NegociosPara Entender

Manual para que tú y tu negocio le hagan frente a Donald Trump

2017 será un año complicado para las empresas que tienen intercambio comercial con Estados Unidos si Donald Trump cumple sus promesas de campaña. Aquí presentamos un pequeño manual para minimizar los efectos de su política.

07-12-2016, 8:56:18 AM
Fotoarte Los empresarios se preparan para la Era Trump.

Las promesas de Donald Trump de establecer nuevas barreras arancelarias a productos chinos y mexicanos, así como de deshacer o modificar acuerdos comerciales como el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), son una realidad que no puede ignorarse una vez que tome protesta el próximo 20 de enero.

Sin embargo, las empresas mexicanas deben crear escenarios para hacer frente a las nuevas políticas de comercio una vez que el magnate estadounidense llegue al poder, sobre todo aquellas cuya cadena de producción tenga relación directa mediante importaciones o exportaciones con Estados Unidos.

Justo después de que se anunciara el triunfo del magnate en las elecciones el pasado 8 de noviembre, varios empresarios mexicanos expresaron su preocupación, pero también su capacidad de reaccionar al “fenómeno Trump”.

De acuerdo con cifras de la Secretaría de Economía, las exportaciones que nuestro país hizo a EU en 2015 ascendieron a 308 millones de dólares (mdd), mientras que en sentido opuesto fueron de 186 mdd, razones que han impulsado al presidente electo a endurecer su política de comercio exterior.

Especialistas consultados por Alto Nivel señalan que los empresarios mexicanos aún están a tiempo de crear estrategias para hacer frente a nuevas disposiciones arancelarias.

“No debemos esperar hasta enero para tomar acciones, las empresas que están más relacionadas con el sector de importación y exportaciones deben enfocarse a crear escenarios, uno pesimista donde se rompa el TLCAN y uno optimista donde no se rompan radicalmente estos acuerdos, más uno intermedio que permita plantear alternativas”, comenta Javier Cervantes, director del departamento de Estudios Empresariales en la Universidad Iberoamericana.

1. Nueva legislación

Manuel Molano, director general adjunto del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), indica que no es conveniente que se renegocie el TLCAN, sin embargo, las agrupaciones empresariales deben plantear nuevas disposiciones legales para fortalecer a las instituciones mexicanas.

“Buena parte de un tratado de libre comercio son las instituciones paraguas a nivel institucional de protección de inversiones, resolución de disputas y controversias que nuestras instituciones nacionales no tienen”, indica.

En ese sentido, Molano propone que se eleve a rango constitucional el capítulo 11 de protección de inversiones del TLCAN, así como revisar la ley de expropiaciones o abrogarla según se vayan imponiendo medidas por parte del gobierno norteamericano en 2017.

2. Sustitución de importaciones

Nuestro país cuenta con otros 11 Tratados de Libre Comercio con 45 países además del TLCAN, así como 32 Acuerdos para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones con 33 países, una oportunidad que no se debe despreciar cuando se habla de intercambios comerciales.

Javier Cervantes recomienda echar un vistazo a las relaciones comerciales con otros países que están subutilizadas o en países donde las cuotas arancelarias puedan ser más bajas y empezar a establecer nuevos vínculos o bien, generar el insumo localmente.

“Debemos ver a los países de Latinoamérica no como un bloque sino de casos individuales, pues no es lo mismo pensar en Brasil o Venezuela que en Chile o Colombia, por lo que se debe de analizar caso por caso en dónde se pueden dar nuevas opciones de crecimiento”, comenta el especialista.

Algunas de las variables que se deben tomar en cuenta en este supuesto, son el costo de traslado en función de la ubicación geográfica, así como el periodo de tiempo en que se quieran establecer acuerdos.

3. Operaciones en dólares

De acuerdo con varios escenarios a 2017, se prevé que el tipo de cambio no baje de los 19 pesos por dólar, por lo que las empresas deberán replantear sus suministros. En caso de que tengan ventas en Estados Unidos, Cervantes recomienda no abaratar el producto o servicio.

“En ese esquema se debe pensar que si hay un impuesto adicional se reflejará en el precio final o no, todo depende de la estrategia que se piense”, expone.

Adicionalmente, las empresas que cuenten con deuda en dólares pueden pensar en replantear su deuda en pesos o adelantar pagos para minimizar el impacto cambiario.

4. Mecanismos contra las barreras arancelarias

El político estadounidense prometió establecer un arancel de 35 por ciento a las importaciones que se hacen de México, por lo que las empresas exportadoras podrían estar en apuros.

“Hay que verificar o en su caso trabajar localmente un esquema donde haya un beneficio fiscal para estas empresas, lo cual se debe de discutir con las autoridades”, comenta Cervantes.

5. Asesoría legal y unificación empresarial

En México, son varias las instituciones y agrupaciones que pueden ayudar a los empresarios y a las Pymes a enfrentar una situación de controversias arancelarias en el futuro o desacuerdos comerciales.

Desde la Asociación de Exportadores e Importadores de la República Mexicana (ANIERM), la American Chamber of Commerce of Mexico (Amcham), las agrupaciones empresariales por industria y en última instancia, la Cámara de Comercio Internacional (ICC) brindan asesoría legal en cuanto a litigios que puedan darse en materia de comercio exterior.

“Las empresas que quieran hacer esto de manera individual pueden tener impactos mínimos, pero si se hace un plan como industria, cámara o asociación saldrán soluciones concretas con mayor fortaleza en la negociación”, concluye Cervantes.

Sabemos que podemos hacer más cosas para enfrentar un año difícil como pinta 2017, por lo que si tienes más dudas sobre este tema, déjalas en los comentarios y las investigaremos para darles respuesta.

Relacionadas

Comentarios