Blogs + OpiniónPolítica y Sociedad

Los empresarios deben estar con la democracia, no con un candidato

Hoy en México un grupo de empresarios promueve al típico candidato populista bajo el pretexto de que "ha cambiado". Sin embargo, los hombres de negocios deben apoyar la democracia y el libre mercado.

21-03-2017, 6:40:11 AM
Depositphotos.com

Después de casi 60 días de haber tomado posesión el nuevo presidente de los Estados Unidos, de haber firmado órdenes ejecutivas que afectarán a la migración, a las políticas medioambientales y al libre comercio, y de mostrar una personalidad de “callejero bravucón”, tensando las relaciones exteriores de EU desde México hasta Alemania, pasando por Australia, Donald Trump opera en los límites de toda institucionalidad.

Pero si un personaje como ese pudo llegar al poder en el sistema supuestamente “orgullo de la democracia occidental”, ¿por qué extrañarnos de que individuos con perfiles psicológicos similares lleguen a gobernar países como Ecuador, Nicaragua, Bolivia, Venezuela o posiblemente Francia o México?

Tenemos que recordar que las izquierdas se tocan con las derechas en un punto llamado autoritarismo. ¿Por qué estos candidatos, con sus obvias diferencias, últimamente se han vuelto atractivos para muchos electores? ¿Qué es lo que ha sucedido en diferentes partes del mundo para que opten por radicales populistas y autoritarios?

Algunos analistas se lo atribuyen a que la democracia como sistema ha fracasado o agotado y el péndulo político (si eso existe) ha regresado a las formas y a las políticas cerradas. Esto, sin dejar de ser verdad, no lo explica integralmente. Otros sostienen que las causas están más en el fracaso del modelo de libre mercado seguido por Occidente desde finales de los 80, que no ha dado frutos a una clase media agraviada por una injusta distribución del ingreso.

Otros más se refieren a que la dilución de las identidades nacionales ha causado una reacción en contra de la inmigración y, con ello, se apuesta a gobiernos más autoritarios y cerrados. La realidad es compleja y seguramente una combinación de causas nos ha llevado a las actuales circunstancias, pero lo que sí llama la atención es la participación del sector económico en favor de esas iniciativas electorales.

Hoy en México un grupo de empresarios promueve al típico candidato populista latinoamericano bajo el pretexto de que “ha cambiado” y que “ha moderado” sus propuestas.  Lo interesante no es que supuestamente haya cambiado (de qué a qué), sino saber cuáles son los valores que ese candidato esgrime y si empatan con los valores empresariales que personifican quienes hoy lo apoyan.

¿Cuáles son los valores propios de un empresario responsable? Empresario, empresario, empresario –ese que se precia de serlo y no cualquier traficante de influencias– es una persona que promueve la libertad de todo tipo con responsabilidad; busca la competitividad con eficiencia y no a costa de lo que sea o de quien sea; es un líder que considera la empresa como un centro de crecimiento personal para sus trabajadores y que pretende contribuir a una mejor sociedad; es un ciudadano que considera que esos valores que hacen fuerte a su empresa deberían prevalecer fuera de ella.

Un empresario nunca apuesta por el autoritarismo, la corrupción, el tráfico de influencias, o el no respeto a los derechos humanos. Un empresario de verdad apoya la democracia y el libre mercado.

En cualquier país desarrollado, los empresarios son fundamentales para el desarrollo económico, pero son contrapeso legítimo del poder político, si y solo si se mantienen en la verticalidad del ser empresario. De lo contrario no solo apostarían por prácticas públicas de probada ineficiencia, sino que pondrían en riesgo hasta la misma creación de riqueza.

Relacionadas

Comentarios