Estilo de VidaHistorias

Los beneficios de expresar el enojo

No existe persona que nunca haya experimentado este sentimiento; una reacción normal que debes aprender a controlar si no quieres que te controle a ti.

28-07-2010, 5:00:00 PM
Los beneficios de expresar el enojo
Estilo Hoy

El enojo es una emoción normal que todos hemos experimentado. De hecho, siendo bebés ya somos capaces de enojarnos. Los sicólogos y siquiatras postulan que el enojo suele estar vinculado con un dolor muy profundo, guardado desde hace mucho tiempo en el organismo. “Debemos encontrar la manera de expresar todo ese dolor que se guardó sin que sintamos que eso nos sobrepasa”, indican.
 
Por otro lado, señalan que si no lo expresamos “tarde o temprano el enojo se filtra sin que lo notemos y explotamos por otro lado”, por lo que es normal sentir enojo y es más sano aún expresarlo.


PERO, ¿CÓMO SE EXPRESA DE UN MODO CORRECTO?
Si pensamos en “enojo” solemos asociarlo a conceptos como violencia, gritos, discusiones o incluso portazos. Claramente no son palabras “agradables” y es que, claro, expresar de buena forma el enojo cuesta y se aprende con el tiempo.
 
De un día para otro nadie controla el enojo, pero sí de un minuto a otro el enojo puede controlarnos a nosotros. En este proceso, las tres reacciones principales son expresar, reprimir y calmarse.
 
· EXPRESAR
Expresar tus sentimientos de enojo con firmeza, pero sin agresividad, es la manera más sana de dejarlo fluir. Para hacerlo, debes aprender cómo dejar en claro cuáles son tus necesidades y cómo realizarlas sin lastimar a otros. Ser firme no significa ser prepotente ni exigente; significa respetarse a sí mismo y a los demás.
 
· REPRIMIR
Reprimir el enojo ocurre cuando contenemos estos sentimientos, dejamos de pensar en eso y hacemos algo positivo. La idea es pasar de una conducta positiva a una más constructiva.
 
· CALMARSE
Por último, puedes calmarte interiormente. Esto significa no sólo controlar tu conducta externa sino también controlar tus respuestas internas, siguiendo pasos para reducir el ritmo cardíaco, calmarse y dejar que los sentimientos fluyan con facilidad.
 
¿POR QUÉ ALGUNOS SE ENOJAN MÁS?
Hay quienes se exaltan más que el resto enojándose con más frecuencia, facilidad e intensidad. No hablamos de personas que tiren objetos o insulten constantemente, sino de quienes tienen poca tolerancia a la frustración y sienten que las cosas son siempre “injustas”. Muchas veces son retraídos socialmente, de carácter amagado o se enferman varias veces al año.
 
Los factores que explican este comportamiento pueden ser de origen genético o fisiológico. Por ejemplo, hay pruebas de que algunos niños nacen irritables, sensibles y que se enojan con facilidad, y estos signos están presentes desde una edad muy temprana. Otro factor puede estar asociado a la manera en cómo se les enseña a lidiar con el enojo.
 
Algunos estudios también han señalado que los antecedentes familiares desempeñan un papel importante. Generalmente, las personas que se enojan con facilidad vienen de familias problemáticas, caóticas y sin capacidad para la comunicación emocional.
 


GUÍA PARA ESOS MOMENTOS
Cuando te molestes, el primer paso es tomar conciencia del enojo. Analiza la situación: ¿en qué situaciones soy más vulnerable? ¿Se repite mi enojo ciertos días y horas? ¿Cómo reacciona mi cuerpo? ¿Puedo pensar claramente cuando estoy enojado?
 
Luego, acepta la responsabilidad. ¿Soy yo el culpable de que una situación fallara? ¿Cometí errores que no quiero asumir?
 
En tercer lugar, determina qué ocurre para así mantener el control. ¿Estoy gritando o lanzando objetos? ¿Estoy ofendiendo a otra persona?
 
Si es así combina el esfuerzo mental y físico, es decir, haz una actividad física en particular mientras tienes la intención mental de desechar el enojo. Algunos salen a correr, otros escuchan música, incluso hay quines golpean almohadas. Lo fundamental es nunca lastimarte a ti en el proceso ni apuntar el enojo a otra persona.


Finalmente, el último paso para mantener el estado de tranquilidad sin sentir enojo es perdonando de verdad a la persona que hizo mal, así también como verdaderamente perdonarte a ti mismo; nunca olvides que el rencor es una bomba de tiempo para volver a enojarse.

Relacionadas

Comentarios