NegociosPara Entender

Los 5 errores que provocaron la caída del CEO de Uber

Travis Kalanick diseñó uno de los modelos de negocio más exitosos de los últimos años, pero los obstáculos en el camino lo fueron alejando de ser un hombre ejemplar, hasta abandonar su puesto como CEO de Uber.

14-06-2017, 12:08:07 PM
travis-kalanick

Travis Kalanick, el ahora ex CEO de Uber, no ha tenido un 2017 sencillo.

En febrero pasado se dio a conocer un video en el que Kalanick discute con uno de los choferes de su plataforma, quien se quejaba de las bajas tarifas y de un negocio que ya no daba resultados. Entonces, el creador del servicio de transporte que se distinguió, entre otras cosas, por la cordialidad y las buenas formas (botellita de agua incluida) le enseñaba al mundo que la cordialidad y las buenas formas no eran parte de su personalidad.

Así empezó la debacle, ya no de Uber, sino del propio Kalanick, quien meses antes fue duramente criticado por unirse al equipo de asesores de Donald Trump, decisión que rápidamente abortó.

Creador de una idea revolucionaria, emprendedor adelantado a su tiempo y capitán de una marca con valor superior a los 60 mil millones de dólares, Kalanick se vio forzado a dejar su propio proyecto tras escándalos que incluyen acoso sexual al interior de la compañía, dispendio y malas administraciones, así como malos manejos e incluso robo de información. El genio había sido devorado por su propio invento.

“Me recuerda a aquellos boxeadores mexicanos famosos que, después de hacer mucho dinero, se despachan su fortuna en la parranda con los cuates. A Kalanick lo sobrepasó su gran idea y, desde luego, el aspecto personal y psicológico, la madurez emocional y otros puntos en los que dejó mucho que desear”, equipara Ernesto Uranga, profesor del Centro de Formación y Perfeccionamiento Directivo (ICAMI) y especialista en temas de ética, factor humano y liderazgo.

Para el experto, se trata de un caso en el que el perfil del artífice se queda corto cuando el proyecto debe consolidarse como una organización empresarial de grandes alcances.

“Es el dilema de quien tiene la capacidad de concebir una idea que moderniza el mundo, pero al momento de dirigirla no tiene las herramientas o los elementos para hacerlo adecuadamente”, lamenta Uranga.

Uber se ha convertido, con el tiempo y su crecimiento exponencial imparable, en un estuche de contrastes tanto hacia adentro como hacia afuera de la misma compañía.

“Esta startup es un ejemplo de cómo usar la tecnología para beneficio de las mayorías, de cómo romper con las mafias de taxistas en varios países, de cómo proporcionar servicios baratos… pero hay que cuidar el comportamiento ético, no por las consecuencias económicas, sino por lo que esto puede significar para la empresa”, analiza Carlos Ruiz González, profesor de Política de Empresa en el IPADE.

Ante la exposición negativa que tuvo el CEO durante los últimos meses y el descontrol que Eric Holder, ex fiscal general de Estados Unidos, y su despacho de abogados encontraron en el accionar de la empresa, no había otra puerta para Kalanick que no fuera la de salida.

“Es una separación temporal, pero no sabemos si pueda volver. Hay que ver qué pasa, quiénes toman las posiciones de control; él es un genio y va a costar mucho trabajo que lo sustituyan”, añade Ruiz González.

De la historia de Kalanick también quedan aprendizajes para todos. Los especialistas consultados ofrecen un listado de la solución a los principales errores que derivaron en la caída del emprendedor más exitoso de los últimos años.

Rodearse de la gente adecuada

La honestidad, los principios morales y éticos y el comportamiento de las personas que se piensa contratar, son factores que resultan tan importantes como los conocimientos técnicos y las habilidades propias que exige el trabajo.

Evitar escándalos

La sociedad no sólo pide servicios o empresas eficaces, sino también congruentes éticamente. De igual forma, no se deben minimizar este tipo de exposiciones en la vida pública.

Reconocer las capacidades propias

La diversidad de funciones que existe entre un creador de una gran idea y la de un empresario o gestor del propio negocio son distintas. Es importante ubicar en qué renglón está el mejor desempeño y saber rodearse de un equipo adecuado que sepa llevar las riendas donde haya debilidad de liderazgo.

Ser equilibrado

La dirección se debe ejercer de manera equilibrada y sensata. En el momento en el que aparecen trastornos psicológicos, reacciones violentas o comportamientos como los de Kalanick, hay que reconocer que algo sucede y que no es ese el camino adecuado.

Formación de mandos

En un proyecto exponencial es necesario formar cuadros que asuman responsabilidades superiores, pues Uber es una compañía en la que las direcciones financieras divisionales permanecen acéfalas, así como otros campos clave a nivel de dirección media. Eso significa que no hay un programa efectivo de formación de mandos, por lo que la organización no se logra consolidar como un ente profesional.

Relacionadas

Comentarios