El MundoPara Entender

Los hombres que pueden terminar con la presidencia de Donald Trump

El escándalo de la relación entre Donald Trump y Rusia continúa. Estos 4 hombres serían clave en el proceso que enfrentaría y que le costaría la presidencia

28-06-2017, 6:40:41 AM

Trump no es Nixon, pero el escándalo de Rusia, que podría detonar un juicio político por acciones desde la Casa Blanca, persigue al nuevo presidente de Estados Unidos y no le permiten implementar su propia agenda libremente.

La oposición aprovecha la coyuntura para limitar la influencia de Donald Trump en Washington, y la trama no deja de parecerse a 1972 y Watergate.

Te presentamos 4 hombres clave que serán parte del proceso en el cual se revisará si el Presidente de Estados Unidos tuvo relación con la mediación de Rusia en la elección presidencial de 2016, y si obstruyó un proceso judicial y una investigación en curso.

1. Robert Mueller, el investigador

Ex director del FBI, fiscal y veterano de la guerra de Vietnam. Bob Mueller es un abogado y funcionaro público con gran aceptación entre Republicanos y Demócratas. Fungió como director del FBI entre 2001 y 2013, bajo la presidencia de George W. Bush y los primeros dos años de Barack Obama.

Mueller es el Fiscal Especial que lidera el caso sobre la intervención de Rusia en las elecciones de 2016. Este cargo, que depende del Departamento de Justicia, le da autonomía para investigar a la Casa Blanca y al Presidente, para elaborar un reporte y recomendación al Fiscal General sobre el caso: procesar o dejar en libertad a los acusados.

“Robert Mueller podría ser la punta de lanza más recta de Estados Unidos: un servidor público respetado, no partidista y ferozmente apolítico, cuya única motivación para toda la vida ha sido la búsqueda de justicia”, reporta Politico.

Y al frente de esta nueva tarea, ha convocado a un “dream team” de abogados que han despertado el nerviosismo entre los políticos cercanos al presidente Trump. Después de elogiar su nombramiento, cuando era conveniente, voltearon sus comentarios a críticas y descalificaciones.

2. James Comey, la pieza clave

Comey sucedió a Mueller en la dirigencia del FBI y estaba al frente de la institución durante la elección. Lideró la pesquisa contra Hillary Clinton y sus asesores cercanos por el uso de un servidor privado de correos cuando fue Secretaria de Estado, e inició la investigación sobre Rusia.

Amigo de Mueller, y conocido entre la comunidad de inteligencia por su rigor y meticulosidad, redactó unos memorándums explicando sus preocupaciones sobre algunos comentarios y acciones por parte del Presidente Trump. Entre ellos, una solicitud para exonerar al General Michael Flynn de la investigación sobre Rusia.

En los primeros días de mayo, el Presidente Trump lo despidió y amenazó en Twitter. “La administración eligió difamarme y, lo más importante, al FBI, diciendo que la organización era un desorden, que estaba mal dirigida, y que sus integrantes habían perdido la confianza en su líder. Esas eran mentiras, simples y sencillas”, declaró Comey en su deposición ante el Senado.

Ante el Senado explicó sus reuniones y llamadas con el Presidente, así como por los memorándums. Es la pieza clave para identificar si Donald Trump intervino en un proceso judicial y puede ser acusado por ello. Y el presidente no está contento con él.

3. Michael Flynn, el implicado

Donald Trump, ya como presidente, sugirió al director del FBI dejar la investigación sobre el General quien había sido nombrado Consejero de Seguridad Nacional, el principal asesor en temas de seguridad de la Casa Blanca.

Su rol en la investigación de Rusia toma relevancia por sus vínculos con el ex país soviético y con Vladimir Putin. Renunció el puesto de Seguridad Nacional ante cuestionamientos por su comunicación con el embajador ruso previo a las sanciones impuestas por el gobierno de Barack Obama, por pagos que recibió de medios oficiales rusos, y por engañar al Vicepresidente Michael Pence sobre estas acciones y vínculos.

Flynn ha sido criticado por su visión anti-musulmana, y de acuerdo a distintos reportes, durante la transición, la administración saliente de Barack Obama recomendó a la entrante, no incluir a Flynn en el gabinete, por no contar con las credenciales y antecedentes completamene limpios. Hicieron caso omiso y duró 24 días en el cargo.

4. Jeff Sessions, el fiscal sin memoria

De Sessions dependen Mueller como fiscal especial y Comey como director del FBI, pero ambos tienen autonomía para operar y hacer sus investigaciones. Por su rol durante el periodo de transición, Sessions se retiró de la investigación de Rusia. También había tenido contactos con el embajador ruso durante la campaña.

Jeff Sessions fue Senador por el estado de Alabama por 20 años, entre 1997 y 2017. Republicano y abogado, fue fiscal federal y estatal en su estado, y en 1986 fue nominado para convertirse en juez de la Corte del Distrito Sur de Alabama, pero distintos testimonios y protestas por sus visiones racistas y sobre el Ku Kux Klan limitaron su elección.

En su audiencia en el Senado, bajo juramento, declaró que no había tenido reuniones privadas, “ni recuerdo ninguna conversación con funcionarios rusos en el Mayflower Hotel”, donde Donald Trump dio un discurso sobre su visión de política exterior en abril de 2016. “No asistí a ninguna reunión por separado en ese evento”, agregó Sessions.

Esto ha generado una discusión entre los analistas, pues bajo juramento dijo que no recordaba una conversación, pero podría recuperar la memoria después.

Entre críticas y descalificaciones, Donald Trump no ha podido dejar este tema atrás, seis meses después de convertirse en presidente, y la investigación a cargo de Mueller continúa. Haciendo ecos de Nixon, el caso Watergate tardó dos años en ser investigado y en provocar la renuncia del presidente… ¿Tendrá Trump el mismo destino?

Así inicia la investigación que puede sacar a Trump de la Casa Blanca

Relacionadas

Comentarios