Blogs + OpiniónEconomía y Finanzas

Los tesoros del campo mexicano que debemos proteger

Las plantas también pueden ser protegidas por patente cuando son manipuladas genéticamente. En la actualidad existen 2,511 variedades vegetales que se encuentran registradas bajo la ley federal.

09-03-2017, 6:35:43 AM
Depositphotos.com

Estos últimos poco más de 40 días de la “actual política norteamericana” han puesto en jaque a nuestro país a base de tweets, mensajes a medias y mala información.

Lo único claro es que la situación económica, social y política en México se ve con múltiples complicaciones, al menos los próximos cuatro años.

La declaración de no interés de Trump en el tan llevado y traído TPP, la advertencia de renuncia-renegociación del TLC, la agresiva política migratoria y las amenazas de la presidencia norteamericana a empresas de ese país de no instalar plantas en nuestro país pareciera que ha descontrolado las cosas. Sin embargo, sorprende un poco la estabilidad de nuestro peso frente al dólar, a pesar de las circunstancias.

Todos estos hechos en conjunto nos han llevado de manera natural a hacer reflexiones sobre la forma en que debemos actuar para afrontar nuestro futuro. Uno de los puntos esenciales y que poco se ha discutido en medios es el tema agrícola. Al final de la historia, cuando hablamos del campo y producción agrícola, hablamos de un tema que, definitivamente, nos toca a todos.

En la industria automotriz, el tema tiene relevancia, pero cuando lo que está en discusión es el tema alimentario, entonces la cosa toma una relevancia mayor.

El campo mexicano, tan venido a menos en las últimas décadas, desde hace ya muchos años no ha sido capaz de generar la producción suficiente para decir que tenemos suficiencia alimentaria, y aquí, nuevamente, encontramos una oportunidad para aprovechar ante esta futura crisis.

Resulta que las plantas también pueden ser protegidas; por patente, cuando son manipuladas genéticamente, y a través de títulos de obtentor de variedades vegetales cuando son resultado de fitomejoramiento. Sobre las patentes de organismos genéticamente modificados hablaremos en otra ocasión.

Ahora, el tema que me parece relevante es el esfuerzo que tanto Sagarpa como la autoridad en materia de variedades vegetales (SNICS) han hecho por el desarrollo de la protección de las mismas y de la creación del Catálogo Nacional de Variedades Vegetales.

Desde la creación del Sistema Nacional de Inspección y Certificación de Semillas, esta entidad ha estado muy activa, sobre todo en certificación de semillas. A partir de que se promulga la Ley Federal de Variedades Vegetales se inicia su protección. Existen 2,511 variedades registradas en 63 especies diferentes.

Estas son buenas cifras; sin embargo, dada la tradición del campo mexicano, deberían ser muchas más.

Como podemos suponer, las variedades que más se protegen en México son de maíz, sorgo, trigo y frijol, sin dejar de mencionar nopal, chile y arroz. De todas estas variedades, sobre todo de maíz, los titulares de estos derechos son casi en 50 por ciento nacionales y 50 por ciento extranjeros.

Ahora que estamos en análisis sobre nuestra dependencia de los vecinos del norte, sería muy bueno promover la protección de variedades vegetales desarrolladas en nuestro país, ya que –como lo hemos platicado para otros temas– la correcta protección de este tipo de activos genera riqueza, promueve la innovación que tanta falta hace en el campo mexicano y desarrolla la economía.

Si todos estos supuestos se dan, lograremos en un futuro la tan anhelada suficiencia alimentaria. Nuevamente, está en nuestras manos hacer la tarea correctamente y generar riqueza en nuestro país a través de círculos virtuosos de protección, innovación y desarrollo.

Relacionadas

Comentarios