Estilo de VidaHistorias

Los palacios subterráneos de Moscú

Estos espacios abovedados fungen, a un mismo tiempo, como galerías de arte y estaciones de pasajeros.

28-01-2009, 5:00:00 PM
Los palacios subterráneos de Moscú
Estilo Hoy

La experiencia de viajar en el metro moscovita es única y deambular por sus andenes es como caminar dentro de los pasillos de un palacio.


Inaugurado en 1935, se concibió no sólo como un medio de transporte, sino como la oportunidad para llevar la cultura a todos sus usuarios, sin distinción de clases sociales. Se construyó entre los años treinta y sesenta con una arquitectura abovedada, muy parecida a la de las iglesias rusas clásicas, y actualmente cuenta con 12 líneas y un total de 176 estaciones que conectan el centro de Moscú con todos los distritos de la periferia. Las estaciones más representativas están ubicadas dentro de la Línea 5 o Circular que rodea el centro de la capital. Sin embargo, hay otras que también destacan por su belleza y cuya arquitectura ha recibido reconocimientos internacionales.


Andenes: entre Rusia y el mundo
En la línea 3 podrás revivir dos etapas importantes de la tradición rusa. La primera se encuentra en la estación Kíyevskaya, que honra la celebración del 300 aniversario de la unificación de Rusia con Ucrania. Los frescos de varios artistas representan aquí la historia de los pueblos, así como la Gran Guerra Patria de 1941-1945 (en contra de la Alemania nazi). Cabe subrayar que sus acabados en mármol están detallados con grabados geométricos ucranianos clásicos, lo que la hace una obra única en su tipo. Por su parte, la estación Ploshchad Revolyutsii, hecha con mármol de Armenia en colores negro, rojo, dorado y blanco, cuenta con columnas decoradas con 76 esculturas de bronce creadas por artistas de Leningrado (hoy San Petersburgo), que representan al pueblo soviético de los años treinta.


La decoración minuciosa y detallada de algunas estaciones es tan impactante que incluso ha recibido el reconocimiento internacional en diversos foros de la construcción y el arte. Las estaciones Krásniye Vorota, Kropótkinskaya, Sokólniki (línea 1) y Mayakóvskaya (línea 2) obtuvieron el Grand Prix en diversas exposiciones en la capital francesa. Mayakóvskaya también fue galardonada en Nueva York por su construcción a base de láminas de titanio que dan forma a las bóvedas y le brindan un aspecto elegante y majestuoso, aunado a 33 mosaicos del pintor Alexander Deyneka (1899-1969). Otros andenes que recibieron lauros en la urbe neoyorquina fueron Kievskaya (línea 3), Bielorússkaya (línea 2), Pushkinskaya (línea 7) y Chertánovskaya (línea 9), mientras que la estación de Komsomólskaya (línea 1) fue condecorada en Bruselas.


El metro hoy
En las últimas décadas se han edificado nuevas estaciones con arquitectura y estilo más funcionales. Existen sin embargo algunas excepciones, como la estación Parque Bitsyevski, diseñada con mármoles claro y marrón y decorada con murales y bajorrelieves del famoso artista plástico contemporáneo Zurab Tsereteli (1934). La estación se localiza cerca del parque del mismo nombre, muy concurrido en verano por sus fuentes danzantes y grandes esculturas distribuidas en las áreas verdes. Por todo lo anterior, subirse a los vagones del metro de Moscú es transportarse entre la realidad cotidiana y los secretos del pasado. Mientras los pasajeros se trasladan cómodamente de un sitio a otro de la capital rusa, el ayer y el hoy confluyen entre los andenes.

Relacionadas

Comentarios