Para EntenderPolítica y Sociedad

Los escenarios legales para el conductor del accidente en Reforma

Carlos Villuendas Adame fue vinculado a proceso y ahora habrá un plazo de dos meses para concluir la investigación del accidente que dejó cuatro muertos. Te explicamos cómo será este proceso.

10-04-2017, 9:30:32 AM
accidente en reforma

El conductor del auto BMW que el pasado 31 de marzo se impactó contra un poste en la avenida Reforma de la Ciudad de México, ocasionando la muerte de cuatro personas, fue vinculado este viernes a proceso por homicidio culposo agravado, un delito que el Código Penal capitalino sanciona con penas de entre seis y veinte años de prisión.

La juez de control Gloria Hernández Franco determinó que el imputado, Carlos Salomón Villuendas Adame, deberá enfrentar el juicio privado de su libertad, por lo que se ratificó la vigencia de la prisión preventiva, la cual había sido decretada en la primer audiencia que sostuvo el acusado ante la letrada el pasado 2 de abril.

La juzgadora también abrió un periodo de dos meses para la conclusión de la investigación complementaria, que deberá realizar el Ministerio Público.

¿Qué significa este fallo?

El auto de vinculación a proceso, que en el anterior sistema se denominaba auto de formal prisión, es una valoración previa de los hechos que se presumen delictivos.

La vinculación a proceso no implica que el acusado sea culpable, en realidad, considerando la presunción de inocencia que gozamos todos los ciudadanos, hasta ahora Villuendas Adame solo es presunto responsable del delito de homicidio culposo agravado en contra de cuatro personas que le acompañaban en el automóvil cuando ocurrió el accidente.

Con este fallo se inicia el procedimiento judicial que deberá finalizar con una sentencia. No obstante lo anterior, el auto de vinculación a proceso puede ser combatido por la defensa del acusado a través del amparo indirecto.

Lee Accidente en Paseo de la Reforma abre paso a una nueva cultura vial

¿Qué quiere decir homicidio culposo?

La legislación penal establece que solo hay dos formas de cometer un delito: de manera dolosa o culposa. En el primer caso la conducta delictiva se lleva a cabo en forma intencional, mientras que los delitos culposos se cometen sin una intención específica, a esto popularmente se le conoce como un delito imprudencial.

¿Qué sigue después de esto?

El siguiente paso es la llamada etapa intermedia del procedimiento, en esta fase las partes presentan excepciones e incidencias, es decir pruebas de cargo y de descargo.

Aquí el juez examina el comportamiento del Ministerio Público, y permite que la defensa del acusado ofrezca sus pruebas y testigos. Cuando esto concluye el juzgador declara cerrada la etapa intermedia, y emite un auto de apertura de juicio.

En seguida viene la etapa del juicio. Esta se lleva a cabo desde que se recibe el auto de apertura de juicio hasta que se emite la sentencia. En esta fase se deciden los aspectos esenciales del proceso.

El juez establece el protocolo que se llevará a cabo en la audiencia de juicio oral, se realizan los alegatos de apertura, desahogo de pruebas y alegatos de cierre o clausura, para concluir con la sentencia dictada por el juez.

Si esta es condenatoria se fija fecha para la audiencia en la que se individualiza la pena, es decir, cuando se le dice al acusado los años que deberá pasar en prisión y –de ser el caso- el monto que deberá pagar como reparación del daño.

¿La sentencia puede ser apelada?

Sí, el sentenciado puede apelar la sanción impuesta por el juez. Cuando se concluye la apelación, si la sanción se mantiene, también se tiene derecho al amparo directo, que es el último recurso en contra de cualquier sentencia.

¿Cuántos años de prisión puede alcanzar la condena?

En este caso, debido a que no es un delito doloso o intencional, no hay acumulación de penas por cada una de las víctimas. Por ende la sentencia puede oscilar entre los seis y los veinte años de prisión por todo lo ocurrido en el accidente.

Relacionadas

Comentarios