Opinión

¿Los mexicanos preferimos morir que cambiar?

Los mexicanos nos aferramos a los clichés de que somos corruptos y violentos por naturaleza, pero no queremos entender que el problema está en nuestro temor a entender, innovar y poner a prueba otras soluciones.

28-07-2016, 11:56:59 AM
¿Los mexicanos preferimos morir que cambiar?
Santiago Roel R.

Los ciudadanos no acabamos de entender las causas de la violencia y la corrupción extrema y los políticos no se atreven a hacer el cambio. Nos da miedo entender, innovar y poner a prueba otras soluciones, preferimos aferrarnos a los clichés de que “el mexicano es corrupto o violento por naturaleza”  o que la solución está en la “educación de la familia a sus hijos” sin querer entender que es un problema de sistema.

En la reciente evaluación que dimos en el Semáforo Delictivo hay noticias preocupantes: Los homicidios, las ejecuciones de crimen organizado, los robos de auto y las violaciones han incrementado en el primer semestre del año.  Las zonas de más riesgo se mantienen en rojo y nos empiezan a aparecer otras como Colima, Zacatecas o incluso estados históricamente más tranquilos como Guanajuato, Aguascalientes y Querétaro.

No sólo no hemos resuelto las causas de la violencia sino que se nos incrementa con terquedad. Pero la terquedad no es abstracta, es de nosotros que no queremos aceptar sus causas. La principal causa de violencia en el país es el mercado negro de las drogas; 56% de los homicidios en México son ejecuciones de crimen organizado y hay estados en donde este porcentaje supera al 80%, y si bien sabemos que el crimen organizado tiene varias fuentes de ingresos, la principal sigue siendo el mercado de drogas.

En Resumen, el Estado mexicano es el principal causante de la violencia de alto impacto porque crea un mercado negro lucrativo que le deja a las mafias y luego, pretende combatir sus efectos con policías. No existe ningún país del mundo que lo haya logrado y por ello, vemos un cambio de política a nivel mundial. El caso más interesante y más reciente será Canadá cuyo enfoque es integral. Pero México se aferra a sus temores, a su incapacidad para tomar decisiones propias, a su ignorancia y a su miedo a innovar. La mayoría de los mexicanos aun prefiere prohibir drogas e intentar combatir los efectos con policías, lo que en lugar de mejorar, empeora las cosas. El año pasado el promedio de ejecuciones mensuales por este tema fueron 677, este año, la cifra es superior a las 900 y sigue creciendo. 

Cierto es que los mexicanos hemos sido víctimas de una propaganda de guerra pero ya es tiempo de sacudirnos estas herramientas de control social que funcionan a través de crear miedo y exigir un cambio de política. Si no lo hacemos, los políticos seguirán en el silencio cómodo o cómplice, y el país sufriendo la corrupción y la violencia de alto impacto. 

No somos un pueblo corrupto o violento, somos un pueblo temeroso que prefiere morir que cambiar

*El autor es creador del Semáforo Delictivo, herramienta de rendición de cuentas y toma de decisiones. Sígue los en Facebook.

Relacionadas

Comentarios