Blogs + OpiniónNegocios

Los pendientes que tiene el turismo en México

El turismo se ha consolidado como una fuerza económica del país, pero aún tiene pendientes que lo pueden convertir en el gran empleador que el futuro necesita.

21-06-2017, 11:57:15 AM

La sucesión presidencial en Estados Unidos, la resultante depreciación del peso y la inseguridad han sido algunos de los acontecimientos más comentados durante este año. Sin duda, los mismos han provocado una reacción inesperada en un importante sector del país: el turismo. Y es que, de acuerdo con la Organización Mundial de Turismo, México ocupa el octavo lugar a nivel mundial en recepción de turistas extranjeros. Tan sólo en 2016 llegaron 34.9 millones de visitantes; cifra que se espera incremente a 37.4 millones este año.

Quizá para muchos no es noticia que nuestro país ocupe un lugar tan importante en recepción de turismo a nivel mundial. Hoy por hoy competimos con países como España, Francia y Estados Unidos. Sin embargo, algo que no suele mencionarse, y por ende quizá sea una nueva y muy importante consideración, es el impacto que tiene el turismo para nuestra vida diaria. Es decir, frecuentemente se hace referencia a México como un destino de sol y mar pero, a veces, no sabemos por qué o cómo impulsar el turismo en el país.

En este contexto, cabe mencionar que el turismo:

  • Emplea a 9 millones de mexicanos, representando aproximadamente 8.5% del PIB nacional, y en 2014 creó alrededor de 2.3 millones de empleos remunerados (el 5.8% del total del país, de acuerdo con cifras de la Sectur).
  • Ha hecho de México el principal destino en América Latina.
  • Ocupa el tercer lugar de las actividades que generan más divisas al país.
  • Ha generado derrama económica de $3,713 millones de dólares, un aumento del 10% contra el año anterior durante el primer bimestre de 2017, cuando llegaron al país 5.8 millones de turistas extranjeros.

No queda duda del importante papel que juega el turismo en la economía mexicana, impulsa empleos y genera millones de dólares en ingresos. No obstante, aún falta mucho por hacer, pues las actividades turísticas tienen la capacidad de consolidarnos como una potencia en turismo, no solamente en América Latina, sino también en el resto del mundo. Además, beneficiaría tanto a la economía del país, como la calidad de vida de un gran número de mexicanos, quienes dependen directamente del sector.

Por lo anterior, se vuelve tan importante seguir implementando diferentes programas, como el ya bien conocido “Pueblos Mágicos”, así como iniciativas para apoyar el turismo en el país. También existen otras medidas a través de las cuales podríamos aumentar las visitas de extranjeros a nuestro país. De acuerdo con un reporte del World Economic Forum destacan:

  • Seguridad en áreas turísticas: aunque México ya ha tomado medidas para mejorar la seguridad en áreas turísticas, aún debemos reforzar este tema en otros lugares menos conocidos del país. De esta forma podríamos dar a conocer e impulsar destinos menos tradicionales, pero igual de ricos en cultura y patrimonio nacional.
  • Sustentabilidad ambiental: México ha firmado solamente 22 de los 32 tratados internacionales en la materia, y diferentes especies mexicanas están en peligro de extinción, por lo que se deben destinar recursos para mejorar la calidad ambiental y sustentabilidad en el país. En este sentido, mejorar nuestras áreas verdes, mares, océanos y calidad ambiental, definitivamente nos ayudará a consolidarnos como un país rico en patrimonio natural.
  • Desarrollo: uno de los principales retos para nuestro país será aumentar nuestra propuesta de valor para ajustarnos a un entorno en el que los precios (especialmente aquellos relacionados con el sector) continúan al alza.

Nuestro país ya es reconocido mundialmente como un destino turístico importante, sin embargo, aún falta para consolidarnos como una potencia mundial. En este sentido, las autoridades federales e iniciativa privada deben crear nuevas políticas y programas para desarrollar e incentivar el turismo, aportando beneficios, tanto para la salud de la economía nacional como de aquellos que viven del sector, incluyendo para todos los que lo hemos visto crecer desde lejos, aunque definitivamente con mucho interés.

Concluiríamos con una reflexión de fondo. Ésta que es la llamada industria sin chimeneas (lo que pone de manifiesto además su carácter y vocación de respeto ambiental) es la gran apuesta de futuro del país en cuanto a empleo y desarrollo, por la simple y sencilla razón de que la automatización y digitalización de la economía no le representan un riesgo (lo que no se puede decir de la industria manufacturera que en un plazo muy corto va a dejar de ser el gran generador de empleo). Por esta razón y la enorme gama de destinos y posibilidades que México ofrece, se requiere de una decisión nacional de gran calado de realmente hacer del sector la apuesta de desarrollo económico y laboral de las décadas por venir. Ese gran destino requiere de políticas públicas de fomento, desarrollo y seguridad transexenales. El reto es formidable, pero los réditos de mucho mayor calado. No podemos fallar a la cita.

Relacionadas

Comentarios