Estilo de VidaHistorias

Los 60,000 negativos de Mariana Yampolsky

Conoce el trabajo de esta fotógrafa norteamericana que inmortalizó cada detalle de la cultura mexicana en una majestuosa obra visual.

11-03-2009, 5:00:00 PM
Los 60,000 negativos de Mariana Yampolsky
Estilo Hoy

La capacidad de Mariana Yampolsky para graficar el entorno fue quizás una de sus más grandes virtudes. Tenía talento. Era dueña de un ojo privilegiado y por eso no sólo fue fotógrafa, sino que se dedicó a resaltar y promover obras de arte de México y del mundo. Quería que todos vieran lo que ella veía. Deseaba ayudar a todos a descubrir la belleza; la que podía esconderse en un juguete popular, una taza de talavera o un madero.


Hija de padre ruso y madre alemana, nació el 6 de septiembre de 1925 en Estados Unidos. Es heredera de la tradición fotográfica mexicana forjada durante los años cuarenta, que la posiciona como una de las artistas más importantes de la fotografía azteca. Influenciada por la obra de Tina Modotti, Manuel y Lola Álvarez Bravo, Nacho López y Héctor García, en sus imágenes el pueblo se convierte en exaltación de las raíces y tradiciones, sin intentar siquiera una falsa idealización de lo popular.


En 1945 obtiene la licenciatura Ciencias Sociales en la Universidad de Chicago. Luego viaja a México e ingresa a la escuela de arte La Esmeralda. Por entonces, la fotografía era un pasatiempo, hasta que por curiosidad, se inscribe en el taller que Lola Álvarez Bravo impartía en la Academia de San Carlos en México. A partir de ese momento se dedicó a recorrer de norte a sur la República Mexicana, deteniendo su mirada en cada ranchería o poblado; captando con su lente rostros, costumbres, objetos, fiestas, ceremonias y todo aquello que evidenciara la vida rural de México. Con dedicación y alegría, transformó en imagen la cultura, las tradiciones y las costumbres de cada lugar.


Grabadora, litografista, pintora, editora, impulsora de lectura infantil y juvenil, algunos de sus grabados manifiestan su interés por las raíces culturales mexicanas, las ceremonias, las expresiones populares, y aquello que el tiempo parece haber entregado a una eternidad reveladora.


Mariana Yampolsky murió el 3 de mayo de 2002 en la ciudad de México a los 76 años. Su obra permanece y está presente en cada costumbre y gesto de la sociedad.


Hoy, su casa-museo forma parte de la Fundación Cultural Mariana Yampolsky, en la que se guardan para el público sus 60,000 negativos. Como dato, importantes organizaciones han querido tener su obra. Tanto la Universidad de Texas, como la Library of Congress de Estados Unidos, quienes quisieron comprar el trabajo realizado por Yampolsky, pero ella siempre se negó. “Soy mexicana y no quiero que salga de México”, dijo en más de una ocasión.

Relacionadas

Comentarios