NegociosPara Entender

Los negocios que tienen el menú geek para alimentar a Campus Party

Una sucursal de Little Caesar y una tienda OXXO, se han convertido en los distribuidores oficiales de comida de los 25,000 asistentes a Campus Party México, que se realiza en Guadalajara del 5 al 9 de julio.

07-07-2017, 4:42:09 PM

Fotos: Arturo Luna e Iván Pérez

GUADALAJARA. – En Campus Party México se juegan videojuegos, se duerme poco y se interactúa con grandes personalidades del mundo geek y gamer. Pero, ¿de qué se alimenta el ejército de los 25,000 campuseros  durante los cinco días que viven e intercambian experiencias?

De manera involuntaria, una sucursal de Little Caesar Pizza, ubicada a menos de 100 pasos de la Expo Guadalajara, y una tienda OXXO, a unos cuantos metros, han logrado crear el menú perfecto para los geeks: pizza y bebidas (agua, Coca-Cola, Monster, entre otros).

Quizá la principal razón del éxito de estos establecimientos se debe a que la oferta gastronómica alrededor del recinto es escasa. Sin embargo, el equipo de Alto Nivel se dio a la tarea de platicar con algunos campuseros que aguardaban su turno en las largas filas afuera de estos negocios y descubrió que detrás de esas compras se esconde un ritual.

Para Guillermo Valdéz, la pizza de Little Caesar se ha convertido en el “alimento emblemático para una hermandad de campuseros”, mientras que, para su hija Diana, de 18 años, representa la unión.

La futura estudiante coahuilense de la carrera de Nutrición en Tec Milenio, aún conserva vivo el recuerdo de hace un año cuando se construyó una torre de cajas.

“Todos los campuseros nos unimos, fue muy divertido y nos la pasamos muy bien”, comparte la joven que asiste a Campus Party por segunda ocasión en compañía de su padre y primera vez con su pareja, Michelle.

Pizza por 89 pesos

Little Caesars es la tercera cadena de pizzas más grande en Estados Unidos, solo por detrás de Pizza Hut y Domino’s Pizza.

La marca alcanzó ventas por 50.6 millones de dólares en 2015, equivalentes a un 168 por ciento más respecto a lo registrado en 2014, de acuerdo con cifras de Euromonitor Internacional.

En el caso de Campus Party, la sucursal, ubicada en la Avenida Mariano Otero 1408, opera con 20 personas distribuidas en tres turnos.

A todas horas, los campuseros hacen largas filas para comprar pizzas de queso, hawaiana y la clásica de peperoni. Por 89 pesos, los cientos de jóvenes adquieren una pizza con 8 rebanadas.

Conversamos con Diego Santoscoy, jefe de piso de la sucursal, quien vivió el año pasado la experiencia de atender a los 20,000 campuseros que se dieron cita en la Expo, y reconoce que en ese entonces no se tomaron las medidas necesarias para “atender a tantas personas”.

Pero, este año, comenta sonriente, “está preparado para sobrevivir”. Asimismo, el encargado de 20 años comparte que, en 2016, “fue muy complicado” ya que “no estamos acostumbrados a preparar pizzas en esas cantidades”.

En promedio, la sucursal vende máximo 250 pizzas al día. Durante los cinco días que duró Campus Party 2016, se prepararon 1,100 pizzas diarias. “Fue una cifra increíble”, dice con admiración el jefe de piso.

Aun con el personal limitado, para la edición de 2017, Santoscoy adelanta que las expectativas de venta se elevaron a 1,600 pizzas diarias, en un horario de 11 hrs. a 23 hrs.

“Campus Party es un fenómeno muy curioso. Para los que están adentro viven una fiesta, para los que estamos aquí afuera, vimos un verdadero caos”.

El rey de los productos 

Oxxo es una cadena de tiendas que forma parte de Grupo Femsa, empresa fundada en 1890 en Monterrey, Nuevo León. En la actualidad, cuenta con más de 6,000 tiendas y, en promedio, cada día abren dos nuevos establecimientos, de acuerdo con datos de la compañía.

A unos cuantos metros de la Expo Guadalajara se encuentra una sucursal que opera con aproximadamente 10 personas.

Aurelio Parra, vigilante de la tienda ubicada entre las avenidas Mariano Otero y Topacio, comparte que en un periodo de tres horas ingresan 300 campuseros en grupos de 10 personas. “Ha habido mucha gente, pero los cajeros se han organizado bien”, asegura el hombre de 62 años.

Del otro lado de la sucursal, Grecia Escobar y Sharon Estrada, encargadas de producto, acomodan agua, papas, refrescos y salchichas en el área de hot-dogs.

Ahí, las veinteañeras, detallan que, en este periodo, los proveedores abastecen diariamente a la pequeña sucursal.

“Estamos llenando todo lo que podemos, pero la bodega se nos está vaciando, esperamos que (los productos) nos alcancen”, comparte Grecia con cierto dejo de preocupación.

En el corazón de la tienda, José Osvaldo Hernández nos responde a prisa, mientras cobra a uno de los clientes que aguardan su turno en la fila para pagar.

El cajero revela que el ticket promedio de los campuseros es de 45 pesos y “los productos estrella son agua, refresco, botanas y papas.”.

Al caminar de regreso con Cassandra Ortíz y David Cervantes, estudiantes del Instituto Tecnológico de Veracruz, nos cuentan que la pizza, más que un alimento, se convierte en un gesto de solidaridad con aquellos campuseros que muchas veces llegan al evento solo con el dinero para regresar a casa. “Si compramos más pizzas, es casi seguro que podremos compartir con más chavos. De eso se trata Campus Party, de hacer amigos.”

Y pasada la medianoche…

llega el momento esperado por los campuseros cada año: la construcción de la torre de cajas de pizza.

 

 

Te invitamos a seguir la cobertura de Campus Party 2017 en Alto Nivel a través de este sitio web, así como en nuestras redes sociales.

Relacionadas

Comentarios