'; Alto Nivel
Opinión

Los ridículos de Peña Nieto ¿son de él o de todo México?

La última reunión de EPN con la Cumbre de los Tres Amigos nos hizo preguntarnos qué tanto afecta la forma de actuar de nuestro primer mandatario a la imagen que se tiene de nuestro país en el exterior.

08-07-2016, 3:42:06 PM
Los ridículos de Peña Nieto ¿son de él o de todo México?
Fernanda Ramirez

México tiene mala imagen en el extranjero, admitió Enrique Peña Nieto durante su visita a Canadá, el mismo país, donde nos hizo pensar en qué tanto afecta la forma de actuar de nuestro primer mandatario a la imagen que se tiene de nuestro país en el exterior.

Las bochornosas escenas que protagonizó en diversos actos protocolarios fueron materia prima para diversos memes que circularon en redes sociales y que junto con el video que fue reproducido miles de veces acapararon la atención de miles de mexicanos y seguramente también de un buen número de extranjeros.

Ya sea la escena donde plantó un árbol, donde figuró ignorado por los presidentes de Estados Unidos y Canadá, o su discurso sobre el populismo al que Obama respondió inmediatamente, mismo que fue interpretado como un signo de ignorancia y falta de tacto político por parte de Peña Nieto, los propios mexicanos no hicieron esperar la oportunidad de caricaturizarlo e incluso maximizar el “ridículo”.

La oleada de memes que se desató en redes sociales reflejan, sin duda alguna, la inconformidad de los mexicanos hacia el gobierno de Enrique Peña Nieto. Una serie de contenidos que fueron replicados y compartidos por un gran número de espectadores que se deleitaron con los fiascos del mandatario.

Uno de los comentarios comunes fue la mala imagen que dio nuestro presidente en otro país con su actitud ridícula y hasta de escasa cultura política. Es justo en ese escenario donde cabe preguntarse si la responsabilidad de la imagen que los extranjeros tienen de México es únicamente del mandatario o si lo es también de los propios ciudadanos que hasta pareciéramos deleitarnos con sus errores.

La imagen que de nosotros se tiene en el exterior no depende sólo de nuestro presidente, sino también de los propios ciudadanos, quienes cada vez tenemos más voz, gracias a las redes sociales, una plataforma que funciona muy bien como termómetro para medir el sentir de cualquier nación.

Posterior a los tropiezos del mandatario, incluso la cobertura de los medios fue tal que parecía dejar de lado todo rigor periodístico ante la oleada de memes; incluso los datos sobre los acuerdos firmados por el presidente con los países vecinos parecían ignorados en un momento donde la única noticia eran “los ridículos” del mandatario frente a sus similares de Canadá y Estados Unidos.

Fuera de la nota de que los mexicanos ya no necesitaremos visa para entrar a Canadá, cualquier acuerdo extra que resultara de la visita fue opacado por lo que era más atractivo y que parecían verdaderos contenidos humorísticos.

Mientras el gobierno federal exaltaba los objetivos de lo que fue la primera visita oficial del presidente mexicano a Canadá que, desde el punto de vista oficial, tuvo como fin “iniciar una nueva etapa en la relación bilateral entre ambas naciones, con un sentido estratégico”, los acuerdos eran algo que no parecía importar a los usuarios de redes sociales.

Los mexicanos alardeamos al decir que nos reímos de la muerte y muchas veces hasta de nuestras propias desgracias. Quizá con ese humor ácido es que generamos y reproducimos una gran cantidad de contenidos cuyo principal objetivo es mofarse de nuestro presidente o mofarnos de nuestra realidad.

No justifico la forma de actuar de nuestro primer mandatario, pero como ciudadanos sí nos falta mayor sentido de responsabilidad cívica sobre el interés de la información de fondo generada de nuestra relación con otros países, un involucramiento que vaya más allá de lo superfluo y la crítica fácil.

Con los posteos en redes sociales definimos ya una postura hacia el exterior. Con nuestras publicaciones creamos una imagen que es la que proyectamos y que dice mucho de nuestro sentir como ciudadanos y que a su vez es un indicador del descontento social ante la administración actual.

*La autora es apasionada de la comunicación y los temas sostenibles. Directora General y fundadora de Comunicación Spread. Publirrelacionista y experta en manejo de crisis.

Relacionadas

Comentarios