HistoriasNegocios

Los niños superdotados: la riqueza que México no comprende

En México se calcula que existen un millón de niños y jóvenes superdotados; sin embargo, el 95% de ellos no son diagnosticados a tiempo para desarrollar sus capacidades intelectuales y muchos terminan siendo víctimas de bullying.

15-08-2016, 6:15:58 PM
Los niños superdotados: la riqueza que México no comprende
Macarena Quinzaños

Los países con mayor población intelectualmente superdotada o con coeficiente cognitivo superior a la media muestran mejor desempeño en innovación, tecnología, emprendimiento y, por lo tanto, en la riqueza de sus economías.

En México, la media cognitiva es de 87 puntos, mientras que, de acuerdo a la Organización Mundial de la Salud, para considerarse superdotado debe registrarse un coeficiente intelectual (IQ) de 130 puntos. Un premio nobel, por ejemplo, tiene 140 puntos en promedio.

En México se calcula que existen un millón de niños y jóvenes superdotados; sin embargo, el 95% de ellos no son diagnosticados a tiempo (entre los dos y seis años de edad) para desarrollar sus capacidades intelectuales. Estos terminan adaptándose al sistema educativo tradicional, con lo que su potencial cognitivo se reduce y, en la mayoría de los casos, son víctimas del bullying. Más grave aún: la mitad emigra en espera de oportunidades reales de educación y desarrollo.

Esta fuga de cerebros es preocupante para México, dice el estudio La riqueza cognitiva de las naciones, que señala que los países con mayor proporción de jóvenes superdotados impactan en 61% la innovación en ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas; mientras que las economías con menor población superdotada lo hacen en 16%. La innovación en estas áreas juega un rol esencial para explicar el 53% de la riqueza de un país. No es coincidencia que estos países sean también líderes en emprendimiento. “Las personas con habilidad superior a la media son las que pueden innovar y emprender”, explica María Elena Labastida, profesora-investigadora en la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad Anáhuac México Norte.

Según un reporte de McKinsey Global Institute, las tecnologías disruptivas con mayor impacto en la economía, con vistas a 2025, son internet móvil, automatización laboral, internet de las cosas, la nube, robótica, vehículos autónomos, nueva generación genómica, almacenamiento de energía, impresión 3D, entre otras; las cuales permitirán dotar a la economía de trillones de dólares anuales.

“A nivel mundial, el crecimiento será de 2.7%, siendo la región de Asia la primera (5.4%). En contraparte, Latinoamérica y Caribe será la que menos crecerá (0.6%). Se necesita trabajar más en la educación superior, la capacitación tecnológica e innovación. Los superdotados son la riqueza cognitiva de las naciones”, dice Labastida.

La estrecha relación entre la calidad del sistema educativo y la enseñanza de matemáticas y ciencias, por un lado, y el coeficiente intelectual junto con la riqueza de un país, por el otro, queda asentada en una tabla que reúne el Índice de Competitividad Global 2014-2015 e investigaciones de Credit Suisse, 2015 y Lynn & Vanhanen, 2002. Se aprecian los puntajes que recibieron diversos países y su nivel de ingresos.

“Las naciones más ricas son las de mayor talento. Se espera que China ocupe los primeros lugares en los próximos años. De acuerdo con la OCDE, un niño chino de escasos recursos recibe mejor educación que uno mexicano de nivel socioeconómico alto”, advierte la especialista.

También existe alta correlación entre superdotación y variables financieras. “A mayor habilidad cognitiva, mayor alfabetización e inclusión financiera, mayor desarrollo de los mercados financieros, mayor ahorro y mayor planeación a largo plazo”.

Una investigación comparó países mediterráneos y otros de Europa: Existe una diferencia de 3.9 puntos en el coeficiente intelectual entre los países que atravesaron una fuerte crisis por mal manejo de finanzas y los que sortearon la situación.

El desarrollo de los países no es coincidencia, sino resultado de políticas que impulsan la educación y que, además, saben sacar partido a sus mentes más brillantes. ¿Qué papel desea jugar México en una economía basada en el conocimiento?

Educación diferenciada

Para retener aquellas mentes que pueden hacer la diferencia y generar riqueza, el único camino es crear oportunidades para ellos antes de que emigren. El Centro de Atención al Talento (Cedat) es una de ellas y se enfoca en el desarrollo de un sistema de educación diferenciado para niños con capacidades superiores y la profesionalización del medio mediante la capacitación de profesores. Además realizó, junto con la Federación Mexicana de Sobredotación Intelectual y el Tecnológico de Monterrey, el Primer Congreso Internacional de Sobredotación Intelectual en Latinoamérica, para crear conciencia social y contribuir a la difusión de información sobre el tema.

“Hoy solo se tienen diagnosticados 6,000 niños en México. Uno de los principales obstáculos para retener este talento es la poca infraestructura y capacidad para diagnosticarlos correctamente”, advierte Andrew Almazán, director del área de Psicología e Investigación del Cedat, quien es uno de los casos exitosos de niños superdotados, junto con su hermana Dafne, graduados a los 16 y 13 años en Licenciatura en Psicología por el Tec de Monterrey.

El programa del Cedat utiliza dos modalidades: enriquecimiento (estudiar temas a mayor profundidad y de mayor complejidad) y aceleración (avanzar más rápido en los grados escolares, de acuerdo con el alumno y de manera legal). Los grupos son de 15 alumnos y tienen mayor número de horas de estudio. El modelo trabaja por ciclos y no por grados escolares; además sigue principios de socialización entre pares (mismas edades y mismo nivel intelectual), organización de tiempos (que permiten estudio, deporte y juego), acompañamiento (guías para su desarrollo como niño en un mundo académico avanzado), aislamiento social (mantenerlos lejos de las corrientes tradicionales, que podrían hacerles desertar) y es impartido por profesores calificados y también superdotados.

El gobierno ha mostrado apertura y diversas universidades no tienen problema en recibir alumnos jóvenes. Pero el reto laboral es el más difícil.

Relacionadas

Comentarios