Economía y FinanzasHistorias

Los millennials pagarán su retiro, ¿y el de sus padres?

Los baby boomers mexicanos no han planeado su retiro y esperan que sus hijos les ayuden a sobrellevar la vejez; sin embargo, por las condiciones del futuro esto no será posible.

18-11-2016, 12:25:21 PM
Los millennials pagarán su retiro, ¿y el de sus padres?
Estivaly Calva

El país envejece y no tiene las instituciones ni la política para que la población realmente asuma el papel de responsabilizarse de su pensión. El panorama no se ve fácil: cerca de 72% de los trabajadores no han planeado su retiro y 49% espera que sus hijos vean por ellos en su vejez, de acuerdo con una encuesta de la Asociación Mexicana de Administradoras de Fondos para el Retiro (Amafore).

Esta es la gran preocupación de Carlos Noriega, presidente de la  Amafore, quien dentro de la primera Convención Nacional de las Afores enfatizó que a nivel mundial se observa un proceso de envejecimiento. “En el caso de México es más acelerado por un cambio cultural. Esto obliga a hacer una renovación muy rápida en las instituciones de pensiones”.

Datos de la organización revelan que el futuro se ve muy complicado para los jóvenes, pues 58% de los universitarios piensan que deberán responsabilizarse de sus padres. “Sin embargo, sociológicamente vemos que no se darán las condiciones en el futuro y, por lo tanto, estas generaciones tienen que hacerse responsables de su propia pensión”, afirma Noriega.

En cuanto al sistema de cuentas individuales, el ejecutivo menciona que la situación actual es el resultado lógico y natural de un cambio demográfico que es irreversible. “No vamos a poder rejuvenecer a la sociedad de aquí a 200 o 300 años; por lo tanto, tampoco será posible regresar a un sistema de beneficio definido, donde es necesario cubrir cierto número de aportaciones o periodo de cotización para acreditar el derecho a una pensión predeterminada. “El sistema de beneficio definido anterior fue financieramente inviable. La única manera de solucionar eso es que el gobierno estuviese dispuesto a subir los impuestos para subsidiar a todos los pensionados”.

Sin duda, ahorrar e invertir le va a asegurar al país un crecimiento –sostiene Noriega–. Por esto, el sistema actual es el mejor, porque logra cerrar el círculo virtuoso: el trabajador ahorra, el ahorro se invierte, la inversión genera más empleo y, por consiguiente, hay más salarios”.

De acuerdo con un comunicado de la Consar, el ahorro voluntario registró el mayor incremento que se haya percibido en la historia de las administradoras de fondos de ahorro para el retiro. Al cierre del segundo cuatrimestre del año ascendió a 5,726 millones de pesos, que significó un crecimiento de 17% respecto del mismo periodo del 2015, y de 64% respecto del 2014; un monto no visto desde 1997, considerando solo los primeros ocho meses de cada año.

Competencia de primer nivel

México es el país con más administradoras de fondos de pensiones en toda Latinoamérica; en total 11. En otras naciones solo manejan de tres a cinco. La competencia mexicana es intensa, pero leal y se da principalmente en dos niveles: en la maximización del rendimiento y en el servicio, señala Noriega.

México sobresale por ser el único con un sistema de pensiones donde cada trabajador tiene un expediente electrónico que consta de elementos biométricos de autenticación. “Ningún sistema de pensiones del mundo tiene ese grado de seguridad y certeza de que el empleado tiene su cuenta bien identificada”.

Por el lado de las comisiones, nuestro país está al nivel internacional, ya que todas las Afores cumplen con la regulación. Van más allá de las expectativas. Por lo tanto, la sugerencia del presidente de Amafore para el público es conocer, primero, el rendimiento neto y, segundo, los servicios.

Los Retos

Los cuatro desafíos de las Afores son:

1. El monto de la pensión

2. La cobertura

3. La integración de un sistema único de pensiones a nivel nacional

4. La educación financiera

Actualmente se manejan 56 millones de cuentas; solamente alrededor de 20 millones son las que están activas.

“Sin duda hemos logrado un acierto; sin embargo, el mercado formal de empleo, desafortunadamente, solo absorbe a menos del 50% de los empleados que cotizan en el seguro social”.

Por lo tanto, menos de la mitad de los trabajadores están ahorrando para el retiro de una manera automática. De ahí la importancia de crear esquemas de afiliación automática para que los trabajadores del sector formal e informal puedan generar el patrimonio que les va a financiar su retiro.

La aportación del trabajador se le retiene del sueldo y el empresario también hace una contribución. Tanto el empleado como el patrón, si no conocen el sistema de seguridad social, consideran estas dos aportaciones como impuestos, cuando en realidad es un derecho que le otorga a la persona certidumbre en el largo plazo y al dueño de la compañía se le constituye un instrumento idóneo para la fidelización o productividad de sus colaboradores.

En términos de tendencias, el titular de la Amafore apunta que en los últimos dos o tres años ha aumentado un poco la formalidad en el empleo. Existen millones de personas que trabajan en empresas, sin que el patrón las haya afiliado. Eso daña al país, a cada uno de los ciudadanos. Debemos entender que la seguridad social es un beneficio y un derecho del trabajador. Hay que aprovecharlo. “Cualquier empleado puede abrir una cuenta en su Afore y comenzar a ahorrar; solo basta que se decida a hacerlo”.

La rentabilidad que han generado las Afores en 19 años de operar en México las acredita como el mejor vehículo de ahorro para la pensión.

Relacionadas

Comentarios