'; Alto Nivel
Opinión

Los millennials podemos acabar con el hambre

Ser millennial representa estereotipos que más allá de ser basados en una simple observación de la manera de vestir, hablar y comunicarse, se fundamenta también en un cambio de actitud positiva.

16-05-2016, 4:29:44 PM
Los millennials podemos acabar con el hambre
Marco Pérez, Coordinador en México del Pacto Mundial de la ONU

Para todas aquellas personas que tuvimos la suerte de nacer entre los 80s y 90s no será nada nuevo escuchar múltiples estereotipos de nuestra generación. Desde clichés de televisión, caricaturas, anuncios con canciones pegajosas y sobretodo diferentes acusaciones sobre nuestro actual rol en la sociedad, tan diferente al de las demás generaciones.

Es una realidad que el mundo está cambiando, cada día tiende a ser más caro casarse y lograr una independencia económica. La oferta laboral tiende a ser muy peleada, pues a pesar de vivir en un país en desarrollo cada año egresan miles de profesionistas que difícilmente encajan con las vacantes existentes, las cuales además de ser altamente especializadas tienden a buscar muchos años de experiencia.

Ser millennial representa estereotipos que más allá de ser basados en una simple observación de la manera de vestir, hablar y comunicarse, se fundamenta también en un cambio de actitud positiva. Diferentes investigaciones demuestran, por ejemplo, que antes de los 30 un millennial promedio ya cambió 4 veces de empleo; aún así, tenemos la posibilidad de utilizar un sinfín de herramientas basadas en la modernidad para poder, incluso, erradicar la pobreza y el hambre del planeta.

En mi formación como Psicólogo identifico que tendemos a ser la primera generación que integra internet y redes sociales en su esquema de personalidad. Hoy estamos en todas partes.

Pareciera un típico discurso de Concurso de Belleza “Terminar con la hambruna mundial”, sin embargo, al ver a 193 jefes de estado, alineando las agendas de desarrollo de sus países para todos en conjunto tener una sola Agenda Internacional, la cual movilizará recursos, tecnología y sobretodo la cual nos llama a todos a sumarnos para alcanzar esta ambiciosa meta, se percibe mucho más alcanzable este objetivo.

La meta es lograrlo en tan solo 15 años, es decir que en el 2030 el mundo esté libre de pobreza y hambre. No es necesario ser matemático para saber que, para ese entonces, seremos los que hoy somos considerados millennials, quienes estaremos en la cima productiva, y que esta agenda dependerá de nosotros.

¿Buena o mala suerte? Eso depende de enfoques, a final de cuentas tendemos las generaciones cada vez más sensibles a las “Acciones por el Clima” y al “Consumo Responsable”; objetivos que, por cierto, al igual que “Hambre Cero”, y “Fin de la Pobreza” son algunos de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible, que esperan ser realizados en el 2030.

Pero tranquilos, no toda la responsabilidad descansa en nosotros los jóvenes, las empresas juegan un papel también fundamental para alcanzar estas metas, cómo no serlo si 51 de las 100 economías mundiales son empresas, pero ese es otro tema, que guardaré para mi siguiente publicación.

*El autor es MBA, Psicólogo, Coordinador del Pacto Mundial de Naciones Unidas en México. Columnista y Profesor en la Universidad Anáhuac. New runner, convencido de que no hay imposibles.

Relacionadas

Comentarios