con el especialista del Tec, una de las estrategias para ganar votos es culpar a los que son distintos a la mayoría y a los migrantes de los problemas económicos, lo que le garantiza votos fáciles.
“Haciendo la comparación entre Trump y Le Pen, el primero marca su mexicano-fobia desde sus bravuconadas de construir el muro y acusarlos de pérdidas de empleos y la segunda culpa a los musulmanes de terrorismo y desempleo”, comenta.

Aunque faltan aún un par de meses para la definición de la primera vuelta electoral, el discurso de miedo y de proteccionismo al que se ciñe Le Pen, le pueden generar una base de electores suficiente como para que sea la nueva gran líder emanada de la ultraderecha en Europa.

Relacionadas

Comentarios