HistoriasProtagonistas

Los niños que buscan conquistar el mundo con sus robots lego

Luis Enrique y Jorge Pablo, de 14 años, competirán en una olimpiada mundial de robótica contra niños de 50 países. El reto: diseñar y armar un robot capaz de separar los distintos tipos de basura y depositarla de forma adecuada. ¿Lo lograrán?

12-10-2016, 5:34:31 PM
Los niños que buscan conquistar el mundo con sus robots lego
Anna Lagos

Aunque solo tienen 14 años, Luis Enrique Salazar Pérez y Jorge Pablo Zárate Batres no son niños normales. En vez de jugar por las tardes, al terminar su tarea escolar, ellos entrenan para participar en una olimpiada muy peculiar, en la que deberán armar, desde cero, un robot, utilizando piezas de lego. Este robot deberá ser autónomo y capaz de distinguir los tipos de basura para separarla y depositarla en el bote adecuado. 

Luis y Jorge participarán la World Robot Olympiad (WRO), que se celebrará en Nueva Delhi, India, el cual reúne a niños y jóvenes de todo el mundo para poner a prueba su creatividad y habilidades para la resolución de problemas a través de desafíos de robótica. 

Los contendientes, integrados en equipos de dos o tres estudiantes y un coach, diseñan, construyen y programan modelos de robots complejos y funcionales capaces de cumplir con los desafíos asignados y con los retos sorpresa en el menor tiempo posible.

En esta olimpiada de robótica, Luis, Jorge y su coach, Ignacio Salazar, de 28 años, competirán con niños de más de 50 países como Rusia, Taiwán, China y Japón en el reto de construir un robot capaz de separar la basura.

Duro entrenamiento

Para lograr competir con niños de todo el mundo, Luis y Jorge han tenido que sacrificar su tiempo libre por algo más grande: hacer robots que ayuden a la sociedad y poder ser productores de tecnología en su país.

“Nosotros entrenamos cuatro o cinco veces a la semana, nos vemos por las tardes, después de la escuela, para entrenar entre 20 y 30 horas a la semana, como un atleta olímpico  preparándose para una olimpiada”, cuenta Ignacio Salazar en entrevista.

Ellos tienen que hacer sus tareas, van a la escuela, uno de ellos juega tenis, salen con sus amigos, pero por las tardes hacen programación para poder competir y representar dignamente al país. 

El equipo de Luis, Jorge e Ignacio se llama ‘Titan Force’. Los tres son alumnos de alto rendimiento de Robotix, empresa mexicana pionera en educación tecnológica, con la misión de formar a los futuros ingenieros y programadores del país. Con este mismo equipo ellos participaron el año pasado en una olimpiada en Qatar. Por eso, saben que quieren ir por más.

Ignacio, coach del equipo, psicólogo y apasionado de la tecnología, educación y robótica, dice que la olimpiada inició en enero con niños de todo el país, para pasar por diferentes etapas: primero, por estados, y luego, con los mejores de todo el país. 

“Lo que hacen los chicos es diseñar un robot desde cero, con piezas de lego. La complejidad es que los niños tienen que programarlo y tienen un reto adicional: el robot tiene que ser completamente autónomo; lo que hace el robot es aprender a separar  la basura y depositarla. Los robots entienden que es un tipo distinto de basura con ciertos colores, y el robot tiene que aprender la diferencia entre ellos”, explica Ignacio, quien entrena a los niños para ser los mejores del mundo.

No hay duda: en México hay talento, y hay muchos niños y jóvenes que están buscando desarrollar sus habilidades en ingeniería y robótica. Para muestra, tan sólo en Robotix, los niños ganaron en 2014 el tercer lugar en WRO – RobotiX Moonbots, en Sochi Rusia; el quinto lugar en Copa Internacional de Robótica, convocado por el Instituto Politécnico Nacional (IPN), y el tercer lugar en el Premio INTEL a la Innovación Empresarial.

“El año pasado pensábamos que había países que nunca podíamos alcanzar, dentro de los primeros lugares. Nos dimos cuenta que los países que quedaban en primer lugar tenía un nivel parecido al nuestro. El año pasado quedamos en mejores lugares que Japón, que Estados Unidos, y ahí nos dimos cuenta de que sí tenemos la capacidad como mexicanos de estar a ese nivel”, asegura Salazar.

Un México tecnológico

Titan Force sabe que competir en esta olimpiada mundial es mucho más que eso. La intención es más grande: ser un ejemplo de que las personas pueden tener acceso a la tecnología y que no es un asunto especializado. Ellos quieren demostrar con su trabajo que la tecnología puede ofrecer, a una sociedad como la nuestra, beneficios inimaginables y que, además, podemos estar a la vanguardia.

“Estos chicos tienen la oportunidad, gracias a su esfuerzo, de ser parte de lo que consideramos importante fomentar. Obviamente, la idea sería que muchas más personas tengan más acceso a la robótica, a la tecnología”, explica Salazar.

Lo cierto es que tenemos poco acceso a la tecnología. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía dice que 14.7 millones de hogares del país cuenta con al menos una computadora en condiciones de uso, cifra que representa a 44.9% del total. Seis de cada 10 hogares de la Ciudad de México, Baja California, Baja California Sur, Sonora y Nuevo León disponen de computadora, mientras que tres de cada 10 casas en Oaxaca, Michoacán, Guerrero y en Chiapas tienen una computadora. Y sólo el 71.5% de la población usa teléfono celular.

Pese a esta realidad, Ignacio Salazar confía en el futuro tecnológico de México. “Lo que pasa mucho en México es que somos consumidores de tecnología. La idea es que nos convirtamos en desarrolladores de tecnología, que los chavos tengan todo este conocimiento para que, poco a poco, en México podamos estar a la vanguardia en la tecnología.”

Tú puedes hacer este sueño realidad

¿Cómo puedes ayudarlos?

Puedes aportar al Fondep entrando a esta liga:

Relacionadas

Comentarios