Lo ÚltimoNegocios

Los sectores económicos que sufrirán (y ganarán) con Trump

La industria automotriz y tecnológica se estremecen frente a la amenaza de las políticas económicas de Donald Trump. Sin embargo, no todos perderían con el nuevo inquilino de la Casa Blanca.

09-11-2016, 4:17:28 PM
Mientras los sectores tecnológico y automotriz pueden ser afectados por Trump, el farmacéutico y de salud podría encontrar oportunidades.
Mientras los sectores tecnológico y automotriz pueden ser afectados por Trump, el farmacéutico y de salud podría encontrar oportunidades.

La victoria del presidente electo Donald Trump y sus propuestas en materia económica pueden traer problemas a ciertos sectores, como el automotriz y tecnológico, mientras que otros pueden verse directa o indirectamente beneficiadas, como el acero, las manufacturas y hasta la industria de seguros.

“La victoria de Donald Trump en las elecciones presidenciales de 2016 probablemente traerá un conjunto de políticas que divergen considerablemente de las de la administración Obama”, dijo la calificadora Moody’s en un reporte que analiza las consecuencias a largo plazo de la presidencia del empresario y del regreso del Partido Republicano al poder.

Un 63% de los empresarios consideraba apenas unas semanas antes de las elecciones que si Donald Trump ganaba la Casa Blanca, sus negocios en México se verían afectados, contra un 16% que consideraba que no afectaría sus negocios, de acuerdo con la consultora FTI Consulting.

“En gran medida, los empresarios mexicanos tienen razón en considerar (69% de ellos opinaron en ese sentido) que uno de los mayores riesgos para la economía mexicana tras la elección de Donald Trump es la eventual renegociación del TLC (Tratado de Libre Comercio), sin descartar incluso, aunque ahora parece poco probable, su cancelación”, explicó Sergio Díaz, senior managing director de FTI Consulting México.

Los sectores que sufrirán más

Durante su campaña, Trump prometió que renegociaría los tratados comerciales con sus socios más importantes: China, Canadá y México y que impondría fuertes aranceles en ciertas importaciones.

Esto tendría impactos negativos en los sectores automotriz y tecnológico, dijo Moody’s.

China es el mercado más grande y con más crecimiento en el sector automotriz y grandes armadoras como Ford y General Motors se benefician de las importaciones de autopartes provenientes del país asiático, que en 2015 alcanzaron hasta 19,000 millones de dólares.

En caso de ocurran restricciones comerciales, China podría responder con acciones que obstaculicen la capacidad de Ford y GM para generar beneficios allá”, agregó Moody’s.

Los fabricantes de automóviles y proveedores clave han construido una importante infraestructura automotriz en México a lo largo de los años, y muchos fabricantes utilizan las instalaciones mexicanas para producir autos pequeños para el mercado estadounidense, remarcó la agencia.

Por otro lado, el sector tecnológico también puede resentir la política económica del presidente electo. Asia se ha colocado en los últimos 20 años como un importante centro de suministro global de dispositivos de consumo y móviles. Trasladar la producción a Estados Unidos traería pocos beneficios a las compañías, advirtió.

Además, Trump propone limitar el número de visas de trabajadores foráneos para forzar la contratación de personal local, algo a lo que se oponen férreamente las compañías tecnológicas, especialmente en Silicon Valley.

Muchas empresas e inversionistas de este sector mostraron su descontento con las medidas de Trump, ya que su crecimiento está apoyado en buena parte del talento que reclutan del extranjero.

Las que pueden salir beneficiadas

El sector financiero y las compañías del sector salud pueden beneficiarse de algunas propuestas de Trump y el Partido Republicano.

Pese a que Wall Street reaccionó con caídas en los principales índices tras la victoria, los republicanos piensan que el sector financiero está sobre regulado y propondrían quitar leyes, de acuerdo con Moody’s.

“La plataforma del Partido Republicano critica la ‘regulación excesiva y las exigencias onerosas’ de la Ley de Reforma y Protección al Consumidor Dodd-Frank”, dice Moody’s, y agrega que aunque la desregulación disminuiría los costos de cumplimiento de los bancos, también podría afectar sus hojas de balance al tener que incrementar los dividendos a sus accionistas.

Otro sector beneficiado, al menos en el corto plazo, es el del acero.

“El impacto  en el sector siderúrgico estadounidense sería un positivo a corto plazo para la rama de producción nacional, que históricamente ha sufrido altos niveles de importación. Esto ayudaría a reducir aún más las importaciones de acero, que han disminuido considerablemente en 2016 debido a las recientes sentencias comerciales favorables”, agregó  Moody’s.

Relacionadas

Comentarios